Mundo > EEUU

Trump busca recomponer su diplomacia con arribo de Pompeo

El cambio busca devolver a las relaciones exteriores al corazón de la política

Tiempo de lectura: -'

03 de mayo de 2018 a las 05:00

La investidura del nuevo secretario de Estado, Mike Pompeo, calurosamente elogiado por Donald Trump, parece volver a poner a la diplomacia estadounidense en el corazón de la política, después de la controvertida gestión de Rex Tillerson.

"Hay más energía aquí que la que he visto en mucho tiempo, en años. Puede ser que en décadas", dijo Trump en la ceremonia de investidura de Pompeo, de la que participaron varios otros integrantes del gabinete.

"Quiero que el departamento de Estado recupere su impronta", dijo Pompeo.

En los discursos pronunciados durante la ceremonia Tillerson ni siquiera fue mencionado. El multimillonario empresario petrolero asumió el cargo sin la presencia de otros altos funcionarios del gobierno y fue despedido brutalmente, por Twitter, en marzo.
La ceremonia de este miércoles marcó la primera visita al departamento de Estado desde la llegada de Trump a la Casa Blanca hace 15 meses. Su antecesor Barack Obama había visitado el departamento de Estado apenas nueve días después de su investidura, en 2009.

Admirador confeso de los jefes militares, Trump nunca escondió cierto desdén por los diplomáticos en general, al punto que en su primer año de gobierno ordenó drásticos cortes en el presupuesto del departamento de Estado.

"No precisamos de tanta gente, eso se llama hacer economías", había dicho Trump en una entrevista poco después de su investidura. "El único que interesa soy yo", remachó entonces.

Con ese desinterés de la Casa Blanca por los diplomáticos, el departamento de Estado quedó en un evidente segundo plano, situación que se agravó con la investidura de Tillerson, un empresario de trato distante y frío.

Según testimonios coincidentes, Tillerson se trancaba en su despacho a leer informes sin tener mucho contacto con el personal del Departamento, y tampoco articuló con el Congreso la aprobación de nombramientos de embajadores.

"El departamento de Estado no funciona, no hay un interlocutor claro", dijo en esos días un diplomático extranjero en Washington.
Pero, aún más grave, Tillerson mantuvo desacuerdos notorios y públicos con Trump.

Varios testigos dijeron que Tillerson llegó a referirse a Trump como "un estúpido" en una cena, y el presidente lo humilló públicamente obligándolo a una conferencia de prensa de aclaraciones en la Casa Blanca.

La imagen de este miércoles es que esa página es parte del pasado.
Trump, que ya había visitado la Agencia Central de Inteligencia (CIA) cuando Pompeo asumió como director, dijo este miércoles que el nuevo Secretario de Estado es "un verdadero patriota", que se había ganado su "más profundo respeto", "admiración" y "confianza".

La confirmación de Pompeo como secretario de Estado se dio mediante un proceso caótico en el Senado, pero Trump le tomó juramento en el cargo a las apuradas para que viaje a Bruselas al día siguiente ya como jefe de la diplomacia a una reunión de la OTAN.

Este miércoles, Pompeo afirmó que sentía "humildad" al ser investido al frente del "más importante cuerpo diplomático del mundo".

Pompeo tendrá por delante temas cruciales de alcance global, como la continuidad o no del acuerdo nuclear con Irán o el desmantelamiento "sin demoras" del programa nuclear de Corea del Norte.

La agenda de Pompeo también incluye temas como la controvertida transferencia de la embajada estadounidense en Israel, y la implementación de "reciprocidad" en la relación económica con China.
"Estamos ante una oportunidad de cambiar el curso de la historia en la península coreana", dijo Pompeo este miércoles.

Trump sorprendió al mundo el mes pasado al aceptar una invitación del líder norcoreano, Kim Jong-un, para una reunión directa, un histórico encuentro que podría concretarse en las próximas semanas.
Como parte de los preparativos de esa cumbre Trump envió a Pompeo, quien hace dos semanas era director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), en misión secreta a Pyongyang, donde mantuvo un encuentro con Kim.

Trasladan a preso de Guantánamo

El preso de Guantánamo Ahmed Mohamed Ahmed Haza al Darbi declarado culpable de ayudar a preparar un ataque a un petrolero francés en 2002 fue transferido a Arabia Saudita, aseguró el Pentágono este miércoles. Es la primera vez que bajo el mandato del presidente Donald Trump un detenido abandona la prisión militar. Darbi llegó a un pacto con la fiscalía y declaró en 2014 haber planeado, ayudado y apoyado un ataque contra el petrolero MV Limburg, en el que murió un marinero búlgaro, docenas de personas resultaron heridas y causó un derrame de crudo en el golfo de Adén.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...