Economía y Empresas > ENTREVISTA

“Aunque parezca increíble, tenemos más inversión uruguaya que argentina”

El ministro de Hacienda de Paraguay, Benigno López, dijo que el plan de su gobierno para la recuperación económica se basa en impuestos bajos y cambios en la residencia fiscal

El ministro de Hacienda paraguayo, Benigno López espera retomar la senda del crecimiento en 2021

Tiempo de lectura: -'

20 de septiembre de 2020 a las 05:02

Cecilia Filas
El Cronista - RIPE

Fue un “abril horrible” y un “muy mal mayo” para Paraguay. Pero a medida que el país comenzó a flexibilizar sus restricciones por la pandemia – con casi 30.000 contagios y 552 fallecidos, es uno de los países menos afectados por covid-19 de la región–, la economía volvió a registrar números positivos, y el gobierno calcula que la contracción este año será entre un 2% y un 3%, en vez del 5% inicial. En todo caso, las estimaciones son bastante menores en comparación con el promedio de caída que el Banco Mundial proyecta para la región de 7,2%.

“La economía sigue funcionando”, resume Benigno López, el ministro de Hacienda de Paraguay. Si bien el país todavía debe lidiar con un aumento de los contagios –a principios de setiembre se registró un pico en los casos diarios de 1.217–, el país ya reanudó los ‘vuelos burbuja’ con Uruguay y está trabajando con Brasil para tener un cierre fronterizo eficiente y menos agresivo para reactivarlas zonas de Ciudad del Este y Foz de Iguazú. “Este sistema de cierre total no es sostenible en el tiempo, y en la medida en que vayamos pasando las pruebas sanitarias vamos a ir teniendo este tipo de medidas con todos nuestros vecinos”, comenta López.

Como en la mayoría de los países, en marzo Paraguay lanzó en tiempo récord un plan de emergencia que representa cerca del 9% de su PIB y que, además de fortalecer el sistema sanitario y la protección social para los sectores más afectados por la crisis, previó una moratoria o exoneración de algunos impuestos; un fuerte endeudamiento (en abril, Paraguay colocó US$ 1.000 millones en bonos a 10 años, a una tasa de 4,95%); y una mayor liquidez desde el banco central, que en junio recortó la tasa a 0,75%.

Ahora, mientras el gobierno se entusiasma con la recuperación de la economía, el desafío para las autoridades volver a la responsabilidad fiscal y del gasto. “Un problema que no teníamos previsto este año –comenta López– con la pandemia, es que la rapidez de la deuda fue mayor a la pensada, como ocurre en toda la región.
No obstante, nuestros niveles de deuda son bajos: pasamos de 20 o 21 puntos del PIB alrededor de 30 puntos a fin de año,sigue siendo de las deudas más bajas de la región. Pero como somos una sociedad conservadora queremos atender esa cuestión”.

Después de estos meses de pandemia, ¿cuáles son los próximos desafíos?
Esta situación nos va a dar un déficit de entre 6 y 7 puntos; no estamos acostumbrados a que sea tan alto. El compromiso es volver a la senda de la responsabilidad fiscal en el tiempo que nos queda de mandato (2023). Para el año que viene, hemos presentado un presupuesto austero, rígido, sin ningún aumento del gasto corriente, con un déficit menor. Pensamos el año que viene cerrar en 4 puntos, y así sucesivamente hasta llegar a 1,5 puntos, que es nuestro déficit aceptado por la sociedad paraguaya, de alguna manera.

En el plano externo, ¿cuál es la estrategia de Paraguay para las inversiones extranjeras?
Lo que tenemos que hacer es que nos conozcan. A mí me sorprende siempre que nuestros vecinos nos conocen poco, y Paraguay tiene un ambiente ideal para la inversión extranjera. Tiene una economía previsible: si sacamos la pandemia y el año pasado que fue complicado a nivel climático, en los últimos 15 años Paraguay creció a un promedio de 4,5%. Pasamos de ser un país en default selectivo a un paso de ser considerado grado de inversión, y hemos mantenido la calificación en este tiempo de pandemia, prueba de que las políticas públicas en el mercado, en lo macroeconómico,son verdaderas. Nuestro régimen impositivo es sumamente atractivo: la tasa contributiva en Paraguay es baja, comparativamente hablando, y hay mucho espacio para generar retornos.

Tenemos leyes que protegen a la inversión. Tenemos una ley que da exenciones tributarias a los que quieren radicar una inversión. Tenemos también una ley que garantiza al inversor que las reglas tributarias vigentes al momento en que se realizó la inversión no se le van a cambiar. Estamos trabajando en fortalecer el sistema de residencia para permitir que el inversor pueda tenerla radicación mucho más rápido y de manera más sencilla. Tenemos una moneda estable: 70 años o más de la vigencia del guaraní sin haberse cambiado nunca,sin haberse sacado un 0 o cosa por el estilo. La inflación está controlada hace mucho tiempo en Paraguay, el año pasado cerró en un 3%, la de este año se prevé que será igual o menor. Nuestro sistema de protección a la propiedad privada no tiene muchos desafíos. La transferencia de las utilidades es libre, nosotros no restringimos el esfuerzo que hace cada uno. Está todo para que el inversor venga.

¿Están estudiando tener establecer un sistema de residencia fiscal al estilo de Uruguay?
Tenemos algunas de las normas parecidas a las uruguayas. La idea es facilitar. Queremos, por ejemplo, facilitar el tiempo de permanencia. Hoy se requieren casi dos años, pero será mucho menos. Y la inversión no va a ser tampoco multimillonaria,será una inversión razonable que implique la generación de fuentes de trabajo y que pueda alentar que el inversor se anime a venir y a invertir en Paraguay. Acá no hay historias de confiscaciones, de alteración de las reglas de las inversiones.

¿Cómo buscan posicionarse?
Nosotros creemos que Paraguay puede ser un país que complemente las inversiones, por las características que tenemos, por la posibilidad que tenemos de ser eficientes. No queremos ser agresivos con los vecinos ni tratar de competir ahí,sino dar una opción más en el menú de opciones que tiene un inversor interesado en generar renta y tener un tratamiento tributario eficiente.

Además de la soja y la energía, ¿hay alguna otra oportunidad de mercado que estén explorando con Argentina?
Acá hay tierra fértil para todos. Nosotros tenemos una asociación con Argentina a través de Yaciretá,somos productores de energía limpia y renovable también. Tenemos inversión argentina en la ganadería, la agricultura, en el sector financiero... Hay mucha a inversión argentina también en la construcción, muchas empresas argentinas grandes que hacen obras civiles a través de asociación público-privada. Pero aunque parezca increíble tenemos más inversión uruguaya que argentina, y eso es medio raro porque Uruguay no tiene frontera con nosotros, Argentina sí.

¿Cómo definiría el enfoque paraguayo respecto a la política fiscal?
Nosotros decimos que acá se paga 10-10-10: 10% el IVA, 10% a la renta y 10% a las utilidades de los no residentes. No hay más que eso. La carga tributaria en Paraguay es alrededor del 10% en total –no 40% como en otros lugares– y en el sistema tributario hemos tenido una reforma el año pasado, justamente para tener un sistema mucho más sencillo. El extranjero que no reside en Paraguay va a poder tener un retorno importante a sus utilidades y lo que va a pagar de renta va a ser entre el 5% y el 15%, de acuerdo al rubro. No hay más que eso. No existe el impuesto al patrimonio, salvo el impuesto inmobiliario, y los beneficios que se pueden dar por la ley de Incentivos Fiscales a la Inversión de Capital son enormes. Hicimos una reforma tributaria que no implicó tocar tasas sino hacer el sistema más eficiente. Justamente, siendo una economía con mucha informalidad, el objetivo es enfocar en aquel que no paga, en el informal, y darle los incentivos adecuados para que se sume al mercado formal. Creemos que ahí vamos a encontrar recursos que van a ser necesarios para adelante. La estrategia sería: gasto eficiente, tributos eficientes y formalización de la economía.

¿Cómo planean lograr que el gasto sea más eficiente?
Presentamos una ley de Servicio Civil en la que la meritocracia va a ser la norma sin exclusión: al sector público se va a entrar únicamente por concurso meritocrático, público y de oposición. Estamos revisando todas las formas de cómo prestamos los servicios; estamos trabajando en una política salarial que sea competitiva. Hemos tenido un informe que nos señala que Paraguay paga bastante bien en el lugar donde no hay capacidad, donde no hay habilidades, pero paga relativamente mal en otros. Vamos a tratar de que se pague conforme a la responsabilidad y evitar la influencia política en el funcionamiento del sector público. Creemos que es clave.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...