Opinión > EDITORIAL

Un patrimonio de todos

Hoy más que nunca hay que darle valor a Notre Dam, un símbolo poderoso de todos 

Tiempo de lectura: -'

20 de abril de 2019 a las 05:03

Como si fuera un mensaje poderoso acerca de los desafíos que enfrentamos como civilización, el incendio de la catedral de Notre Dame, el lunes de esta Semana Santa, que hizo un daño inconmensurable al templo católico, con todo lo que ello implica en un sentido cultural y también espiritual, no pudo destruir la estructura que, aunque herida, logró mantenerse en pie. La congoja ante la probable fatalidad de que el edificio medieval terminara convertido en cenizas, dio lugar a sentimientos de fraternidad y de espíritu cívico que nos reconforta y abre un camino de esperanza de cara al futuro.

La catedral de Notre Dame es un símbolo de la historia de Francia, que también le pertenece a nuestra civilización occidental que hunde sus raíces en la cultura greco-latina y se moldea con las transformaciones que provocaron la Revolución Francesa y la de Estados Unidos.

La destrucción parcial del templo católico, en el corazón de París, que enlutó al mundo más allá de creencias religiosas, despertó en una inmensa mayoría una profunda “emoción patrimonial”, un término del antropólogo francés Daniel Fabre, desde el mismo momento en que lenguas de fuego empezaron a asomar por la imponente catedral, cuyas imágenes y videos por internet llegaron a todos los rincones del planeta. La posibilidad del derrumbe de un edificio patrimonio de la humanidad se vivió con una intensidad que podría ser comparable a la desaparición de un ser querido, han  explicado expertos en estos días. 

Es que una catedral gótica que ha sido testigo de 850 años de historia, que abrió sus puertas para la coronación del rey Enrique VI y del emperador Napoleón, y que vivió en carne propia, y sobrevivió, los sucesos de la Revolución Francesa, es más que un templo religioso, es el símbolo de la historia de Francia y también de la cultura de Occidente. Es por eso que nadie quedó indiferente al derrumbe de la famosa aguja de la catedral y del antiquísimo tejado del templo.

Notre Dame es un bien inigualable e irremplazable. Eso explica que con el calor aún del fuego apagado, el presidente francés Emmanuel Macron haya asumido un fuerte compromiso público de reconstruir en cinco años la catedral levantada en honor a la Virgen María.
“Reconstruiremos la catedral aún más bella y quiero que esté acabada en cinco años”, dijo en una alocución por televisión, el martes pasado.

El gobierno francés convocará a arquitectos de todo el mundo a participar en un concurso para determinar la construcción de la aguja de la catedral, una obra de la segunda mitad del siglo XIX.

Por otra parte, grandes firmas francesas se comprometieron a colaborar con la financiación de las obras y en pocos días se anunciaron donaciones que suman más de € 800 millones.

Una iniciativa que ha aglutinado a toda una sociedad que ha sufrido el terrorismo, que enfrenta fuertes divisiones internas y un malestar ciudadano que se siente en las calles de París. Un ambiente de zozobra e inestabilidad que también está presente en otros países del mundo occidental.

Notre Dame es un poderoso símbolo de nuestros valores y de nuestra cultura, que hoy tenemos que fortalecer más que nunca, pero no contra nadie. Con el ánimo del papa Francisco que pide a Dios que con “la movilización de todos” pueda recuperarse esta joya que pertenece a toda la humanidad.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...