Estilo de vida > Récord en Nepal

Vanessa Estol es la primera uruguaya en alcanzar los 8.000 metros del Himalaya

Venciendo el miedo, la nieve y los prejuicios, la deportista llegó a la cima del Manaslu, la octava montaña más alta del mundo

Vanessa Estol en la cima de la montaña

Tiempo de lectura: -'

17 de octubre de 2018 a las 05:03

“Debemos ser el único país que no tenía ningún ascenso”, manifestó la deportista en entrevista con El Observador. “Todavía quedan algunos países que no tienen ascensos femeninos porque sigue siendo un deporte de hombres”, añadió.

Para asegurarse el récord en Nepal, Vanessa Estol se contactó con la base de datos de Himalaya y comprobó que no había ningún otro ascenso uruguayo. El pasado 2 de octubre, a través de sus redes sociales, ella misma confirmó que cumplió un sueño: “Primer 8.000 para mí y primer ascenso de Uruguay a un 8.000”, escribió en su cuenta de Facebook. 

Una de las metáforas más utilizadas para expresar algo que requiere mucho esfuerzo es la montaña. Muchas veces decimos, por ejemplo, que algo “costó tanto trabajo como alcanzar una montaña”. Y así fue para Estol, radicada en México desde 2015.

Fue un doble reto: físico y mental. La uruguaya se preparó durante meses con el entrenador Steve House (conocido guía de montaña estadounidense). Antes de llegar a la cima de Manaslu, tuvo que subir varias veces 1.000 metros de desnivel con mochilas pesadas en el mínimo tiempo posible. Se entrenó seis días a la semana: iba dos veces a subir una montaña de  5.000 metros que le quedaba cerca de su casa y el resto de los días al gimnasio. 

La deportista comenzó su carrera como modelo; tras participar en Miss Universo Uruguay, le surgió una propuesta para irse Japón. Sus padres no la dejaron viajar porque era menor de edad; hasta que, finalmente, a los 18 viajó a México a trabajar como modelo profesional. Al principio fue difícil y pensó en volver a Uruguay, pero se enamoró de Ciudad de México y se quedó. Allí estudió Psicología, hizo una Maestría en Psicología Clínica. Y hoy, con 32 años, se encuentra estudiando un doctorado y tiene su propio consultorio.

Aunque todavía la llaman para algunas publicidades, fue dejando de lado esta actividad para dedicarse a sus dos pasiones: la psicología y el montañismo.

En 2015 hizo su primera cumbre en el volcán Nevado de Toluca. Escaló 4.680 metros y desde entonces no paró. Empezó por los volcanes de México y su afición por las alturas la llevó a viajar al Himalaya, donde logró sus primeros 6.000 metros. Viajó a Bolivia, subió el Aconcagua en Argentina y escaló en la Patagonia y en los Andes colombianos. Siguió viajando y conociendo nuevas montañas hasta que se propuso alcanzar un ochomil.

Se conoce como ochomiles a los 14 picos en todo el mundo que superan los 8.000 metros de altura sobre el nivel del mar y son las cumbres más difíciles de alcanzar y las más codiciadas. Ocho de estas cumbres se encuentran en pleno Himalaya, incluido el Everest, el más alto de todos.

Las cumbres que ya alcanzó 
Nevado de Toluca (4.680 metros), Iztaccíhuatl (5.286 metros) y Pico de Orizaba (5.636 metros) –allí iba dos veces por semana para entrenar para Manaslu (8.163 metros)–,  Nevado de Tolima en la Cordillera Central de los Andes en Colombia (5.215 metros), Kala Pattar (5.643 metros) y Island Peak (6.189 metros). Y en los Andes bolivianos: Huayna Potosí (6.088 metros), Illimani (6.462 metros), Cabeza de Cóndor (5.648 metros) y Pequeño Alpamayo (5.410 metros). También el Aconcagua y el Guillaumet.

 

Hacia las nubes me voy

Manaslu era el objetivo. La octava montaña más alta del mundo está situada en el macizo Mansiri Himal, parte del Himalaya en la zona centroccidental de Nepal. Su nombre proviene de la acepción del sánscrito manasa, cuyo significado es ‘intelecto’ o ‘alma’,  por lo que se traduciría como ‘Montaña de los Espíritus’. La cumbre fue alcanzada por primera vez el 9 de mayo de 1956 por Toshio Imanishi y Gyalzen Norbu, miembros de una expedición japonesa.

La escalada de esta montaña es una de las más arriesgadas. En mayo de 2008 se registraron 297 ascensiones con éxito y también 53 muertes de alpinistas. La región ofrece una gran variedad de opciones de trekking y cada año sus campamentos acogen a centenares de aspirantes a la cima. La mayoría suben tutelados por compañías especializadas, agencias de viaje –que gestionan los permisos imprescindibles– y contratan guías, conocidos como sherpas, que acompañan la escalada. Todo, a un precio bastante alto: la travesía puede costar entre US$ 8.000 y US$ 20.000 más el equipo (botas, camperas de plumas, impermeables, casco, entre otros artículos especiales para el ascenso).

Estol no tiene patrocinadores y en esta oportunidad subió acompañada del sherpa Kami Rita Sherpa, quien ha logrado el récord de la mayoría de los ascensos a la cima del monte Everest.

Vanessa Estol con su sherpa Kami Rita Sherpa

 

Mujeres en la montaña

Aunque la historia del montañismo está llena de mujeres alpinistas, la uruguaya puso un pie en un terreno que en América Latina y, también, en el resto del mundo aún es considerado como masculino. “Entrené mucho con hombres. En mi caso siempre me dieron para adelante y recibí buenos consejos”, confesó.

Escalar una montaña tan alta, además de ser caro, es un riesgo certero. Las avalanchas de nieve y las grietas son frecuentes, y el mal de montaña (enfermedad que se produce cuando el organismo no logra adaptarse a la falta de oxígeno debido a la altitud) está a la orden del día. Las temperaturas también son extremas y se hacen sentir. Como si fuera poco, hay que efectuar varias subidas y bajadas rápidas entre los distintos campos de altura para aclimatarse, antes de atacar la cumbre.

Ascenso a cumbre de Manaslu, 8163 metros

Su expedición duró casi un mes y, según relató, el trayecto más complicado fue el de los primeros 1.000 metros de desnivel. “Era un terreno sencillo, pero se condensaba el calor y el resplandor del sol en el glaciar me mató”, contó Estol. “Tenía una remera y un pantalón finito, pero me estaba muriendo de calor. Y tener que repetir esa parte fue una pesadilla”, agregó. Además le tocó vivir muy de cerca un incidente terrible: el helicóptero que la trasladó hacia el campamento base se accidentó y murieron cinco personas.

Fueron tres semanas intensas, pero le valieron un récord. Estuvo caminando por horas al límite, mientras su cerebro solo fue capaz de darle una orden: seguir adelante. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...