18 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,45 Venta 39,65
22 de mayo 2023 - 19:20hs

La historia del fútbol del interior en Uruguay es la olvidada en la película de la centenaria Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF). Por conveniencia, para seguir explotando a los sumergidos clubes de tierra adentro cambiando jugadores por pelotas o indumentaria, durante 118 años. Las instituciones profesionales se fueron aprovechando de la ventaja que les daba el vínculo con FIFA, el poder de tener la afiliación a la federación internacional y la representación del país, la escasa caja de resonancia del fútbol chacarero, que estaba sometido a las disposiciones de 10, 12 y hasta 16 clubes que formaban el gobierno de la AUF y que tenían mayorías absolutas en todas las decisiones.

El fútbol del Interior es un asunto que comencé a estudiar en profundidad en los últimos años y me encontré con historias de los clubes profesionales que resultan inexplicables para el siglo XXI, pero luego lo entendí como parte de un proceso del país y del deporte del siglo pasado.

Desde la creación de la Junta Dirigente de la AUF integrada por los 10 clubes profesionales, el 12 de mayo de 1932, todas las decisiones del fútbol quedaron en poder de estas instituciones, sin que nadie más pudiera participar con voz ni voto.

Más noticias

Paralelamente el interior comenzaba a desarrollar el fútbol con un potencial sin igual, y los mejores jugadores eran captados por clubes capitalinos a cambio de nada.

La paciencia del interior se agotó por primera vez en 1944 cuando la Liga Salteña reclamó $ 50 por derechos de un pase, denuncia que permaneció indefinidamente sin ser considerada.

El resultado de aquel episodio: en 1946 nació la Organización del Fútbol del Interior (OFI), una fuerza que pretendía hacer escuchar al fútbol chacarero.

El relato histórico de OFI explica lo que ocurría en esa década: “Entonces estalla en todos los ámbitos del país un movimiento reivindicatorio para un deporte popular sometido al querer de 10 clubes profesionales que hacían abuso del poder reglamentario que se habían auto-confeccionado, negando participación en la conducción y organización del fútbol nacional al resto de la República, esgrimiendo a tal efecto el arma más poderosa de las entidades deportivas: el vínculo afiliatorio a los organismos internacionales”.

En ese momento, OFI no pretendía más que un reglamento de pases justo y orgánico.

¿Qué ocurrió? La AUF no reconoció la autonomía real de OFI hasta 1956, 10 años después de su creación. Para entender un poco más a qué sometieron al interior: en el camino, la AUF concedió una autonomía precaria y revocable, en 1951, pero la última palabra la tenía la AUF y en caso de conflictos decidían los tribunales de la Asociación, integrados por sus dirigentes.

¿Sabías que OFI pidió la representación del fútbol amateur de Uruguay para los Juegos Olímpicos de Londres 1948 y la AUF se lo negó para esos JJOO y para los Juegos Panamericanos por los siguientes 50 años?

La Asociación, por su condición de profesional, no podía participar en la cita olímpica, solo podían actuar quienes no estaban bajo ese régimen. La representación del fútbol amateur de Uruguay la tenía el interior, sin embargo, la AUF, que era el apoderado de Uruguay ante FIFA, se lo negó y se la otorgó a la Liga Universitaria, que no reunía las condiciones para participar en los JJOO. La primera y única vez que OFI representó a la AUF fue en los Panamericanos de Winnipeg 1999.

¿Sabías que, como medida para que la AUF le aprobara la autonomía que pedía desde 1946, en julio de 1955 OFI prohibió a sus clubes jugar con las  instituciones profesionales de la AUF y que esto generó inquietud en la Asociación? Porque el Interior tenía un rol preponderante en la organización.

¿Sabías que en 1956, en plena disputa del Campeonato del Litoral, Peñarol llevó a Montevideo a Tito Goncálvez, la figura de Universitario de Salto, para que el técnico Emérico Hirsch lo viera en el primer equipo? ¿Que lo trajeron a escondidas, lo anotaron con nombre falso en la planilla del amistoso que jugaron ante River para que al otro día no quedar registrado en los diarios?

Aquella situación, que marcó un antes y un después, fue el primer pequeño triunfo del interior porque descubierta la maniobra, Peñarol le tuvo que pagar al club el equivalente a 80 sueldos del jugador, y Goncálvez fue el primer jugador del interior que defendió a la selección siendo jugador de un equipo de OFI en un torneo oficial, el Sudamericano de Lima 1957.

¿Sabías que hasta 1976 los clubes del interior tenían que pedir consentimiento para incorporar a jugadores de la AUF, y que los de la AUF podían llevarse sin ninguna limitación del interior? No precisaban la autorización de los clubes de OFI.

También hay historias recientes: ¿sabías que los clubes profesionales quisieron echar a los enviados de FIFA de una asamblea de la AUF en 2017 cuando discutían sobre el nuevo Estatuto que daría a OFI el lugar que le corresponde?

Finalmente, tras el Mundial de Sudáfrica 2010, FIFA se preguntó cómo era posible que un país que tenía una liga profesional con tan pocos clubes formara a tantos cracks y fuera cuarta en el torneo más importante de selecciones.

En marzo de 2011, dos enviados de FIFA descubrirían los excesos, abusos y atropellos históricos y pusieron coto. 

FIFA descubrió que el semillero del fútbol uruguayo está en el interior.

Que el 50% de la generación de Sudáfrica nació en OFI.

Que en el top 10 de jugadores con más partidos en la historia de la selección uruguaya, el 60% es del Interior.

Que los máximos goleadores, también son de OFI.

Y que OFI tenía el año pasado 772 clubes, 633 de fútbol masculino y 139 femenino, y 108.818 jugadores en actividad (el 5% son mujeres).

El excapitán Diego Lugano fue la cara visible de la pelea de OFI, y el expresidente Gustavo Bares el estratega que llevó adelante aquella última pulseada desigual.

Hasta 2018 los clubes profesionales dieron la última batalla ante FIFA para sostener el poder, que finalmente tuvieron que entregar para formar un nuevo Congreso, en el que el interior tiene el 12% de los votos y fue un actor clave en las últimas dos elecciones.

Ahora es necesario que la AUF profundice ese sinceramiento histórico con el interior.

Es necesario que terminen de instalar los Centros de Formación espejos del Complejo de la AUF para elevar el nivel técnico del Interior, otorgarles herramientas y cortar con la necesidad de que los futbolistas viajen a formarse a Montevideo a partir de los 13 o 14 años, con el desarraigo que esas circunstancias generan en adolescentes que no tienen asegurado su futuro en el fútbol.

Llegó el momento en que OFI, con el apoyo de la AUF, de un salto de calidad en infraestructura deportiva, y terminen de convencerse de que ya no están sometidos a nada sino que tienen libertad de soñar hasta donde quieran. El asunto es que tienen que soñar en grande.

Y el tiempo hará su obra para que termine de sanar una herida, que dividía al interior de Montevideo, y que ya no existe más.

A quienes se les ajustó el zapato ahora es a los históricos clubes profesionales tradicionales, que ostentaron el poder hasta 2018. Formados como asociaciones civiles empiezan a sentir el rigor de quienes funcionan bajo la gestión de Sociedades Anónimas Deportivas. 

Estamos asistiendo a una nueva era en el fútbol uruguayo.

Temas:

Entre líneas Member AUF OFI historias de fútbol Fútbol Uruguayo

Seguí leyendo

Te Puede Interesar