Mundo > INTERNACIONALES

Trump en Puerto Rico: tiró papel higiénico a damnificados y dijo que "el clima es insuperable"

El presidente de EEUU visitó la isla devastada por dos huracanes, pero minimizó el impacto al compararlo con el efecto de Katrina en 2005

Tiempo de lectura: -'

03 de octubre de 2017 a las 15:02

Casi dos semanas después del paso de los huracanes María e Irma que azotaron Puerto Rico, entre otros territorios de la zona, el presidente de EEUU, Donald Trump, aterrizó junto con su esposa Melania en la capital para cumplir una agenda de cinco horas.

Si bien Trump destacó el buen trabajo de su gobierno en Puerto Rico –aunque hubo críticas por la demora en atender la crisis humanitaria–, el mandatario minimizó el desastre en este territorio estadounidense frente a la "catástrofe real" que implicó el huracán Katrina, que afectó Nueva Orleans en 2005.

"Cada muerte es un horror, pero si miramos una catástrofe real como Katrina y nos fijamos en los cientos y cientos de personas que murieron (en Nueva Orleans) y lo que pasó aquí con una tormenta que fue totalmente imponente... ¿Cuántos muertos tienen ustedes?", se preguntó, para contestarse: "Dieciséis contra miles", citando la cifra oficial de fallecidos en Puerto Rico por el huracán María.

En la isla de 3,4 millones de habitantes, Trump cumplió una agenda que incluyó reuniones con rescatistas, visitas a los damnificados por los huracanes y un recorrido aéreo para evaluar los daños. Entre otras cosas, el mandatario destacó la valentía del personal militar y civil, además de decir que le encantaba Puerto Rico. "Aquí el clima es insuperable", fue el peculiar comentario que hizo Trump en la capital de la isla.

Minutos después, participó en una sesión de entrega de ayuda para damnificados, que en algunos casos pueden esperar hasta cinco hora para recibir algunos insumos básicos. Fiel a su estilo de hacerse notar, no tuvo mejor idea que arrojar rollos de papel higiénico por los aires, ante la cara de sorpresa de quienes tenía alrededor.

Embed


Una isla destrozada

Varios días después del paso del huracán María, gran parte de los habitantes de Puerto Rico siguen sin acceder a electricidad y agua potable, y la comida y combustible escasean en medio de enormes daños a la infraestructura.

"La gente está muy preocupada, muy desesperanzada por la situación, porque luego de dos semanas no se ha visto mejoría alguna", dijo a AFP Mariana Nogales, presidente del Partido del Pueblo Trabajador.

Sin embargo, Trump afirmó que incluso sus detractores reconocen "el trabajo que se ha hecho" luego del pasaje de María, que arrasó la isla una semana después de la destrucción causada por Irma.

"Ahora los caminos están despejados y la comunicación está empezando a volver. Los conductores tienen que empezar a conducir camiones. Tenemos que hacer eso, así que a nivel local tienen que ayudarnos", comentó Trump.

El mandatario quiere demostrar que el gobierno federal lidera los esfuerzos de reconstrucción en Puerto Rico, un Estado Libre Asociado a la nación norteamericana desde 1952. Sobre todo, quiere asegurar que los puertorriqueños, que son ciudadanos estadounidenses, no han sido olvidados.

La Casa Blanca dijo que el presidente se reunirá con la alcaldesa de San Juan, irá a una iglesia para visitar a los damnificados, y realizará un recorrido aéreo antes de aterrizar en el buque USS Kearsarge para saludar al personal militar.

Trump también tiene previsto reunirse con Kenneth Mapp, gobernador de las Islas Vírgenes de Estados Unidos, otro territorio estadounidense en el Caribe destruido por María.

En las últimas semanas, Trump visitó áreas de Florida, Luisiana y Texas que sufrieron los efectos de potentes huracanes esta temporada. Pero su viaje a Puerto Rico, que normalmente sería visto como una rutinaria muestra de empatía presidencial, adquirió un significado político desmesurado.

"Ha sido increíble lo que se ha hecho en un período muy corto de tiempo en Puerto Rico", dijo Trump, al defender la reacción de su gobierno ante el desastre.

El mandatario también dijo que se deberán tomar "grandes decisiones" sobre el costo de la reconstrucción masiva en este territorio estadounidense, declarado en mayo en bancarrota y con una deuda pública de US$ 73.000 millones.

Aunque los puertorriqueños son ciudadanos con pasaportes estadounidenses, si viven en la isla solo pueden votar en las primarias presidenciales. Si viven en el continente, pueden inscribirse para votar, incluso para presidente, en cualquier estado.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...