Fútbol > EL ANÁLISIS

Un tropezón no es caída, pero alerta: Munúa se excedió en confianza

El tricolor dejó pasar la oportunidad de terminar primero en su grupo de Copa Libertadores al jugar con un equipo alternativo que cometió errores defensivos que lo condenaron

Gustavo Munúa

Tiempo de lectura: -'

30 de septiembre de 2020 a las 22:09

Perdió Nacional y es noticia. Después de 15 partidos y por primera vez en la post pandemia, el equipo de Gustavo Munúa cayó derrotado. Fue 2-1 contra Racing en el Gran Parque Central por la penúltima fecha del grupo F de la Copa Libertadores, derrota que le impidió asegurar su primer lugar, aunque el pasaje a octavos de final ya estaba sellado desde la semana pasada. 

¿Qué pasó para que perdiera Nacional? Gustavo Munúa volvió a armar un equipo improvisado y reservó a sus principales figuras para enfrentar este sábado a Liverpool (hora 15.30 en Belvedere) ya que un triunfo lo dejará solo en la punta del Torneo Apertura con dos fechas por disputarse. 

Improvisar un equipo para viajar a Venezuela y ganarle con autoridad (3-1) a Estudiantes de Mérida le salió perfecto al DT el martes de la semana pasada. Pero esta vez, la jugada salió mal. 

Alexis Soto y Brian Ocampo

Y salió mal porque se regaló Munúa en la conformación de la oncena. Se excedió de confianza y ni siquiera apeló a la misma integración que ganó en Venezuela con nueve botijas surgidos de su fecunda cantera. Cambió la figura táctica (de un 4-1-4-1 que le dio solidez pasó a su habitual 4-2-3-1 donde no tuvo a sus principales intérpretes) y probó nuevos nombres como Emiliano Martínez en el doble 5 y Rodrigo Amaral, quien llevaba cuatro partidos al margen, como mediapunta. Al 10 le dio incluso la cinta de capitán, como para potenciarlo más. 

Pero no hay que olvidar que si bien Nacional le ganó a Racing en Avellaneda el triunfo no reflejó los méritos realizados por ambos equipos. La Academia mereció más y Rochet fue gran figura.

Y esta vez el experimento no funcionó porque Nacional se encontró con un rival que juega muy bien, a pesar de que aún le falta rodaje ya que la competición interna argentina está suspendida desde marzo por la pandemia de coronavirus.  

Racing se adueñó desde el minuto cero de la pelota y a partir de los movimientos de su eje medio, el chileno Marcelo Díaz, manejó los ritmos del partido, dominó los espacios y aceitó rápidamente sus circuitos de juego.

Díaz es un distribuidor de juego excepcional en el contexto del fútbol sudamericano. Dejarlo jugar con tanta libertad fue otro de los errores iniciales en el planteo del entrenador tricolor.

Posicionando su bloque en campo de Nacional, Racing desplegó las ideas ofensivas de Sebastián Beccacece. Empezó a bombardear el arco de Sergio Rochet desde la banda izquierda con un par de remates de afuera del área y tuvo una primera línea de presión muy agresiva.

Ahí sacó petróleo cuando a los 17’ Martínez retrocedió a armar la salida y dejó una pelota corta en la que pasó muy débil o la manejó muy larga. Nicolás Reinero, un goleador, no se detuvo ni a pensar en esas menudencias. Le amagó a Mathías Laborda y sacó un remate potente y cruzado capaz de vencer a Rochet, que atraviesa uno de esos momentos donde para ser vencido hay que ser tan potente como preciso. 

Reinero tras el error de Martínez

Es cierto que Nacional tuvo su momento en el primer tiempo. Que Amaral puso una pelota entre líneas que generó un córner y un remate de afuera del área de Santiago Rodríguez y que aprovechando el bloque defensivo alto de Racing, Rodríguez encontró -jugando esta vez como extremo izquierdo- terreno fértil para una de sus veloces carreras. 

Pero la expresión futbolística de Racing en el primer tiempo, desde el plano conceptual, fue muy superior. Y eso se compadeció con la lógica con la que cada entrenador encaró el partido. Para la Academia era la chance de abrochar la clasificación y prenderse a la lucha del primer puesto. Para Nacional fue tirar unas fichas por si lo embocaba. 

Y así, más o menos, embocó un gol. Amaral sacó a Cougo del fondo y el lateral metió un bochazo al área desde lejos en lugar de buscar un socio para llegar al fondo de la cancha. Le salió bien. Porque Vecino la cabeceó y la pelota jugueteó en la cabeza de Alexis Soto para meterse de casualidad en el arco de Gabriel Arias. 

Thiago Vecino

Beccacece había sacado a Díaz. Pero Racing había renovado piernas que vigorizaron su intensidad. Y así fue en busca del triunfo. Nuevamente, su propuesta fue más precisa para generar opciones de gol: un remate de Augusto Solari primero y un desborde de Reinero con un pase de la muerte que terminó atajando Rochet volvieron a poner a Nacional en aprietos. 

Munúa mandó a la cancha a Bergessio, Yacob y Trezza para ir en busca del triunfo. Pero el equipo, el verdadero Nacional, no se terminó de armar nunca. Quedó partido, estirado, inconexo. Fue un rompecabezas en el que las piezas no encastraban. 

Y para colmo de males, volvieron los errores defensivos. El de Martínez había costado un gol, uno de Cougo dejó a Laborda con amarilla -ambos en el primer tiempo- y luego le tocó fallar a Rochet para ponerle una manchita a un momento excepcional. El golero salió mal en un centro y se llevó puesto a un rival que había cabeceado lejos y afuera. Penal indiscutible. 

No por repetidas algunas frases futboleras se encuentran amparadas en el reglamento. Aforismos como que al golero no se lo puede tocar en el área chica o que puede salir con la rodilla hacia adelante para protegerse sin importar si impacta al rival no son ciertos. Y lo de Rochet fue penal. Salió mal y le tiró toda su carrocería a un rival. Fértoli anotó el gol. 

Nacional, con un par de acciones sucias, intentó sin éxito el empate.

Racing le ganó bien y lo empató en la tabla. Ahora ambos están primeros con 12 puntos, saldo de +4 y 7 goles a favor. El miércoles 21 serán locales ante Estudiantes (Racing) y Alianza (Nacional) para definir el primer lugar del grupo. Pero antes el tricolor tiene deberes domésticos: ganar el Apertura. A fin de cuentas, para eso Munúa reservó a los Corujo, Vinicius, Oliveros, Neves, Yacob, Castro, Trezza y Bergessio.  

La ficha

Nacional: 
Sergio Rochet
Armando Méndez
Renzo Orihuela
Mathías Laborda
Ayrton Cougo
Felipe Carballo
Emiliano Martínez
Santiago Rodríguez
Rodrigo Amaral
Brian Ocampo
Thiago Vecino
DT: Gustavo Munúa

Racing: 
Gabriel Arias
Iván Pillud
Nery Domínguez
Leonardo Sigali
Alexis Soto
Leonel Miranda
Marcelo Díaz
Lorenzo Melgarejo
Walter Montoya
Nicolás Reniero
Héctor Fértoli
DT: Sebastián Beccacece

Cambios en Nacional: 54' Claudio Yacob x E. Martínez y Gonzalo Bergessio x T. Vecino y 56' Alfonso Trezza x R. Amaral, 70' Gonzalo Castro x B. Ocampo y 83' Sebastián Fernández x F. Carballo
Cambios en Racing: 45' Tiago Banega x M. Díaz y Augusto Solari x W. Montoya, 66' Benjamín Garré x L. Melgarejo y 81' Eugenio Mena x H. Fértoli
Juez: José Méndez (Paraguay)
Cancha: Gran Parque Central 
Goles: 17' M. Reniero (R), 54' A. Soto (R) en contra, 75' H. Fértoli (R)
Amarillas: 7' B. Ocampo (N), 29' M. Laborda (N), 55' T. Banega (R), 69' G. Bergessio (N), 73' S. Rochet (N), 74' F. Carballo (N), 82' C. Yacob (N)

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...