Mundo > VACUNA ANTI COVID

¿Qué problemas enfrentará la vacuna de Pfitzer después de superar los ensayos clínicos?

Tras ser testeada en más de 43 mil personas, la vacuna desarrollada por Pfizer y BioNTech enfrenta dos problemas en el corto plazo

Tiempo de lectura: -'

11 de noviembre de 2020 a las 17:14

Cuando los casos de coronavirus confirmados en todo el mundo ya superan las 51 millones de personas, hay al menos once vacunas experimentales que se encuentran en fases avanzadas para combatir el virus. Nueve de ellas son candidatas a distribuirse cuanto antes y dentro de ese grupo selecto dos ya están casi aprobadas.

Luego de que la Universidad de Oxford en conjunto con AstraZeneca desarrollara la primera dosis con éxito en ensayos, ahora las farmacéuticas BioNTech y Pfizer fueron las segundas socias que desarrollaron una vacuna que, tras ser testeada en más de 43 mil personas, afirman, tiene un 90% de eficacia. Aunque la dosis enfrenta dos problemas: uno, la disponibilidad y dos, la aceptación social.

Si bien en palabras cortas la cantidad que prometió fabricar la estadounidense Pfizer para 2021 —1.300 millones de dosis que inmunizarían a 650 millones de personas— podría ser suficiente en términos amplios, pero si la enfermedad continúa propagándose a un ritmo masivo, podría ser un inconveniente. ¿Por qué? Esos 650 millones son el 10% de la población mundial y la totalidad prometida de dosis llegaría para 2022. De momento, se estima que hasta fin de año la compañía desarrollará dosis para 20 millones de personas y recién a fin del año siguiente la distribución podría ser más masiva.

La solución podría estar en que otras desarrolladoras continúen procesando con éxito sus fármacos. Sin embargo, buena parte de la población afirma que se negará a recibir vacunación y es allí donde surgiría la otra dificultad. Por ejemplo, en una encuesta realizada por La Vanguardia de la que participaron más de 134.000 personas, el 62.63% votó que sí la aceptaría mientras que el 37.37% dijo negarse.

La manera de aclarar esas dudas será brindar datos estadísticos que demuestren la eficacia y dejen con tranquilidad a los ciudadanos para que la desinformación no sea un problema. En Argentina, cierta parte de la población creyó en los pasados días que la Sputnik V, una de las vacunas que importará el gobierno de Alberto Fernández, sería obligatoria. Sin embargo, a los pocos días la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, debió aclarar que la aplicación de ninguna vacuna contra el covid-19 lo sería.

Pese a las negativas de algunos ciudadanos para vacunarse, las empresas BioNTech y Pfizer ya confirmaron acuerdos con varios países para suministrar dosis. A Estados Unidos le suministrarán 100 millones y con la Unión Europea (UE), aunque el contrato no está confirmado, avanzaron para que la distribución supere los 200 millones y, de ser necesario, se agreguen 100 adicionales.

El gobierno uruguayo también confirmó que importará vacunas contra el coronavirus, aunque con una pequeña salvedad: las 1,5 millones de dosis que prevén dependerán del mecanismo Covax de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), que permite elegir entre varias vacunas que aprueben los organismos oficiales contra el coronavirus.

 

 

 

 

 

 

 

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...