Economía y Empresas > ENTREVISTA A FREDDY NIEUCHOWICZ

Un buen "aprendedor"

Innovador y pionero son conceptos que le calzan bien a Freddy Nieuchowicz, que se sacó el traje del licenciado Orlando Petinatti para hablar de su perfil empresarial

Tiempo de lectura: -'

19 de abril de 2013 a las 19:23

Arrancó en los medios a puro espíritu emprendedor, cuando por curiosidad en 1985, se acercó a la radio de su barrio, El Dorado FM. Asistió todos los días hasta que se apropió de un lugar y en 1987 hizo su debut en el programa El Subterráneo con el personaje del Licenciado Orlando Petinatti, que adoptó como nombre artístico y que ha trascendido los medios de comunicación. En 1991, cuando El Subterráneo terminó su ciclo, creó Malos Pensamientos, su programa insignia, que hoy sale por Azul FM y con el que asegura haber expandido la radio como medio de comunicación desde el lugar del entretenimiento.

¿Se considera un emprendedor?

Me considero más un aprendedor, porque todo lo que he emprendido lo he hecho gracias a que aprendí observando a la gente que hacía radio y televisión cuando me inicié en los medios. Siempre fui un gran observador de aquellos grandes emprendedores. Me defino como un gran laburante, no por la grandiosidad sino porque lo que emprendí lo hice con mucho trabajo siempre.

Comenzó la temporada 23 de Malos Pensamientos ¿A qué le atribuye tanto éxito?

Detrás de esta marca hay una empresa como cualquier otra que debe cuidar su imagen y producto, y eso es lo que yo hago todos los días. Creo que uno de los secretos de tantos años en los medios es la autenticidad y originalidad. Soy un personaje público y como cualquier producto vendo mi imagen, pero no me disfrazo de producto para venderme.

Cuando se apagan los micrófonos ¿cuál es su trabajo como empresario, más allá de lo artístico?

Mi trabajo después del programa sigue hasta que llego a casa. El éxito no depende solo de los puntos de rating, depende también de la venta del programa. Artísticamente me siento feliz del rating del programa, pero es exitoso también cuando la tanda está vendida, cuando hacés valer el costo del segundo o cuando los auspiciantes te contactan para hacer un PNT (propaganda no tradicional) porque confían en tu nombre.

Una vez que termina el programa, no todos los días, tengo charlas con la dirección de la radio, que se encarga de la venta del programa. Siempre hago mucho hincapié en que el comunicador o artista se tiene que dedicar al contenido y la venta tiene que estar bien enfocada por el departamento comercial de la radio. Aunque, puedo reunirme con algunos clientes, auspiciantes o agencias de publicidad para ajustar lo que comunico al aire. Detrás de todo este programa que parece improvisado, no hay nada de improvisación.

En eso participa el equipo de trabajo ¿Qué participación tiene en su conformación?

El programa no podría sobrevivir si no tuviera todas las patas que hoy tiene. Si bien soy el comunicador y la imagen de Malos Pensamientos, detrás tengo una red tan fuerte e importante que hacen que me sienta totalmente cómodo al aire. A la hora de generar equipo de trabajo soy yo quien busca a las personas porque considero que tiene que haber mucha sinergia en el grupo. Soy muy exigente, tanto como lo soy conmigo mismo. Primero tiene que haber buenas personas y después un equipo profesional y de buenos laburantes. Acá tenemos un gran ambiente de trabajo que para mí es fundamental para el éxito de cualquier empresa.

¿Cómo evalúa los fracasos en su carrera?

No hay fracasos, porque el fracaso es el que termina con tu carrera. Yo tuve experiencias, sobre todo en televisión, que me han dejado enseñanzas. De los errores que tuve en televisión he aprendido, sobre todo lo veo ahora, con los años que te permiten tener otra visión de las cosas. La radio es una mochila muy pesada que cargo a la hora de hacer televisión, pero estoy muy satisfecho con productos como La tele está servida o Noche de Miércoles, que no han sido fracasos sino éxitos. Pero considero que las cosas que no me han dado tantas satisfacciones como la radio me han permitido aprender y me han dejado enseñanzas que las tomo para nuevas oportunidades. Aprendí a mirar más en macro y no en micro, que hay que visualizar las cosas desde otro lugar, no impacientarse, que la televisión no es como la radio y que necesitás de un montón de personas más allá de la que trabaja contigo, de toda una infraestructura como para soportar un producto. También, por qué no, un baño de humildad, de bajar un cambio y reconocer que necesito aprender un poco más de todo esto.

¿Cuáles son los futuros proyectos?

No dejo de pensar en cosas para hacer, hay gente que dice que soy un workaholic (adicto al trabajo), y si eso es estar pensando en entretenimiento todo el día, lo soy. Estoy en los medios desde que tengo 18 años y por eso estoy constantemente pensando cosas para hacer. Estoy craneando cosas para hacer un programa en televisión y desarrollando contenidos para generar en Azul FM nuevos productos, aparte de Malos pensamientos.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...