Opinión > Opinión

¿30 días de arresto? El jefe del Ejército la sacó barata

Habrá que ver si Manini se ciñe a la letra de la Constitución o se expone a ser relevado

Tiempo de lectura: -'

13 de septiembre de 2018 a las 05:04

Puestos a considerar el arresto por 30 días impuesto por el presidente Tabaré Vázquez al jefe del Ejercito, Guido Manini Ríos, por opinar públicamente sobre la reforma de la caja militar, conviene una mirada condescendiente tanto con quienes apoyan la medida como con aquellos que la critican. Debemos convenir entonces que ni el presidente Tabaré Vázquez castigó al comandante como venganza postergada por los crímenes cometidos por los militares durante la dictadura, ni la oposición apoya al comandante con el objetivo de regar las flores de los cuarteles y recoger unos cuantos votos en las próximas elecciones.

También es preciso un piadoso silencio ante los militares que promueven una manifestación para recibir a Manini como un héroe cuando regrese del exterior el 18 de setiembre –está en México en misión oficial- y ante declaraciones como las del intendente de Cerro Largo, Sergio Botana, quien dijo que irá a esperar al jefe del Ejército “con la misma actitud” con la que esperó al caudillo blanco Wilson Ferreira en 1984 tras su forzado exilio.

Pensemos que todos se manejan con incuestionable buena fe. Como sea, Manini Ríos se equivocó y hace tiempo que se viene equivocando.

Porque el reglamento del Ejército establece que “pretender influir o intervenir, con prescindencia de las Autoridades Militares correspondientes, en el estudio y sanción de Proyectos de Leyes, Reglamentos, Decretos y todo tipo de decisiones a consideración de los Poderes del Estado” es una falta a la disciplina. Y advierte que la reiteración o la reincidencia en esta actitud se sancionará de forma más severa.

En tanto, la Constitución señala que los militares tienen prohibido ejecutar cualquier otro acto público o privado de carácter político, salvo el voto.

Las últimas declaraciones de Manini claramente violan estas disposiciones. Al opinar sobre la reforma de la caja militar, el jefe castrense le enmendó la plana al ministro de Trabajo, Ernesto Murro, quien dijo que la iniciativa será beneficiosa para los militares

 “No le puedo atribuir de ninguna manera al ministro mala fe, ni puedo ni siquiera creer, y no lo creo, que mienta a sabiendas. Simplemente creo que no está bien informado. Si el señor ministro agarrara una calculadora y tomara los términos de la ley y la realidad de nuestros soldados, se va a dar cuenta de que lo que digo es así. El soldado va a tener que hacer más años para irse con la mitad” de su salario, dijo el comandante en jefe en el programa Todo Pasa de Océano FM.

Es decir, Manini le recomendó a un ministro del gobierno que se esmere en sacar bien las cuentas, y reincidió en el error puesto que durante el acto del día del Ejército del año pasado ya había usado la ironía para criticar la reforma del gobierno que busca reducir el déficit de la caja militar que le cuesta al Estado unos US$500 millones por año.

Esa vez Manini Ríos criticó las "tergiversaciones malintencionadas" de quienes dicen que los militares tienen jubilaciones privilegiadas y dijo, socarronamente, que los uniformados "tuvieron el privilegio de evacuar un 23 de diciembre a miles de vecinos de Artigas sorprendidos por la creciente más rápida de la historia”.

“Tienen el privilegio de estar los 365 días del año al servicio de la sociedad de la que provienen y no reclamar por ello compensación ni trato especial alguno. Tuvieron el privilegio de llegar primero a Dolores el día más negro de su historia y de cortar con los saqueos; tuvieron el enorme privilegio de ser saludados por los montevideanos cuando, mientras todos festejaban el año nuevo, ellos trabajaban para alejar la emergencia sanitaria de la ciudad", insistió Manini aquel día desde el estrado.

Todo esto sin contar un desafortunado tuit lanzado en agosto pasado en el que advertía que “cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie sino deberes”.

El hecho de que la cuenta de twitter del Ejército haya sido inaugurada el 27 de junio de 2017 –en el aniversario del golpe de Estado de 1973- puede perdonarse como un desafortunado olvido.

Entre los líderes políticos que criticaron la sanción de 30 días impuesta a Manini –el arresto puede extenderse por 60 días según el reglamento del Ejército- el  por dos veces presidente Julio Sanguinetti dijo que el castigo al jefe castrense es humillante y señaló que, en todo caso, “si un comandante no tiene la confianza del gobierno, se lo puede remover”,

Habrá que ver si durante los 30 días de arresto, Manini resuelve ceñirse a la letra de la Constitución y al reglamento del Ejército, o si Vázquez se ve obligado a seguir la sugerencia del líder colorado al que, en esto de lidiar con los soldados de la patria, le sobra experiencia.

Por lo pronto, Manini Ríos ya ordenó a sus subordinados que no se sumen a ninguna manifestación pública en su apoyo y que tengan como prioridad "el respeto a la Constitución y la ley”. Parece una decisión obvia pero, en estas circunstancias en las que hasta algunos políticos pierden los puntos de referencia, es un gesto que se agradece,

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.