Mundo > EEUU

Trump arremete contra 800 mil niños y jóvenes: ¿por qué?

El presidente anunció el fin del programa que protege a los "dreamers", inmigrantes ilegales que llegaron al país con sus padres

Tiempo de lectura: -'

05 de septiembre de 2017 a las 15:52

El gobierno de Donald Trump anunció este martes el fin del programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por su sigla en inglés) instaurado hace cinco años para formalizar temporalmente a inmigrantes indocumentados llegados a Estados Unidos cuando eran niños. El programa protege hoy a unos 800.000 de esos jóvenes llamados "dreamers".

El plan había sido creado por Barack Obama en junio de 2012. Trump afirmó que su "prioridad" son "los trabajadores estadounidenses" y por eso lo corta.

Qué significa

El DACA se creó para proteger el status de cientos de miles de inmigrantes que llegaron a EEUU siendo bebes o niños, y que se fueron integrando a la vida de la sociedad estadounidense. Son jóvenes que, aunque llegaron del extranjero, hablan en inglés, y están integrados a la educación formal o al mercado formal de trabajo. Son una segunda generación de inmigrantes, muchos de los cuales se veían imposibilitados de ingresar a la universidad o conseguir trabajos formales por su status ilegal, y que estaban en un limbo jurídico, en permanente riesgo de ser deportados, lo que generaba temor de integrarse al sistema formal hasta en su cobertura de salud.

La filosofía sobre la que descansa el DACA es que estos jóvenes no son responsables por las acciones de sus padrea, y que tienen muchos más vínculos con EEUU que con sus países de origen –la mayoría nunca vivió siquiera en esos países- por lo cual se les creó un status migratorio especial para permitirles integrarse a la sociedad.

Qué opina el gobierno de Trump

El status de los dreamers quedó en duda ni bien Trump llegó a la Casa Blanca. Su pesado discurso antiinmigración, el mismo por el cual plantea construir el muro en la frontera con México, y bloquear el ingreso de refugiados, planteó la chance de cortar el DACA. Eso generó un enorme movimiento de resistencia en las comunidades latinas, y, concentrado en otros varios problemas, Trump dejó el proyecto de lado. Hasta ahora.

El fiscal general de EEUU, Jeff Sessions defendió la decisión: "Para tener un sistema legal de inmigración que sirva al interés nacional, no podemos admitir a todos los que quieran venir aquí. Es así de simple", dijo.

"No estoy a favor de castigar a los niños, la mayoría de los cuales son ahora adultos, por las acciones de sus padres", dijo Trump en una declaración escrita. "Pero también debemos reconocer que somos nación de oportunidades porque somos una nación de leyes".

"Antes de preguntar lo que es justo para los inmigrantes ilegales, también debemos preguntar qué es justo para las familias, los estudiantes, los contribuyentes y los solicitantes de empleo estadounidenses", agregó el presidente.

La razón constitucional

Más allá de la cuestión migratoria, los opositores al DACA se central en un aspecto legal del proyecto, que puede hacer que un recurso ante la Corte Suprema fracasa. Sessions explicó que el DACA fue creado por decreto, y que eso es inconstitucional, ya que otorgar a los indocumentados un permiso de permanencia y trabajo de dos años, renovable, es cuestión del parlamento.

Obama creó por decreto el DACA luego de que el Congreso, controlado por el Partido Republicano, no lograra aprobar una norma sobre los inmigrantes ilegales".

Implementación en cuotas

La administración Trump no cancelará el DACA inmediatamente, sino que dejará que los permisos caduquen en los próximos meses y años, sin renovarlos ni emitir nuevos. Así, a menos que el Congreso apruebe legislación sobre el tema, los "Dreamers" que habían formalizado su situación con el DACA volverán a estar ilegalmente en el país cuando esos permisos caigan.

La oposición republicana

El Partido Demócrata se desmarcó rápidamente de la decisión, pero también el Republicano. Es que una decisión como esta claramente le pone en contra al electorado latino, cada vez mayor en EEUU.

El más explícito ha sido el líder de la Cámara de Representantes, Paul Ryan: "El presidente Obama no tenía la autoridad legislativa para hacer lo que hizo. No se puede por acción ejecutiva promulgar una ley de la nada. Eso es muy claro. Lo dejamos bastante claro", manifestó Ryan. "Pero hay gente que está en el limbo. Estos son muchachos que no conocen otro país, que fueron traídos aquí por sus padres y no conocen otro hogar. Así que realmente creo que debe haber una solución legislativa; en eso estamos trabajando", comentó.

Ante todo, muchos republicanos entienden que Trump le pasó la pelota al congreso y que se lavó las manos, ya que podría haber mantenido el DACA hasta que el Congreso elaborara un proyecto alternativo que tuviera en cuenta a esa gente que hoy está en el limbo jurídico.

Embed

Los próximos meses serán clave para que estos niños y jóvenes sepan su suerte, pero también para el futuro de la relación entre Trump y sus colegas republicanos, cada vez más cascoteada.

Embed

Comentarios