Zikitipiú > ZIKITIPIÚ

¡Hola Susana!, ni los buitres se salvan en tus hospitales

ASSE, o una historia de carroñeros y mafia blanca

Tiempo de lectura: -'

29 de julio de 2017 a las 05:00

"Acá hay carroñeros de varios pelos y de distintos colores, pero disfrazados de periodistas y políticos hacen mandados comerciales", afirmó esta semana la presidente de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE), la dirigente comunista Susana Muñiz, presuntamente refiriéndose a quienes han señalado irregularidades en el organismo.

En algún sentido, Muñiz tiene razón. Los carroñeros son animales que se alimentan de cadáveres que ni siquiera ellos cazaron. ¿Y cómo detectan esos cadáveres? Por el olor. Y en pocas oficinas del Estado el olor a podrido que desprende la carne en descomposición es tan intenso como en ASSE. Parece lógico que si uno suelta hienas y buitres opten por enfilar hacia ASSE.

ASSE figura en varios expedientes en los juzgados de Crimen Organizado.

ASSE tiene denuncias por presuntas irregulares en la contratación de empresas de limpieza, de vigilancia, de mantenimiento y de conserjería, entre otras.

ASSE está en la mira por presuntas irregularidades en la contratación de camas de CTI.

ASSE está siendo indagada por la contratación presuntamente irregular de servicios de oxigenoterapia, de profesionales y de técnicos.

ASSE tiene 70 Unidades Ejecutoras de las cuales solo 29 aportaron la información que se le solicitó en el marco de una auditoría externa. Parece lógica la omisión ya que de las 29 que sí lo hicieron, en 27 se detectaron irregularidades.

ASSE fue denunciada porque en obras que se realizaron en sus dependencias, los trabajadores no estaban inscriptos en el BPS.

ASSE fue denunciada por contrataciones presuntamente irregulares en las colonias psiquiátricas, los hospitales de Ojos, Las Piedras, de Canelones, Piñeyro del Campo y Filtro, en los centros de salud de la Costa y del Cerro, y en el Hemocentro de Maldonado.

ASSE fue denunciada porque se constató que pacientes psiquiátricos bajo su supervisión habían gestionado préstamos, algo que no debió ocurrir ya que están incapacitados para ello.

ASSE fue denunciada porque las Comisiones de Apoyo de las Unidades Ejecutoras incumplen con derechos laborales.

ASSE recibió en 2014 demandas laborales por US$ 23 millones y reclamos ante el Ministerio de Trabajo por US$ 18 millones.

ASSE admitió que el Centro Departamental de Cerro Largo aumentara su gasto en publicidad en 8.600% entre el año 2008 y 2016.

ASSE pareció arrepentirse y ante tamaño despropósito separó del cargo al entonces director del hospital, Leandro Santos.

ASSE no da puntada sin hilo, y por eso mientras lo investigaba administrativamente, le dio a Santos un cargo que significaba un ascenso.

ASSE contrató en el Hospital de Bella Unión los servicios de ambulancias de la empresa SIEMM, cuyos propietarios eran el director del hospital Pereira Rossell, Federico Eguren, el del Hospital Pediátrico del mismo centro, Rodrigo Barcelona, y el del Hospital de Salto, Marcos García. Eguren y García conocían bien la situación del hospital de Bella Unión ya que habían sido sus directores en 2011 y 2013. Eguren y García pertenecen a la lista 711 que lidera el vicepresidente Raúl Sendic.

ASSE comenzó pagando US$ 28.500 en 2013, pero un año después el monto eran de US$ 560.000 (casi 20 veces más).

ASSE organizó una especie de inauguración del servicio de ambulancias tercerizadas y la encargada de cortar la cinta fue Susana Muñiz.

ASSE es un peligro, incluso para los carroñeros. Atraídos por el olor a muerto que despide la salud pública, si se internan desprevenidos en el feudo de Susana Muñiz, corren el riesgo de ser entubados, subidos a una ambulancia tercerizada y metidos en un CTI tercerizado, porque la facturación, como lo muestran los números mencionados, no puede detenerse. Yo que ellos me iría detrás de otros hedores; después de todo, si se trata de cadáveres, sobran en el Estado.

Comentarios