Nacional > Relaciones diplomáticas

Asunción de Lacalle pone a Montevideo como eje de acercamiento entre Brasil y Argentina

En cancillería advierten una oportunidad de posicionamiento regional para el presidente electo uruguayo

Tiempo de lectura: -'

13 de febrero de 2020 a las 05:04

Las ceremonias de asunción de presidentes suelen ser eventos proclives a que se produzcan reuniones importantes. Y la asunción de Luis Lacalle Pou se encamina a ser uno de ellos, ya que Montevideo se posiciona como el lugar en el que Alberto Fernández y Jair Bolsonaro se reúnan mano a mano por primera vez desde que el argentino llegó al gobierno.

El presidente brasileño transmitió este miércoles al canciller argentino Felipe Solá su interés por mantener el encuentro el 1° de marzo, día en que ambos coincidirán en la transmisión de mando entre Tabaré Vázquez y Lacalle Pou.

La reunión, celebrada en el Palacio de Planalto en Brasilia supuso el deshielo en las relaciones entre ambos países, luego de un inicio tenso y repleto de cortocircuitos entre ambas administraciones. El encuentro, del que también participaron el secretario de Asuntos Estratégicos del gobierno argentino Gustavo Béliz y el designado embajador Daniel Scioli, estuvo antecedido por una bilateral de Solá con su par, Ernesto Araújo, en la que exhibieron muy buena sintonía, según afirmó el argentino.

Araújo también recibirá este jueves a Ernesto Talvi, el canciller designado por Lacalle Pou en Itamaraty, la sede de la cancillería brasileña. Los jerarcas tendrán una reunión privada, luego otra extendida y mantendrán un almuerzo.

Fuentes diplomáticas que siguen de cerca las relaciones con Argentina y Brasil señalaron a El Observador que era “muy probable” que la reunión de Bolsonaro y Fernández se colara entre los temas de conversación de Talvi y Araújo, y evaluaron que era una “buena” oportunidad para Lacalle Pou de tener un encuentro con ambos.

El gobierno entrante gestiona en Montevideo una reunión mano a mano entre Lacalle Pou y Bolsonaro, y Talvi viajará la semana que viene a Buenos Aires para tener un encuentro con Solá, con quien ya habló por teléfono el martes.

Fuentes de la embajada brasileña en Montevideo dijeron a El Observador que Bolsonaro tiene un deseo “claro” de acercarse a Uruguay y trabajar para abrir el Mercosur. En tanto, Lacalle Pou y Alberto Fernández tienen un amigo en común que ha sido el nexo entre ambos: Francisco Bustillo, el embajador de Uruguay en España.

El presidente electo organiza para el 1° de marzo una cena en la Residencia de Suárez y Reyes junto a los presidentes y diplomáticos que participen de su asunción, en la cual tiene previsto agasajarlos con los mejores cortes de carne uruguaya.

La necesidad de flexibilizar el Mercosur, la posibilidad de Uruguay para comenzar a negociar tratados de libre comercio por fuera del bloque, la política de fronteras y un aumento del flujo comercial, son algunos de los temas que forman parte de la agenda de Talvi.

En rueda de prensa, el canciller de Alberto Fernández se refirió este miércoles al Mercosur y dijo que “no debe mirar para atrás sino para adelante”, que debía “renovarse y mirar hacia el mundo”, y que apoyaban “la relación con distintas regiones”.

Desde la cancillería uruguaya señalaron que poner en vigor el Tratado de Libre Comercio entre el Mercosur y la Unión Europea era el principal asunto del bloque así como cerrar las negociaciones con Canadá y Corea del Sur.

La cachila de Herrera y los mil jinetes

Lacalle Pou juramentará a las 14 horas ante la Asamblea General del Parlamento y enseguida dará un breve discurso ante los legisladores.

Junto a la vicepresidenta electa, Beatriz Argimón, se subirá a una cachila que perteneció a Luis Alberto de Herrera –su bisabuelo– y que fue utilizada por su padre Luis Alberto Lacalle en 1990 cuando asumió la presidencia.

Presidente y vicepresidenta circunvalarán el Palacio Legislativo junto a unos mil jinetes de aparecerías del interior y saldrán hacia la Plaza Independencia, donde Lacalle Pou recibirá la banda presidencial de manos de Tabaré Vázquez. Está previsto que demoren 45 minutos en hacer el trayecto por avenida del Libertador.

En la Plaza Independencia se montará un estrado en el que los ministros y subsecretarios irán subiendo para firmar la resolución que los oficializa en sus cargos. El futuro gobierno solicitó a Jurídica de Presidencia que vaya elaborando las designaciones para evitar complicaciones en los primeros días de gobierno.

Tras la firma de los ministros, Lacalle Pou se trasladará hacia el Palacio Estévez donde será saludado por las delegaciones internacionales. La lista de invitados está siendo elaborada en reserva, aunque está confirmado que además de Bolsonaro y Fernández asistan Mario Abdo Benítez (Paraguay), Sebastián Piñera (Chile), Iván Duque (Colombia) y el rey Felipe VI de España.

Lacalle Pou ordenó que no se curse invitación a Nicaragua, Cuba y Venezuela y evalúa qué hacer con Bolivia, por su compleja situación política, en la que hay una presidencia interina tras la renuncia de Evo Morales, un episodio que sus seguidores y algunos analistas internacionales califican como un golpe de Estado.

El presidente tendrá habilitado el balcón del edificio por si quiere salir a saludar a los uruguayos que vayan a la ceremonia que está previsto finalice a las 19 horas.

Mandatarios en la asunción de Vázquez y Sendic

Más de 150 delegaciones participaron hace cinco años de la asunción de Tabaré Vázquez y Raúl Sendic.

El rey emérito español Juan Carlos fue uno de los primeros en llegar y aprovechó su estadía para reunirse con Vázquez y el presidente saliente José Mujica en su chacra de Rincón del Cerro. Además, almorzó con los expresidentes Julio María Sanguinetti, Luis Alberto Lacalle y Jorge Batlle, y el dirigente nacionalista Carlos Julio Pereyra en la residencia del embajador español.

Los presidentes que dijeron presente fueron Michelle Bachelet (Chile), Rafael Correa (Ecuador), Dilma Rousseff (Brasil), Horacio Cartes (Paraguay) y Raúl Castro (Cuba).

La presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner envió a su vicepresidente Amado Boudou, el cual fue abucheado durante la ceremonia. La mandataria del país vecino se ausentó porque ese mismo día participó en la apertura de sesiones del Congreso. En tanto, Evo Morales mandó a su vicepresidente Álvaro García Linera y no explicó las razones de su ausencia. El venezolano Nicolás Maduro llegó al día siguiente por motivos de agenda.

También estaba previsto que participara Joe Biden, vicepresidente de Estados Unidos, pero se ausentó debido a un “resfrío”.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...