Nacional > LA FERRARI DE MALVÍN NORTE

Estafadores turcos lavaron al menos US$ 8 millones en Uruguay usando el sistema financiero

Dos personas implicadas en la maniobra están dispuestas a negociar con el fiscal, lo que implicaría aceptar que cometieron el delito del que se los acusa

Tiempo de lectura: -'

29 de agosto de 2018 a las 19:22

Mientras el fiscal del Crimen Organizado, Luis Pacheco, investiga el ingreso al país de grandes sumas de dinero en efectivo proveniente de la corrupción kirchnerista, la fiscalía de delitos económicos, a cargo de Enrique Rodríguez, se encamina a llevar ante la Justicia a dos de los integrantes de una banda de estafadores turcos que tras reunir US$ 500 millones, decidieron fugar hacia Uruguay para blanquear el botín de la maniobra.

Fuentes judiciales dijeron a El Observador que ambos están negociando un juicio abreviado con el fiscal, lo que implicaría admitir su responsabilidad en el lavado de al menos US$ 8 millones en Uruguay a cambio de una pena menor. Para que lo negociado se haga efectivo, los dos indagados deberán aceptarlo ante un juez. 

En esta oportunidad, los imputados no necesitaron transportar bolsos de dinero en efectivo para luego blanquearlos, sino que se valieron de distintos bancos para hacer compras millonarias, vía transferencia internacional. Hasta ahora la fiscalía pudo probar la compra de seis camiones, un yate, una mansión en la Marina de Santa Lucía, un predio en la Laguna del Sauce, en Maldonado, y un Ferrari 458 Spider blanco.   

Quienes podrían ser condenados en los próximos días son un ciudadano turco y un uruguayo, ambos integrantes de la banda de Mehmet Aydin, el turco 26 años, que entre noviembre y diciembre de 2017 se paseó en su Ferrari por distintos puntos de Montevideo, y que llamó la atención en las redes sociales al ser captado estacionado en Malvín Norte. Aydin es el creador de una aplicación llamada Ciftlik Bank, un juego de granja en el que los participantes juegan con dinero real comercializando ganado virtual, con la falsa promesa de obtener una gran rentabilidad.

En la trampa de Aydin cayeron unas 80.000 personas, quienes entregaron US$ 500 millones a través de la aplicación. Antes de ser descubiertos,  él y algunos de sus socios viajaron a Uruguay para escapar de la Justicia turca y lavar así el dinero que había logrado recaudar.

Al verse requeridos por la Justicia de su país a nivel Internacional, y saberse investigados por la Secretaría Antilavado de Uruguay luego de que se hiciera viral la imagen del Ferrari en Malvin Norte, Aydin y algunos de sus socios abandonaron el país.

Su principal nexo con Uruguay es uno de los dos investigados dispuestos a admitir su participación en la maniobra a cambio de una pena más leve. Se trata de un ciudadano turco de nombre Osman, quien figuraba como propietario de una empresa que vendía materiales para la construcción, y que según pudo probar la fiscalía  era utilizada para lavar dinero. Este hombre está en Uruguay desde 2007, cuando llegó para trabajar como soldador en la planta de UPM.

Lea tambiénLa trama detrás del dueño del Ferrari que está en la mira de la Justicia turca

Cuando Aydin y sus socios llegaron a Uruguay, Osman mejoró su situación económica y con su empresa empezó a hacer varias inversiones, entre ellas las cobras de seis camiones, los cuales fueron pagados vía transacción bancaria internacional.

Cuando El Observador se comunicó con Osman dijo que el único vínculo que mantuvo con Aydin había sido servirle de traductor, aunque admitió que utilizó el Ferrari propiedad del joven de 26 años para exponerlo en una feria de materiales de construcción.

Osman fue detenido el mismo día de marzo en el que le declaró a El Observador que nada tenía que ver con Aydin,  a pedido de la Justicia turca. En mayo de este año la jueza de Crimen Organizado María Helena Mainard concedió su extradición, pero como la defensa apeló, el expediente se demoró más de los 120 días que pauta la norma y debió ser liberado en julio. 

La extradición se hará efectiva cuando Osman cumpla la condena en Uruguay, que le será notificada en los próximos días obteniendo una pena reducida a cambio de admitir su responsabilidad en la maniobra de lavado. De la misma forma le ocurrirá al otro ciudadano uruguayo que apoyó a la operativa de la banda turca en el país.

El fiscal del caso, Enrique Rodríguez, pidió además la detención de otras dos personas, entre los que se encuentran Aydin, cuyo paradero es desconocido. Sin embargo, para la policía el resto de los integrantes de la banda abandonaron el país por la frontera seca, aprovechando la falta de controles migratorios.

Pese a que la fiscalía está próxima a lograr un acuerdo con dos de los integrantes de la banda, las investigaciones están lejos de dar el caso por concluido. Fuentes de la investigación dijeron a El Observador que actualmente se está trabajando para determinar qué tipo de responsabilidad pudieron tener los escribanos y los bancos que actuaron en la compra de los vehículos e inmuebles adquiridos con dinero ilícito.

Los estafadores habrían logrado operar en el sistema financiero gracias a que las compras se hicieron antes de que fuera descubierta la maniobra. Además,  como la cara visible de una empresa tecnológica, Aydin no parecía alguien de quien desconfiar. Asimismo, en Uruguay, la empresa de la que se valieron para lavar dinero no era simplemente una pantalla, sino que efectivamente tenía un negocio en funcionamiento y, por ejemplo, proveyó de mobiliario a la Torre Trump de Punta del Este.

"Estas cosas no pasan en Uruguay"

El Ministro de Economía, Danilo Astori dijo este martes a la salida de la Comisión de Presupuesto del Senado que Uruguay "no está implicado en absoluto" en la llamada ruta del dinero K. . "Estas cosas no pasan en el Uruguay, lo cual no quiere decir que haya actores que han practicado conductas desviadas dentro del territorio nacional, habrá que investigarlas". 

Asimismo, resaltó que "Uruguay tiene las últimas normas tributarias aprobadas por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en materia de combate al lavado de activos y el crimen organizado". 

 

Comentarios