Latinoamérica 21 > LATINOAMÉRICA 21

¿Por qué Evo Morales no quiere debatir?

En Bolivia hace más de trece años no existen espacios de debate plural

Tiempo de lectura: -'

26 de septiembre de 2019 a las 05:04

Por Jorge Dulon Fernández*

Hace casi ochenta días, el candidato a la presidencia de Bolivia por la Alianza Comunidad Ciudadana (CC), Carlos Mesa, invitó a debatir al candidato ilegal del MAS, Evo Morales. La respuesta no se dejó esperar, el propio candidato-presidente y sus voceros dijeron públicamente que Evo estaba acostumbrado a debatir única y directamente con el pueblo. Dicha respuesta, además de considerarse una salida política, dejó mucho que pensar. ¿Qué significa exactamente debatir con el pueblo?, ¿Por qué es importante que los candidatos debatan? ¿Qué aspectos positivos se pueden obtener en un debate? ¿A mayor democracia mayor debate? Analicemos.

Debatir con el pueblo no significa prácticamente nada. Es imposible pensar que un solo candidato pueda debatir con el conjunto de personas que vive en Bolivia. El problema, al parecer es que el Presidente Morales está acostumbrado a escucharse a sí mismo y para él debatir con el pueblo es realizar un monólogo en una plaza pública y ser aplaudido y vitoreado con vehemencia. Evo habla sólo con sus militantes, elude hacerlo con la enorme ciudadanía que se le opone. Es el mal del poder casi absoluto, sentir que él lo sabe todo y creer que las mayorías le dan siempre la razón.

Lo que debe entender el presidente es que en pleno siglo XXI, el debate se ha convertido en una herramienta fundamental de la comunicación política y de la democracia. Gracias a ésta herramienta los ciudadanos pueden conocer de una manera diferente y digerible las distintas opiniones y propuestas sobre temas estructurales para el país y que en el caso de las elecciones presidenciales en Bolivia, se enmarcan en los programas de Gobierno. La virtud de un debate tiene que ver justamente con eso, darle opciones a la ciudadanía, mostrar capacidades, líneas de pensamiento, proyectos, programas, y dejar que los que contrasten y tengan la posibilidad de elegir en virtud a esas opciones sean los propios votantes. El debate, en ese sentido, se convierte incluso en un instrumento pedagógico en dónde el ciudadano puede aprender sobre distintas temáticas que se abordan a través de él.

Lamentablemente en Bolivia, al parecer no existe la costumbre a debatir, menos a dialogar y por lo tanto, el nivel de debate es mínimo. Se puede advertir esto en esta época electoral con algunos candidatos a diputados y senadores que no se preparan o están nerviosos y no ofrecen éstos insumos valiosos de información que son fundamentales para la ciudadanía. Lo mismo sucede con algunos periodistas que pareciera que no preparan las preguntas y la forma del debate e improvisan todo el tiempo, lo cual provoca nuevamente que los temas se repitan y que, no se le dé información valiosa al futuro votante. La cualidad del debate ha ido decayendo poco a poco. Quizás esto se deba a que hace más de trece años no existen espacios de debate plural. Desde que al presidente Evo se le ocurrió no debatir con nadie, la gran mayoría de los bolivianos se han relajado y han caído en la misma lógica de no exigir debates. Esto entonces se convierte en un círculo vicioso. Si los candidatos rehuyen al debate, la ciudadanía no tiene espacios amigables para recibir información y por lo tanto acude a las urnas para votar sin conocer la esencia de las propuestas. Por lo tanto, sin saberlo, corre el riesgo de votar por un candidato irresponsable, corrupto y prorroguista. Es decir la votación se convierte en una ruleta rusa en dónde el ciudadano vota según su “suerte”.

Por el contrario, si los debates fueran una realidad en Bolivia, como en casi todos los países democráticos del mundo en dónde se fomenta el debate plural, argumentado y multipartidario, los ciudadanos podrían efectuar un adecuado control ciudadano al cumplimiento de los programas de gobierno cuando el candidato ganador asuma su cargo en una lógica de corresponsabilidad entre el Estado y la Sociedad. Además el debate podría conducir a que se puedan generar acuerdos mínimos entre distintas opciones. Es decir, si en el debate se identifican coincidencias entre candidatos, a la hora del ejercicio del poder, la ciudadanía podría exigir que esas coincidencias se plasmen en una realidad.

En fin, como podemos advertir, los debates son muy importantes para forjar una opinión ciudadana responsable, para generar participación ciudadana, para desarrollar co-responsabilidad entre el Estado y la sociedad y para educar a los ciudadanos. Sin embargo si en Bolivia no se fomenta el debate al más alto nivel, se sufrirán las consecuencias negativas del caso, es decir, se reducirá la posibilidad de participación, el nivel de conocimiento y opinión será mínimo en cuanto a las propuestas, proyectos, programas y por lo tanto de manera casi inconsciente se seguirá fomentando el autoritarismo y la ignorancia en la sociedad.

Quizás esa sea la explicación de fondo por la cual Evo Moralesrehúsahasta el día de hoy el debate, evitar que los bolivianos lo cuestionen, lo controlen y lo evalúen.

*Jorge Dulon Fernández es Administrador Público y Cientista Político (Universidad de Chile). Magister en Gestión y Políticas Públicas (MpD UCB – Harvard).

Latinoamerca21, un proyecto plural que difunde diferentes visiones sobre América Latina.

https://www.facebook.com/Latinoamerica21

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...