Cargando...
Whitney Houston en 2009

Opinión > COLUMNA/EDUARDO ESPINA

Una década sin el cisne negro

Se cumplen 10 años de la muerte de Whitney Houston, voz oficial de una época dorada

Tiempo de lectura: -'

06 de febrero de 2022 a las 05:05

Recuerdo como si fuera ayer, casi con la misma intensidad de sorpresa, la tarde del sábado 11 de febrero de 2012 pues me costó creer la noticia, o no la quise comprender por completo. Estaba escuchando la radio, cuando de pronto interrumpieron la programación para informar que habían encontrado muerta a Whitney Houston. Como en un principio no entendí bien el nombre, pensé que se trataba de otro Houston, no la ciudad donde está la NASA, sino algún deportista famoso con ese apellido. A los segundos comenzó a sonar una de sus canciones más conocidas, confirmando la identidad de la recién fallecida. La información decía que la habían encontrado sin conocimiento, sumergida en la bañera de la suite 434 del hotel Beverly Hilton. El gran miedo de Luis Buñuel a morir solo en una habitación de hotel se había cumplido en la cantante que fue una década, y que diez años después de su muerte sigue sonando tan prístina como siempre: como si el tiempo no hubiera pasado. Los paramédicos llegaron a la habitación a las 15.30, y aproximadamente 25 minutos después la declararon muerta, luego de que no reaccionara a los intentos de reanimación cardiopulmonar. Un posterior examen de toxicología reveló que en su cuerpo había clorhidrato de difenhidramina, alprazolam, ciclobenzaprina y cannabis, tremendo cóctel. Su muerte fue considerada “accidente”.

Sentí en ese momento, y el paso del tiempo solo ha confirmado la validez de ese sentimiento, que con la muerte de Houston (1963-2012) la década de 1980 comenzaba a vaciarse. Si hubiera que preparar la banda sonora de esos años fabulosos, no menos de cuatro canciones de la gran cantante negra integrarían la selecta lista de inolvidables. Tan importante fue su presencia. Rompió todos los récords y aún mantiene uno que nadie difícilmente vaya a igualar, una marca que ni siquiera los Beatles en su momento de esplendor, que fue desde que aparecieron hasta que se separaron, lograron, esto es, tener la misma canción en la primera posición en ventas en todos los países del mundo a la misma vez. En 1987, Houston logró la histórica marca con I Wanna Dance With Somebody (Who Loves Me), emblema musical de la que es considerada una de las décadas felices del siglo xx. Tras la muerte de Houston, esa década siguió perdiendo habitantes ilustres, aunque la música que salió de esos 10 años repletos de tantas canciones gloriosas aún mantiene plena vigencia en todo sentido, incluso en el bailable. No en vano, las radios que en la actualidad emiten canciones de esa década tienen altos niveles de audiencia y muchos grupos y solistas hoy populares son descendientes directos de los artistas que aportaron nuevos sonidos surgidos inmediatamente después de la defunción de la música disco. A las pruebas me remito. El reciente éxito de Elton John y Dua Lipa, Cold Heart, remix realizado con Pnau, es una combinación de ritmos provenientes de otras canciones de John: Rocket Man (1972), Where’s the Shoorah? (1976), Kiss the Bride (1983) y Sacrifice (1989).

Aunque la historia de la década de 1980, en materia política, económica y deportiva parece quedar cada vez más distante, y hasta perimida (en los días de Twitter y TikTok aprendimos a vivir con vértigo), la música permanece viva –no en el espejo retrovisor sino en el parabrisas–, dando la idea de que todavía nos sigue de cerca, mejor dicho, que todavía seguimos viajando en/con ella, y por algo debe ser. Y debe ser, quiero suponer, porque ninguna década antes en la historia de la música pop y rock trajo tanta variedad y cantidad de buenas canciones coincidiendo al unísono. Es la única en que cada género musical tuvo un número uno en ventas. Ni siquiera la década de 1960, con la enorme diversidad de sonidos creados en ella puede comparársele, pues la de 1980 vio cómo se abrían las compuertas a todo tipo de ritmo, ya que los compositores comenzaron a nutrirse del llamado “world beat” proveniente de África y América Latina, sobre todo, a ritmos de periferia étnica poco conocida a los cuales recurrieron bandas fundamentales, como Talking Heads. Pero esa es otra historia.

El primer video que irradió la cadena MTV, el 1º de agosto de 1981, un minuto pasada la medianoche, fue Video Killed the Radio Star, del trío The Buggles, canción grabada en 1979 que llegó al número uno de ventas en 16 países. En una parte de la letra, el hoy considerado himno de una nueva era de la historia de la televisión, dice: “Fuimos demasiado lejos, no podemos rebobinar”. Los remanentes musicales de una década que ya no puede rebobinarse continúan llegando desde muy lejos, incluso algunos grupos fundamentales de esos 10 años mantienen vigencia absoluta (ahí esta Future Past, nuevo y excelente álbum de Duran Duran para demostrarlo), como si todavía esa época no hubiera terminado por completo, aunque ha perdido a unos cuantos de sus más emblemáticos habitantes. Algún día se irán todos, pero incluso para ese entonces los sonidos asociados a la década de 1980 continuarán trayendo vivencias asociadas a la felicidad y a la juventud cuando tenían aún toda la vida por delante.

Con la muerte de Whitney Houston 10 años atrás, no del todo inesperada (venía de mal en peor por las adicciones y la caída total era inminente), el panteón de la música ochentera pareció cada vez mayor;  hoy luce superpoblado. Hago memoria y me sorprendo por la cantidad de músicos, compositores y cantantes que triunfaron en ella y que se han muerto, la mayoría jóvenes, como si la década en la cual brillaron se hubiera quedado con lo mejor de sus vidas, dejando para el futuro únicamente lo que hicieron antes. En la década de 1980 la juventud frecuentaba poco la casa de la memoria. Hoy en cambio, la juventud, al menos la de quienes teníamos entonces menos años, vive en una casa hecha de recuerdos y echa mano a la memoria con frecuencia para saber que al menos en música hubo tiempos mejores. El álbum de los muertos que no se murieron del todo debe incluir entre otros a los siguientes: Michael Jackson (1958-2009); Jimmy McShane (1957-1995, guitarrista y vocalista de Baltimora, el grupo que popularizó Tarzan Boy); Ric Ocasek (1944-2019, líder y compositor de The Cars); Ben Orr (1947-2000, cantante y guitarrista de The Cars, quien puso la voz en una de las canciones de mayor popularidad del grupo, Drive); Dan Hartman (1950-1994, quien en 1985 tuvo uno de los mayores éxitos de ese año, I Can Dream About You); Falco (1957-1998, autor de Rock Me Amadeus); Joe Strummer (1952- 2002, fundador y vocalista de The Clash); George Michael (1963-2016), Eddie Money (1949-2019), Eddie Rabbitt (1941-1998), David Bowie (1947-2016), Glenn Frey (1948- 2016), Prince (1958-2016), Tom Petty (1950-2017), Dan Fogelberg (1951-2007), Loalwa Vieira (1953-2017, asesinada, quien le puso la voz al éxito Lambada), Pete Burns (1959-2016, cantante de Dead or Alive), Jim Diamond (1951-2015, vocalista del grupo PhD, autores del éxito I Won’t Let You Down), Marie Fredriksson (1958–2019, cantante del dúo Roxette), Mark Hollis (1955-2019, vocalista de Talk Talk), James Ingram (1952-2019), Jimi Jamison (1951-2014, vocalista de Survivor), Joey Ramone (1951-2001, vocalista de los Ramones, emblema de la angustia existencial de la contracultura); Laura Branigan (1957-2004, quien llegó al primer lugar de Billboard con la canción Gloria y quien tuvo además los éxitos Self Control, Solitaire y How Am I Supposed to Live Without You); Michael Hutchence (1960-1997, vocalista de INXS); Paul Young (1947-2000, uno de los dos cantantes de Mike + The Mechanics, quien le dio la voz a uno de los hits de la banda, All I Need Is a Miracle); Rick James (1948 -2004, cuya canción Super Freak es uno de los grandes éxitos bailables de la década); Robert Palmer (1949-2003, intérprete de varios de los mejores temas pop de la década, entre otros, Addicted to Love); Rob Pilatus (1965-1998, uno de los dos integrantes de Milli Vanilli); Steve Clark (1960-1991, guitarrista de Def Leppard); Stevie RayVaughn (1954-1990, el gran bluesero texano); Stuart Adamson (1958-2001, guitarrista y vocalista de la banda Big Country , la cual contribuyó con una de las mejores canciones de la década, In a Big Country); Cliff Burton (1962-1986, bajista de Metallica); Ofra Haza (1957-2000, cantante israelí que arrasó en discotecas); Kirsty MacColl (1959-2000, una de las mejores voces británicas de la década); Jeff Healey (1966-2008, guitarrista canadiense ciego que grabó varios discos memorables); Willy DeVille (1950-2009, vocalista de la banda Mink DeVille); Ronnie James Dio (1942-2010, la mejor voz del heavy metal, quien grabó la canción sublime del género, Rainbow in the Dark); Ricky Wilson (1953-1985, guitarrista y fundador de B-52’s); Pete De Freitas (1961-1989, baterista de Echo & The Bunnymen); Alan Murphy (1953-1989, guitarrista de Level 42); Scott Smith (1955-2000, bajista de la banda canadiense Loverboy); J. Geils (fundador de The J. Geils Band, 1946-2017, banda entre cuyos éxitos figura Centerfold que en 1982 estuvo seis semanas en la primera posición), los inolvidables Danny Federici, (1950-2008) y Clarence Clemons (1942-2011), tecladista y saxofonista de la E Street Band, respectivamente, banda acompañante de Bruce Springsteen; y Michael Been (1950- 2010, vocalista y fundador de The Call, grupo que aportó uno de los sonidos más particulares de la década). Más de uno de ustedes leerá esta lista hecha de memoria y dirá, “Pero te olvidaste de…!”. Sí, quizá falte alguno. Es que con el paso del tiempo la lista se ha hecho inmensísima.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...