Rugby

Una victoria con fórceps

Los Teros no jugaron bien pero lograron sacar una trabajosa victoria 20-5 ante Chile por la Américas Rugby Chamionship

Tiempo de lectura: -'

09 de febrero de 2019 a las 02:24

Fue una victoria un tanto frustrante. Porque sí, se obtuvo el segundo éxito consecutivo en la Américas Rugby Championship, se terminará la fecha en segundo lugar, se está invicto. Pero también es cierto que, desde el juego, se esperaba bastante más de Los Teros en la noche del viernes en el Charrúa ante Chile. Al final fue una victoria con fórceps, un 20-5 que costó mucho, y que fue el reflejo de un encuentro en el que el visitante pudo imponer sus condiciones y los celeste nunca terminaron de desatarlo. Lo ganaron porque colectiva e individualmente son bastante más, y porque tiene herramientas en el cajón a las cuales recurrir siempre (esta vez fue el juego agrupado). Pero también por eso, por los 12 puestos de diferencia en el ranking, porque en setiembre se viene un Mundial, se esperaba bastante más. No es soberbia, sino conciencia de las diferencias que hoy hay entre ambos.

Chile salió a hacer un planteo típico de su Head Coach Pablo Lemoine. Un poco aquello que le vimos a Los Teros en las primeras épocas de su mandato, cuando las contras eran muchas y los recursos eran pocos: mucha defensa, sacrificado trabajo para el tackle, intención de entreverar toda posesión de Uruguay. 

Y en gran parte del partido consiguió resultados. Porque Uruguay nunca terminó de dominar el duelo individual. Y porque cuando lo hizo lo alternó con errores de manejo que una y otra vez lo frustraron, lo dejaron a medio camino, le impidieron por fin tomar inercia y mostrar las reales diferencias que hay hoy entre ambos. Incluso cuando se metió dentro de la defensa rival cometió errores en la toma de decisiones que impidió trascender. 

Además, el equipo tuvo una mala noche en el line, con más del 50% de las pelotas perdidas, lo que le quitó una plataforma de pelotas limpias a partir de las cuales el equipo, sobre todo ante rivales de este nivel, obtiene balones veloces en los que puede agarrar ritmo para ganar el duelo físico. Estacionado, muchas veces yendo hacia atrás, las cosas se le hicieron más simples al rival, que además usó bien el pie, sobre todo el kick arriba, afuera de las 22 celestes, con lo que complicó la salida celeste en más de una oportunidad.

Lo bueno es que este grupo tiene armas en la recámara, que saca según necesita. Si la semana anterior fue la defensa, esta vez fue el scrum, que se mostró superior toda la noche y sacó varios penales: uno de ellos significó el 30 a los 16 minutos. Pero también el maul -cuando se logró obtener- marcó diferencias, como en la jugada del primer try: penal tras scrum, line, maul, tres fases en corto, pelota afuera, Cat que tiró el kick en ventaja de penal y se benefició de un rebote, que tomó Prada para apoyar y poner el 10-0 con el que se fueron al descanso. Del otro lado, lo dicho de Chile: el esfuerzo del tackle y en el enlentecimiento de posesiones rivales, aunque inoperante en ataque -aún cuando visitó las 5 yardas celestes- ante una defensa que volvió a responder sin grandes apuros.

El arranque del segundo tiempo parecía mostrar que Uruguay encontraba el camino, sobre todo con otro penal de Vilaseca para el 13-0 y con un poco más de obtención y juego vertical. Pero otra vez la falta de supremacía en el contacto, los penales y, tras un maul, un ataque por el ciego en el que la marca no respondió bien, para que Bohme apoyara el 13-5 y prendiera las luces de alarma en el tablero celeste.

Otra vez los celestes recurrieron a los forwards para buscar las respuestas que les faltaba en el juego dinámico. Penal y el equipo decidió ir al line en lugar de buscar los palos, y el maul y el pick and go trajeron el try de Magno a los 60’, para el 20-5.

Quedaban 20 minutos para terminar de largar el juego, pero eso no ocurrió. Otro intento de line y maul terminó en pelota perdida, y después, el equipo buscó pero nunca pudo encontrar ese juego vertical, veloz y físicamente dominante al que nos tiene acostumbrado la era Meneses, e incluso en el final hasta cometió algún penal de scrum. Ni siquiera pudo aprovechar las 2 amarillas en el rival para encontrar los espacios. Pero tampoco pasó zozobras en defensa, lo cual es positivo porque marca un buen rendimiento en uno de los objetivos clave del equipo este año. De todos modos, quedó el sinsabor de no haber podido largarse, jugar y marcar las diferencias que existen teniendo en cuenta todo lo ha crecido Uruguay en los últimos tiempos y todo lo que se ha quedado Chile.

Siempre es mejor corregir ganando, dijo en la semana Meneses post Canadá, y eso es lo destacable. El grado de desarrollo de Uruguay hace que, aún jugando mal como en la noche del viernes, gane ante rivales como Los Cóndores sin pasar mayores aprietos en el score (sí en el juego), o ante Canadá con uno menos. Eso sí, hay que corregir ya y reencontrarse con el juego.

    REPORTAR ERROR

    Comentarios

    Registrate gratis y seguí navegando.

    ¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

    Pasá de informarte a formar tu opinión.

    Suscribite desde US$ 245 / mes

    Elegí tu plan

    Estás por alcanzar el límite de notas.

    Suscribite ahora a

    Te quedan 3 notas gratuitas.

    Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

    Esta es tu última nota gratuita.

    Se parte de desde US$ 245 / mes

    Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

    Elegí tu plan y accedé sin límites.

    Ver planes

    Contenido exclusivo de

    Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

    Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

    Cargando...