Opinión > COLUMNA/EDUARDO ESPINA

Y el Oscar es para… Maradona

La estrella del balón tuvo una vida de película que representa un desafío para el cine

Tiempo de lectura: -'

12 de diciembre de 2020 a las 05:03

Ahora resulta que Diego Armando Maradona fue casi un mártir.  Si el desproporcionado intento hagiográfico continúa, pronto se le va a pedir al papa Francisco que lo incluya en el santoral católico. Habrá estampitas con su imagen. Tendremos San Diego, aunque estaría el riesgo de que lo confundieran con la ciudad estadounidense, de las más lindas de ese país, frontera con Tijuana, llena de narcos. Parece que en los triunfos el muerto reciente encontró sus castigos. Es una de las interpretaciones que podemos hacer del desmedido cúmulo de opiniones desfavorables a la realidad presente, y favorables al astro futbolístico, quien supuestamente habría sido víctima de todos nosotros, sus contemporáneos. En varias partes se ha repetido con idénticas palabras el mismo comentario: “A Diego lo dejaron morir”. ¿Cómo a un hombre adulto, en plena actividad, pues no era un jubilado sino el entrenador de un club de primera división, se le puede dejar morir sin su consentimiento? No hay lógica en la afirmación y es más bien un tiro al aire producto de la falta de puntería. La verdad es otra. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...