Reflexiones liberales > Actualidad

¿Libertad de pensamiento?

La Revolucion Bolivariana y sus curiosos criterios para la venta de divisa

Tiempo de lectura: -'

16 de agosto de 2012 a las 00:00

Hoce pocas haras, Marcos Galperín, fundador y CEO de la existosa empresa Mercado Libre, colgó en su página de Facebook el documento que se reproduce a continuación.

Es una negativa a una solicitud de venta de divisas que en Venezuela está totalmente regulada, al igual que en Argentina. Que ambos gobiernos, cada vez más parecidos, apliquen esa política es algo que afecta a la libertad y a la marcha de sus economías. Pero en ultima instancia si quieren regular todo el comercio exterior y la venta de divisas es problema de ellos (aunque incompatible con el Tratado de Mercosur que se jactan de integrar).

Lo notable de este caso son los argumentos por los que se deniega la venta de divisas. Todos los argumentos empleados por CADIVI (comisión Administradora de Divisas) son de corte político. Hay razones de "diferencias de pensamiento". Hay motivos de que personas de su familia "presenta expediente contra la revolución".

Ya no estamos ante un problema económico (falta de divisas por mal manejo económico) sino ante un gravísimo problema político. A un ciudadano se le niega acceso a divisas porque "piensa distinto" que el poder de turno. Es algo propio de regímenes dictatoriales. Y si esto no va contra la "cláusla democrática" del Mercosur será dificil encontrar algo que si vaya.

Esta acción demuestra que en Venezuela hay solo un barniz democrático y un barniz que se está diluyendo rápidamente. Si los demás países del Mercosur, que echaron a Paraguay sin posibilidad de defensa en juicio, no hacen nada frente a este tipo de atropellos chavistas, estarán demostrando que la "cláusula democrática" no les interesa para nada y que no son más que un club de amigos con ideología común. Y una ideología muy poco democrática.

Por la dudas aclaro que la resolución está firmada por Manuel Barroso, presidente de Cadivi, y conocido en Venezuela como un "mini Chávez". Es decir, alguien que es su esfera de influencia intenta emular al gobernante bolivariano y maneja con arbitrariedad una entidad de tanta importancia. En esto, tiene un perfil parecido al de Guillermo Moreno, el "soldado K" que implementa todos los controles de comercio exterior e interior de la Agrentina.

Ambos personajes representan la actitud autoritaria de sus respectivos gobiernos pero, a decir verdad, Moreno no ha llegado tan lejos como Barroso. En todo caso, estas prácticas demuestran que en el Mercosur varios gobiernos carecen más mínimo respeto del estado de derecho y de las libertades indivuales. ¿es allí donde Uruguay desea pertenecer?

Comentarios