Economía y Empresas > Entrevista / Sergio Mujica

“Las normas internacionales son un motor de innovación”

El secretario general de ISO, de visita en Montevideo, explicó que la organización está poniendo el foco en la economía circular y las ciudades envejecidas 

Tiempo de lectura: -'

11 de septiembre de 2019 a las 05:04

La Organización Internacional de Normalización (ISO, por su sigla en inglés) es el mayor creador y desarrollador de estándares de calidad en todo el mundo. Cuenta con 164 países miembros y 800 comités y subcomités que han elaborado un portafolio de un total 22.000 normas internacionales.  Con sede en Ginebra, Suiza, genera 1.200 normas internacionales al año, sobre todo de gestión de procesos, gestión de calidad ambiental y gestión de calidad energética, todas de impacto en las empresas. 

Una de las más conocidas es la ISO 9000, que permite aumentar entre 0,4 y 15% el rendimiento de la gestión, dependiendo de la empresa. Además, es un certificado avalado en todo el mundo, lo que permite entrar en nuevos mercados.

Sergio Mujica, secretario general de ISO, estuvo la semana pasada en Montevideo en ocasión del 80 aniversario del Instituto Uruguayo de Normas Técnicas (UNIT), que representa a ISO, y de la ceremonia donde se lanzó ceremonia donde está previsto el lanzamiento de la ISO 19.011, que es una norma internacional importante sobre procesos de auditoría en los sistemas de gestión.

De nacionalidad chilena, es abogado, trabajó 15 años para el gobierno de Chile en el Ministerio de Agricultura, el de Asuntos Económicos y en la Dirección General de Aduanas. Posteriormente, se desempeñó en la Organización Mundial Aduanera como secretario general adjunto, en Bruselas, durante siete años. En 2017 ingresó a la ISO con su cargo actual.

¿Qué distingue a la nueva norma 19.011?
Pretende nivelar los distintos sistemas de auditoría -como por ejemplo, los de gestión de calidad, de gestión ambiental y de eficiencia energética- y hacerlos compatibles entre sí. Lo más importante es que se trata de una norma transversal de todas las normas de los sistemas de gestión que tenemos en ISO. Su verdadero valor es la transversalidad y la integralidad, que no la tienen las anteriores.  

Cuando asumió, se propuso trabajar en áreas emergentes, como blockchain, internet de las cosas y ciudades inteligentes. ¿Lo logró?
Sí, en todos los temas que mencionó estamos trabajando, pero es un proceso, lleva tiempo y la participación de muchos actores. Por ejemplo, en el tema de ciudades inteligentes estamos trabajando junto con la Comisión Electrotécnica Internacional (IEC) y la Unión Internacional de Telecomunicaciones (ITU), que es un organismo de las Naciones Unidas. También tenemos un comité técnico especializado en inteligencia artificial que trabaja en conjunto con otros organismos internacionales en esa materia. 

¿Dónde están poniendo más énfasis en este momento?
En la economía circular, para que las empresas hagan una gestión que evite la creación de desechos o la contaminación ambiental. Y en el tema, bastante emergente, de las ciudades envejecidas. Esos son nuestros dos principales 
focos. 
De acuerdo a las Naciones Unidas, va a haber más de 2.000 millones de personas de más de 65 años de edad en el año 2050. Eso es casi un tercio de la población mundial. La pregunta desde ISO es: ¿cómo nos preparamos para esa fecha? 

¿Y qué puede hacer ISO?
Podemos generar normas de seguridad asociadas a las personas mayores. Por ejemplo, sobre la altura que deberían tener algunos muebles u objetos, la firmeza de las cosas al apoyarnos, definir mejor los accesos a los buses. También tenemos una gran cantidad de comités que trabajan sobre artículos médicos para asegurarse que las especificaciones técnicas sean acordes a cada edad. Quisiera destacar que UNIT ha hecho un trabajo interesante en las plazas de Montevideo para garantizar la accesibilidad de las personas discapacitadas; lo mismo podría hacerse para la gente mayor.

¿Y en economía circular?
Se deben generar mejores procesos dentro de las empresas que permitan garantizar que no están contaminando. Por ejemplo, si determinadas materias primas no son reciclables, que se dejen de usar.  Dentro de una gestión amigable, lo primero es dejar los productos que contaminan y buscar alternativas. Lo segundo es que se identifiquen los materiales reusables, los cuales son preferibles, incluso, a los reciclajes. Y en tercer lugar, hay que entrar en el sistema de reciclaje. Esos tres pasos constituyen una forma práctica y concreta sobre cómo una empresa puede mejorar sus procesos sin perjudicar el entorno. 

Hay quienes ven que las normas internacionales tienen  impacto positivo en la innovación, mientras otros las ven como un obstáculo, ¿qué opina?
Está demostrado que las son un disparador de innovación. Son una invitación a las inversiones, a la investigación y a la generación de tecnologías acordes a las necesidades de los países.  

¿Qué recomendaciones daría para Uruguay?
Que trabajen en una estrategia nacional de normalización, no solo en una estrategia nacional de calidad. Las normas son fundamentales porque tienen que ver con la estrategia de desarrollo económico del país. 

Si para Uruguay lo más importante es, por ejemplo, exportar carne y soja, tiene que asegurarse de lograr una voz fuerte e influyente en los comités técnicos asociados a esos temas alimenticios. Y no solo tener participación, sino contribuir en la creación de esas normas. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...