Uber promete taxis voladores en Los Ángeles en 2020

La compañía quiere desplegar una red de aeronaves eléctricas que aterrizan y despegan en vertical

Tiempo de lectura: -'

08 de noviembre de 2017 a las 14:28

La idea de taxis voladores para movernos por las ciudades evitando los atascos suena a ciencia-ficción, pero puede que sea una realidad en un plazo de tiempo inferior a lo que podemos imaginar. Uber está convencida de que en 2020 podrá probar los primeros de estos vehículos en dos ciudades estadounidenses, Los Ángeles y Dallas. La compañía también ha seleccionado Dubai para testar el servicio fuera de Estados Unidos

El servicio, bautizado como UberAir, consiste en una red de aeronaves eléctricas que permitirán vuelos urbanos de hasta cuatro plazas. Estos vehículos eléctricos de despegue y aterrizaje vertical (VTOL por su acrónimo en inglés) prometen ser más silenciosos, seguros y respetuosos con el medio ambiente que los helicópteros.

Estas aeronaves utilizan lo que se conoce como propulsión eléctrica distribuida, un sistema que utiliza múltiples rotores, cada uno con su propio motor eléctrico dedicado. Es decir, que son totalmente eléctricos y muy silenciosos. Al igual que los helicópteros, los taxis voladores podrán utilizar los tejados de los edificios como base de aterrizaje. Jeff Holden, director de producto de Uber, ha asegurado que la compañía construirá antes de 2020 cuatro plataformas de aterrizaje (skyports) en Los Ángeles.

Holden asegura que espera que el servicio sea una realidad comercial para los Juegos Olímpicos de Los Ángeles en 2028, fecha para la que esperan que tenga un "un uso intenso" por parte de los habitantes de esta ciudad, de las más congestionadas por el tráfico en Estados Unidos. Para entonces, habrá "decenas de miles" de vuelos diarios, dice Holden.

Acuerdo con la Nasa

Como parte de este proyecto, Uber ha firmado un acuerdo con la Nasa, con quien colaborará en el desarrollo de sistemas de control de tráfico aéreo para estos vehículos. El objetivo de Uber es desarrollar sistemas que permitan automatizar el control del tráfico aéreo para reducir su dependencia del personal humano que supervisa los aviones y guía los procesos de despegue y aterrizaje.

De hecho, Uber ha empezado a diseñar corredores virtuales para estas aeronaves en Dallas. Fuera de estos corredores, Uber espera que los taxis voladores puedan operar sin la asistencia del personal de control del tráfico aéreo. Unos planes que no cuentan con la aprobación de la Federal Aviation Administration, la autoridad competente para regular la aviación civil, ni con el visto bueno de los controladores aéreos.

Uber no pretende fabricar estas aeronaves. De hecho, ha anunciado acuerdos con cinco fabricantes, Aurora Flight Sciences, Pipistrel Aircraft, Embraer, Mooney y Bell Helicopter.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...