Economía y Empresas > consumo

¿Por qué los uruguayos tendrán que pagar más cara la carne?

La fuerte demanda de China y la apreciación del dólar empujan al alza el precio de la carne vacuna y ovina en el mercado interno

Tiempo de lectura: -'

25 de mayo de 2019 a las 05:04

Un día comemos carne y al siguiente probablemente también. Ahora, mantener esa dieta será cada vez más caro ya que el mercado global, en particular por la demanda china, está impulsando al alza los valores de las carnes bovinas, porcinas y ovinas.

 Más allá del hábito, el alto  consumo de carne en Uruguay responde a una faceta cultural del país y año a año Uruguay se disputa con Argentina el título de país que consume más carne vacuna por persona en el mundo. Los últimos datos oficiales del Instituto Nacional de Carnes (INAC) señalaron que en 2017 los uruguayos comieron 59,2 kilos de carne bovina por persona, por encima de los 58 kilos que registraron los argentinos.

Las estimaciones realizadas por INAC para 2018, en tanto, indicaron que el consumo de carne bovina por parte de la población uruguaya disminuyó, pero en forma leve. Eso se explica principalmente por una caída relevante en el volumen expedido de origen nacional, estimado en 11% menor en relación a 2017.

En tanto, se registró un aumento muy notorio en las importaciones de carnes de vacuno, que totalizaron alrededor 16 mil toneladas, triplicando el ingreso que hubo durante 2017.

En ese marco, este jueves el mercado de la carne vacuna registró la quinta suba de precio al hilo, en lo que representó para los carniceros consultados un aumento de al menos 20% para los cortes con y sin hueso en los últimos dos meses.

Según un relevamiento realizado por El Observador, con los ajustes de los precios en las carnicerías –aunque puede depender de la zona y el local comercial–, el precio de kilo de asado quedó entre los $ 240 y $ 270. Otros cortes como la picada especial se ubican entre $ 260 y $ 290; la aguja de primera entre $ 210 y $ 220; el peceto fresco entre $ 290 y $ 320 y la colita de cuadril oscilará entre los $ 320 y $ 350.

El CEO de Mafrig en Uruguay, Marcelo Secco, enumeró tres variables fundamentales para seguir la evolución del precio de la carne: el precio del ganado, el tipo de cambio y la demanda China.

“El precio del novillo evidentemente ahora está influenciado por la demanda China, mientras que en el caso del dólar hay que considerar que la materia prima se compra en esa moneda, mientras se vende en pesos. Entonces, si sube el dólar va a subir el precio en pesos. Está la opción de vender en dólares al exterior, pero si la dejo en plaza tengo que multiplicar por el tipo de cambio. El efecto de la mini devaluación que ha habido se siente”, comentó Secco, en relación a la suba de la carne en Uruguay en los últimos meses.

Por su parte, el presidente de la Asociación Nacional de Carniceros, Germán Moller, dijo que se está dando un combo bastante inusual en el último tiempo, que conjuga el sustantivo aumento de la demanda de carne por parte de China, explicada principalmente por la fiebre porcina africana. Esa epidemia sin precedentes afecta a la producción y consumo de la principal proteína en ese país, con proyecciones que indican que habría una baja en la producción de 13 millones de toneladas para este año y 5 millones de toneladas durante 2020.

Dicha enfermedad ha generado una reducción notable en la oferta doméstica de carne porcina, la más consumida por la población del gigante asiático (se informó que dada la decisión de sacrificio masivo, en ciertas zonas el rodeo puede caer de 360 millones a menos de 200 millones de cabezas porcinas), ambientando la decisión de una mayor apuesta a otras carnes, entre ellas la vacuna, de la cual China es un fuerte importador y Uruguay uno de sus principales proveedores.

En los cuatros primeros meses de 2019, Uruguay pactó la venta de 93.452 toneladas de carne bovina a China por US$ 289 millones y de 2.277 toneladas de carne ovina por US$ 8,4 millones.

En el primer cuatrimestre y en comparación con el mismo período de 2018, la potencia asiática elevó su participación en el total de divisas generadas por las colocaciones uruguayas de carnes de bovinos de 46% a 59%, y en el caso de las ovinas avanzó todavía más, de 26% a 45%. En ambos casos, Uruguay está colocando su carne a mejores precios, lo que reafirma la decisión de priorizar la exportación, afectando los valores del mercado interno. 

En lo que va del año, el precio del ovino aumentó 5%, y está 8% por encima de los valores de igual período de 2018.

La semana pasada, en la última edición de la SIAL Shanghai –una de las principales ferias de para ofertar y demandar carnes en Asia– hubo una fuerte avidez por la carne vacuna, que dispararon los precios con negocios concretados entre 10% y 15% por encima, según coincidieron exportadores y traders. 

“Esta coyuntura implica una oportunidad para los criadores de cerdos uruguayos”
Jorge López
Director Abasto Santa Clara

 Esta coyuntura impulsa al alza el precio del novillo en Uruguay, que llegó a US$ 3,70 por kilo de carcasa para los mejor terminados y con fletes cortos, mientras que la vaca gorda llegó a US$ 3,50. Según el último comentario de la Asociación de Consignatarios de Ganado, la faena también creció y estuvo por encima de las 50 mil reses en la semana.

“Es difícil que vaya a bajar” 

A la variable China, dada la fuerte impronta exportadora que caracteriza a la carne uruguaya, la suba del dólar en lo que va de este año determina que la tendencia al alza de las carnes –sobre todo con hueso– en el mercado interno se mantenga y acentúe.

Aunque Moller no se animó a aventurar que el precio seguirá subiendo, sí mencionó a El Observador que “es difícil que vaya a bajar”. 

El tipo de cambio subió 4,5% el último mes y 9% en lo que va de este año. En tanto, si se toma en cuenta el último año móvil, el peso uruguayo se depreció un 13,4% frente al dólar.

En este sentido, el presidente de la Unión de Vendedores de Carne, Hebert Falero, explicó que lo que ocurre es que el ganado se compra en dólares y cuando es para el mercado interno se vende en pesos, “lo que hace sea como un producto importado”.

,

Por su parte, el director del  Abasto Santa Clara, Jorge López, aseguró que hay una caída creciente en el consumo de carne, además de que lo que se vende al público uruguayo cada vez es mayor la proporción que proviene desde el exterior.

En la misma línea, aseguró que las últimas subas del dólar, junto al precio de ganado y la demanda China han “hecho un combo nocivo para las ventas del mercado interno”.

“Ante la preocupación con un consumo que ha bajado mucho, vemos con buenos ojos la iniciativa de poder traer ganado en pie y sería muy bueno lograr que baje la carne con hueso, dado que el carnicero uruguayo está muy habituado a trabajar con los cortes con hueso, sobretodo la media res”, comentó López en el programa Tiempo de Cambio de radio Rural.

De todas formas, dijo que mayo es un mes en que el consumo de la carne vacuna se resiente, a raíz que con los comienzos del frío la gente afronta otros gastos.  

“Todavía con la fiebre porcina africana en China la carne porcina que venía siendo una linda alternativa ha subido incluso más que la vacuna. A pesar de seguir siendo más barata capaz que subió más de un 20% en los últimos meses”, comentó López. 

La carne de cerdo –cuyo consumo Uruguay proviene casi en su totalidad de Brasil– aumentó en el último año un 33%, pasando de $ 80 por kilo en junio de 2018, a $ 107 en mayo de este año (valor  que no incluye los márgenes de los intermediarios). 

“Hay reducción fuerte de stock producto de la faena y la exportación en pie”
Marcelo Secco 
CEO Marfrig Uruguay 

Para López, el cambio más grande que puede reflejarse va  a tener que ver especialmente con el corte más típico de Uruguay, el asado, dado que hoy “China los cortes con hueso tipo falda y asado lo está pagando a una plata que es irracional”. 

“Es muy probable entonces  cada vez ver más en las carnicerías cortes sin hueso (colita, cerdo y pulpón)” que el popular asado de tira, sostuvo. 

Exportación en pie y faena  

Durante el año 2018 en Uruguay se faenaron 2,4 millones de vacunos y, según Secco, en caso de faenarse un millón más, “se vendería todo” hacia el exterior.

Además, de acuerdo a información del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, Uruguay cerró el año pasado con un récord histórico de exportación de ganado en pie (superaron los 400.000 animales vivos), lo que mermó el stock, junto con la sequía que hubo y que incidió en una baja en la tasa de preñez que se hará sentir más adelante. 

Según datos del Sistema Nacional de Información Ganadera (SNIG), el país cuenta hoy con el stock de novillos más bajo desde 1974, lo que ha provocado a su vez un sustantivo aumento en la faena de vacas, es decir de la denominada fábrica de vacunos. 

Ante esta situación y para disponer de materia prima suficiente y a mejores precios, los frigoríficos uruguayos iniciaron gestiones hace algunas semanas para importar ganado en pie desde Brasil.    

El presidente del Instituto Nacional de Carnes, Federico Stanham, dijo a El Observador que “hay un poco de exageración y psicosis con el tema de la fiebre porcina, que tendrá impacto en los precios de exportación de carne vacuna y de cerdo y traerá como consecuencia una afectación a la alza en el precio de la carne de cerdo importada, que viene subiendo desde octubre”.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...