Cargando...
El presidente del Banco Central, Diego Labat, disertó con los industriales sobre la desdolarización.

Economía y Empresas > Desdolarización de la economía

"No podemos pensar en que haya 500 empresas que tengan su cuenta en el BCU", le dijo Labat a industriales que se quejaron por "altos costos"

El presidente del Banco Central dijo que “tiene que haber intermediarios”, y que se trabaja para promover "mucho más" competencia 

Tiempo de lectura: -'

27 de mayo de 2021 a las 13:06

El Banco Central del Uruguay (BCU), tiene entre sus objetivos avanzar en la desdolarización de la economía uruguaya. En ese marco, sus autoridades vienen manteniendo reuniones con distintos agentes. Este jueves fue el turno de la Cámara de Industrias del Uruguay (CIU), con quien hubo una primera instancia de diálogo.

Durante el encuentro, el presidente del CIU, Alfredo Antía, afirmó que en el marco de las necesidades de financiamiento que tienen las empresas del sector, el acceso a crédito en moneda local o en unidades indexadas (UI) “no ha sido una ventaja en el último tiempo”, y eso “no ha contribuido al cambio del portafolio financiero”.

Antía remarcó la importancia de generar mercados de calidad como alternativa a la moneda extranjera, y como forma de exponer “lo menos posible” a las empresas a los shocks externos. También apuntó a la inflación como uno de los principales “escollos” que ha generado distorsiones en la economía; y a la “descoordinación” que desde su punto de vista existió en el último tiempo en la política económica, tanto en lo fiscal como en lo salarial.

El ejecutivo consideró que un aspecto que podría contribuir a la desdolarización es incentivar la apertura de cuentas bancarias en UI y facilitar a las empresas el acceso al mercado de letras de Tesorería y Regulación Monetaria, “sin intermediación” para que sea “más ágil”.

La reunión abierta se realizó este jueves.

A su turno, el asesor económico de la CIU, Sebastián Pérez, dijo que pequeñas y medianas empresas “muchas veces” colocan sus remanentes en dólares, cuando “en realidad no tiene mucho sentido”. 

También apuntó que a nivel de la banca, los costos de intermediación “a veces son llamativamente altos”, y “en tasas de interés tan bajas” como las actuales “no tiene sentido estar pagándolos”.

“Como no hay instrumentos en dólares prácticamente de corto plazo, y sí los hay en pesos, tendría sentido que haya más accesibilidad por parte de las empresas tratando de bajar costos de intermediación que no son baratos”, insistió Pérez.

En relación a la apertura de cuentas en UI, dijo que eso podría contribuir a un manejo de la tesorería “un poco más eficiente” por parte de las empresas. El economista planteó a las autoridades del BCU, que “quizás habría que ser un poco jugados”, y trabajar en incentivos temporales, como se hizo con la ley de Inclusión Financiera para que los distintos agentes optaran por determinadas conductas.

Sobre estos planteos, el presidente del Banco Central (BCU), Diego Labat, dijo que en el último tiempo se han dado algunos incentivos. “Hicimos una reducción permanente de encajes que no hace otra cosa que reducir el costo de intermediación en pesos”, afirmó.

Además, señaló que "no se puede pensar en que haya 500 empresas que tengan su cuenta" en el BCU. “Ahí nos transformaríamos en banco. Creo que esos experimentos a la larga no tienen sentido. Dicho esto, sí creo que hay que promover mucho más competencia. En la medida que el sistema de transferencias instantáneas funcione tendría que ayudar”, dijo a modo de ejemplo.

El rol de los industriales en la desdolarización de la economía fue tema central de reunión con BCU.

Labat también remarcó que se está apostando al desarrollo de una mayor cantidad de fondos de inversión para que la liquidez de las empresas “pueda moverse”.

“Tiene que haber intermediarios. Habrá bancos, habrá corredores de bolsa, habrá otras empresas que ofrezcan productos para las empresas y que compitan para que vayan bajando esos costos. No sería sano que nos transformáramos nosotros en un gran oferente. Podríamos pensar en hacer eso, pero también en poner un supermercado para todos. Tenemos que ser cuidadosos. Sí es una preocupación y vamos a seguir tratando de dar los incentivos que sean necesarios”, dijo Labat.

Hacia una moneda de calidad

¿Por qué es necesaria una moneda de calidad? El gerente de Asesoría Económica del BCU, Gerardo Licandro, dijo en su presentación que la inflación alta y la dolarización afectan el crecimiento de largo plazo, hace más amplio el ciclo de producto, y perjudica la política monetaria y la estabilidad financiera.

En ese sentido, remarcó que fuera de la política monetaria, los grandes temas pendientes se encuentran en la dolarización de precios y del ahorro.

“Buscamos encontrar un camino conjunto en el que acompasando la caída de la inflación, encontremos conjuntamente beneficios de avanzar en la desdolarización y reconstrucción de los mercados en pesos”, apuntó.

El efecto de la historia en el divorcio de expectativas

En otro tramo de la reunión virtual, Licandro resaltó los primeros resultados de los cambios en política monetaria. En ese sentido, dijo que la inflación ha convergido al rango meta fijado dos años atrás, con una mejora de expectativas a  nivel de empresarios (se ajustó 1,5% a la baja en el último año), y de formadores de opinión (en el largo plazo se acercan al centro del rango objetivo).

Consultado sobre los motivos que llevan a que persista un desalineamiento de dos puntos entre las expectativas de analistas y empresarios, Licandro dijo que es un tema que “se ha investigado mucho” y lo atribuyó a los resultados de años anteriores.

“Históricamente los empresarios le han pegado mejor a la inflación que los formadores de opinión. Creo que gran parte de lo que está pasando ahí es un efecto de la historia. Históricamente el BCU no ha logrado bajar la inflación hacia el rango objetivo en la forma que lo ha planteado. Entonces, hay una conducta cauta tratando de ver si esta vez es diferente”, planteó. 

El funcionario insistió en que la inflación “está cayendo” y que lo que se está haciendo es “consistente” con el programa financiero del gobierno. “Las razones de la desconfianza deberían estar relativamente subsanadas. Esperamos que el dato de caída de la inflación efectiva ayude y nos muestre a partir del mes que viene una mayor convergencia de las expectativas de los empresarios. Cuanto más convergencia haya menos necesidad va a haber desde el BCU de hacer una corrección del lado de las tasas de interés”, afirmó Licandro.

Comentarios

Espacio habilitado solo para suscriptores. Suscribite y viví la experiencia más completa de información.

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...