Fútbol > APERTURA

A Peñarol se le terminó la fiesta

Lejos de amedrentarse por la furia carbonera, el bohemio fue fiel a su estilo, jugó por abajo y manejó la pelota para dejar sin invicto a Peñarol

Tiempo de lectura: -'

18 de marzo de 2019 a las 05:03

P ep Guardiola se paró delante del plantel de Bayern Múnich y habló fiel a sus convicciones. 
“¿Queréis jugar en largo? No hay problemas… pero debéis saber una cosa: la pelota que viaja rápido, más rápido vuelve”.

En su libro Metamorfósis el técnico catalán cuenta: “De cada 10 balones largos, en ocho el central contrario lo enfrenta de cara y gana el duelo. Y cuando tú empiezas a ir, la bola ya está volviendo. Dicen: “¡Da igual, la sacamos rápido y pelotazo para arriba!”. Pero entonces te vuelve antes de que te des cuenta”.

Trasladando el concepto a la realidad uruguaya, Peñarol estaba acostumbrado a que le jugaran en largo. Los equipos que lo enfrentaban se metían en la cueva. Amontanaban gente en el fondo, armaban el primer bloque defensivo en el medio y tiraban pelotazo para un delantero que terminaba desgastado. El partido era monologo aurinegro.

La tarde noche del Centenario comenzó igual que todas para Peñarol. Avasallante, dominante, lanzando a los hombres por bandas, dominando en todos los sectores. Parecía que el carbonero lo pasaba por arriba a un Wanderers apichonado, que se limitaba a tocar de Olímpica y América. Pero no daba pie. 
Lucas Hernández y Brian Rodríguez empezaron a hacer el uno - dos por izquierda y empezaron a generar peligro. El golero De Arruabarrena salvó una pelota de Viatri y otra de Brian Rodríguez.

Pero al bohemio no se le movió un pelo. Fue fiel a su estilo. Jugó a lo Wanderers. A pesar de las dificultades siguió intentando con salida desde el fondo. Y lentamente empezó a aparecer la mejor cara del equipo de Cuello.

Peñarol se empezó a sentir raro cuando pretendió salió desde el fondo y se encontró con tres hombres tapando su intención. A pesar del dominio aurinegro, Wanderers nunca modificó su forma. Paró a Bravo bien abierto por derecha, Pastorini de 9 y Albarracín por izquierda. Suelto Riolfo para moverse con libertad.
Una vez pasó la tormenta, el bohemio empezó a manejar la pelota. 

El viento cambió definitivamente con el primer gol. Luego de que Albarracin se perdiera un gol increíble cabeceando con los ojos bien abiertos afuera, el propio delantero metió una pelota filtrada para la entrada de Pastorini que definió con una categoría increíble.
Wanderers se hizo amo y señor del juego. Ginella empezó a manejar la pelota y los del fondo tomaron riesgos saliendo siempre con pelota al pie.

 A poco del final del primer tiempo, Wanderers contruyó una jugada colectiva memorable que la terminó Lucas Morales a pase de Pastorini. Estupor en el Centenario. Se caía la estantería. Wanderers le ganaba 2 - 0 a Peñarol.

Para el complemento el carbonero salió con cambios. López sacó al Toro Fernández -sentido de un tobillo- y puso a Maxi Rodríguez intentanto generar juego.
Peñarol se paró con un 4-2-1-3 porque Viatri quedó como delantero centro. El equipo adelantó líneas porque Cristian Rodríguez subió unos metros para presionar más arriba.

A los 3 minutos Formiliano obligó al golero con un cabezazo. Pero todo quedó en eso.
Wanderers jugó el segundo tiempo con una categoría sorprendente. Se decidó a mover la pelota de un lado a otro sin desesperarse. El técnico Cuello puso a Nacho González para reforzar el concepto y Wanderers sacó pecho en el Centenario.

Jugando simple. De hecho contó con una sola situación en todo el complemento.

Conforme el paso de los minutos Peñarol empezó a perder la paciencia porque veía que no le encontraba la vuelta al juego y que perdía la punta del campeonato.
López probó con más cambios, puso a Gastón Rodríguez y Canobbio. El equipo empujó, contó con un par de chances, pero fue imposible.

Se encontró con un equipo que tenía claro su libreto y cuyos jugadores parecían haber leído la frase del libro de Pep: “¿Queréis jugar en largo? No hay problemas… pero debéis saber una cosa: la pelota que viaja rápido, más rápido vuelve”. En lugar de reventarla, la cuidaron, jugaron y terminaron ganando a lo Wanderers.
 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...