Nacional > ESTAFA

Alertan por aumento de denuncias de extorsión sexual a través de las redes sociales

Estafadores se hacen pasar por otras personas para pedirle a sus victimas que les envíen imágenes sexuales y luego les piden dinero para no divulgarlas

Tiempo de lectura: -'

05 de noviembre de 2018 a las 05:00

Andrés no dudó ni un segundo en aceptar a Patricia, la joven extraordinariamente bella que acababa de enviarle una solicitud de amistad a través de Facebook. “Hola, ¿cómo estás? ¿Nos conocemos?”, le escribió casi en seguida, a pesar de saber que nunca la había visto en su vida, y que tampoco tenía un solo amigo en común. La charla amistosa rápidamente se tornó en algo más, y a los pocos días de iniciar la conversación ya estaban intercambiando fotos de contenido sexual. Antes de que se cumpliera una semana desde aquella solicitud de amistad, Patricia terminó por revelar su verdadera intención: usar aquellas imágenes para obligar a Andrés a transferir US$ 500 a una cuenta bancaria a cambio de no divulgar aquellas fotografías  en las redes sociales. La víctima accedió al pago, pero la imagen que lo avergonzaba igual se viralizó.

El caso, que es real –aunque el nombre de la víctima fue modificado para preservar su identidad-, es un ejemplo de una de las modalidades más frecuentes de sextorsión, un tipo de extorsión en la que se utiliza videos o fotos de personas teniendo sexo para lograr un objetivo, que puede ser desde el pago de dinero, hasta la obtención de más fotografías, o la mera venganza. 

Según explicó a El Observador Winston Rodríguez del Departamento de Delitos Tecnológicos (DDT) de la Policía Nacional, en 2018 el número de denuncias del tipo de extorsión que afectó a Andrés, pasó de un promedio de 15 anuales, a más de 50. Asimismo, se multiplicaron las consultas sobre cómo actuar ante este tipo de situaciones. 

Rodríguez señaló que los victimarios suelen perpetrar la extorsión desde el extranjero, y piden transferencias a cuentas en bancos de países de África Costa de Marfil o Nigeria, aunque la organización detrás de la maniobra se ubica en otro lugar. Por tratarse de delitos trasnacionales que ocurren a través de internet, cualquier persecución de los responsables es prácticamente imposible, dijo . 

Esto, sumado a la vergüenza que sienten los extorsionados, lleva a que el número de denuncias no sea representativo de la verdadera incidencia de este delito en el país. Las víctimas pagan alrededor de US$ 500, aunque puede llegar hasta los US$ 1.500 y US$ 3.000, y el hecho de abonar el dinero solicitado no garantiza que vayan a cumplir con el trato de no viralizar la imagen comprometedora. 

Según informó Búsqueda este jueves en base a una publicación titulada  "Cuando lo virtual es real. Ciberviolencia contra las mujeres", la modalidad que más afecta al género femenino es la “pornografía vengativa”, aquella que aplican hombres cuando deciden circular material sexual de quienes fueron sus parejas con el objetivo de causar un daño. 

Delitos crecientes

En materia de menores, quienes practican sextorsión no buscan dinero, sino almacenar la mayor cantidad de imágenes sexuales de sus víctimas, las cuales luego pueden ser distribuidas en las redes de pornografía infantil, explicó Rodríguez. El responsable de la unidad de delitos informáticos dijo que los victimarios suelen ser adultos que entran en contacto con niños o adolescentes utilizando perfiles falsos, en los que simulan tener una edad similar a sus víctimas. En esta trampa han caído niños de entre nueve y 17 años, agregó. 

Una vez se ganan su confianza, los manipulan para que terminen enviándoles imágenes con contenido sexual. Tras obtener la primera fotografía, comienzan a amenazarlos para que les envíen más, bajo amenaza a publicar la que ya tienen en su poder. Rodríguez dijo que mucho del contenido de pornografía infantil parte de alguna extorsión de este tipo. 

Según informó Búsqueda en base al libro "Cuando lo virtual es real. Ciberviolencia contra las mujeres" las denuncias por distintos tipos de ciberdelitos en el que las víctimas son hombres, mujeres, niños y niñas vienen en aumento. En 2013 hubo 120 denuncias, mientras que en 2016 –último dato presente en el informe- se incrementó hasta las 700 denuncias al año. 

Investigación social

Rodríguez dijo que las bandas suelen hacer un estudio previo de sus víctimas a partir de la información pública de sus perfiles en línea. Imágenes de la casa en la que viven, el auto que poseen o los lugares a los que van de viaje pueden ser indicios de que la persona cuenta con recursos económicos que lo hacen un blanco interesante. 

Por su parte, el psicólogo especializado en redes sociales, Roberto Balaguer, dijo que los extorsionadores buscan fundamentalmente adolescentes que a simple vista buscan mostrarse “provocativas, muy necesitadas de vínculos, de ser aceptadas y populares”. Balaguer señaló que suelen ser jóvenes con autoestima baja, y con un sentimiento de “desvalorización grande”. 

En adultos, en cambio, para Balaguer no existe un perfil claro de persona que podría convertirse en víctima. “Cualquiera puede caer en este tipo de extorsión”.

Por esa razón, según el responsable de Delitos Informáticos de la policía, es importante no agregar a personas a las que no se conoce y con las que no existe ningún amigo en común. Asimismo, recomendó reducir la cantidad de información en los perfiles públicos de las redes sociales para evitar que personas desconocidas puedan utilizar esos datos en su favor. 

Nueva modalidad 

A mediados de año el Ministerio del Interior informó de una nueva forma de extorsión que afecta a adultos. Según explicó Rodríguez, los victimarios logran ingresar al correo electrónico de una persona robando su contraseña. Luego, desde esa cuenta envían a ese mismo correo un mail alertando a la víctima de que fue hackeada y que tras revisar su información pudieron comprobar que envió pornografía no autorizada o que navegó en sitios prohibidos.

La extorsionadores amenazan a sus víctimas con que si no envían una cifra de dinero que parte de los US$ 150, entonces alertarán a las autoridades de su país, lo que los expondrá a ser perseguidos penalmente.

Rodríguez contó que a lo largo de 2018 se recibieron “muchas” consultas por esta situación, pero las denuncias son pocas porque una vez son informados de que se trata de una estafa, las personas no llegan a hacer la transferencia. 

Penas
El Código Penal sanciona con penas de cuatro a diez años de penitenciaría a quien cometan el delito de extorsión. Sin embargo, desde la aplicación de la ley de violencia hacia las mujeres basada en genero también se sanciona con pena de seis meses de prisión a dos años de penitenciaría el que revele, exhiba o ceda a terceros imágenes o grabaciones de una persona con contenido íntimo o sexual en cualquier caso si se trata de menores, o sin autorización cuando las víctimas son adultas. Esta sanción se aplica en los casos en los que no puede probarse la extorsión, es decir cuando el victimario no busque hacerse de un beneficio tras una amenaza.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...