Cargando...

Nacional > SALUD

Buscan extender a todos los hospitales método que evita CTI a niños

Técnica de oxigenación logró que haya más camas disponibles

Tiempo de lectura: -'

11 de agosto de 2015 a las 05:00

A pesar de las bajas cifras de vacunación contra la gripe, lo que generó que niños con infecciones respiratorias graves debieran ser internados en cuidados intensivos, el hospital Pereira Rossell está logrando culminar el invierno sin demoras en las consultas en emergencia y con más camas de internación disponibles, hecho que no estaba ocurriendo en los últimos tiempos.

Uno de los indicadores más claros es la asistencia que el Pereira Rossell debía solicitar a centros privados al verse saturado. Mientras que la regla eran unas 20 camas externas por día, la cifra descendió a entre cinco y ocho, según expresó a El Observador el sudirector del hospital Pediátrico, Gabriel Peluffo. Y una de las causas que mejoró las cifras y permitió que hubiera camas libres en el CTI del Pereira fue la implementación de un sistema de oxigenación en el área de cuidados intermedios. Hace algunas semanas autoridades del Ministerio de Salud Pública (MSP) recorrieron las instalaciones del hospital pediátrico y consideraron necesario que el método se aplique en todos los centros del país, ya sean públicos o privados.

La técnica se denomina Oxigenoterapia de Alto Flujo (OAF) y comenzó a implementarse en la emergencia del Pereira Rossell en 2011. El precursor fue el pediatra Bernardo Alonso, que también la aplicó en la mutualista Casa de Galicia. Aunque el nombre suene complicado, el método es sencillo: requiere aire centralizado y oxígeno que se calientan y brindan a los niños que tienen dificultades para respirar aire tibio y húmedo que los ayuda a mejorar. Peluffo explicó que con OAF se pueden dar casi seis veces más de oxígeno que con la oxigenoterapia convencional, lo que implica una presión mayor que logra oxigenar mejor los pulmones de los niños. Desde este año hay ocho en cuidados moderados y también se utiliza en emergencia, CTI y en un área intermedia entre moderados y intensivos que se denomina CREA.

La subsecretaria de Salud Pública, Cristina Lustemberg, señaló a El Observador que, al ser una de las prioridades de esa cartera "mejorar la calidad de asistencia de los niños", quieren que todos los centros lo utilicen. "Buscamos buenas prácticas que impacten y que sean extendidas a todos los prestadores. Este es un ejemplo de una buena práctica en el sistema", sostuvo.

En una reunión que el MSP tuvo con los directores técnicos de los prestadores, el pediatra Alonso presentó el método frente al ministro, que lo consideró "eficaz" y "sencillo".
La técnica OAF funciona en entre ocho y nueve niños de cada 10. La mejoría es instantánea porque, si bien su infección sigue, la dificultad para respirar disminuye. Peluffo sostuvo que en aquellos que no funciona, y que necesitan de métodos convencionales de oxigenación, no se producen efectos negativos.

La mejoría se nota prácticamente en el momento porque los niños tienen dificultad para respirar por su enfermedad pero están tranquilos porque les está entrando bien el aire y eso "es lo grandioso" de la técnica, dijo. "Y uno rápidamente en las primeras dos horas se da cuenta si funciona o no", expresó Peluffo.

Plan invierno exitoso
Para el director del Pereira Rossell, Federico Eguren, el plan invierno de este año se viene desarrollando con éxito. "Un 15% delos niños en emergencia se iban porque no eran atendidos y hoy es ese porcentaje es cero", afirmó.

La mejora en la asistencia se debe a OAF pero también a cómo se desarrolla la atención cuando los niños llegan al hospital. Hay pacientes que se atienden en emergencia, otros que son seleccionados para ingresar –pero al estar menos graves lo hacen en otro tiempo– y otros que deben esperar un poco más.

Organizar la asistencia en emergencia mejora el flujo de pacientes y evita que los niños estén horas en un sector rodeados de otros pacientes. "En poco tiempo implementamos técnicas que hacen que el hospital esté funcionando muy bien", enfatizó el director.

La Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE), de la cual depende el Pereira, se encuentra elaborando su presupuesto (ver apunte), entre los que se incluye las solicitudes de los centros de salud. El Pereira solicitó US$ 30 millones, y el Maciel, por ejemplo, US$ 34 millones. Al dinero de los centros de ASSE se le sumará también la reforma del Hospital de Clínicas. El proyecto de reestructura de ese centro implicará una inversión de unos US$ 100 millones. Semanas atrás el consejo de Facultad de Medicina aprobó la solicitud de US$ 12 millones para una primera etapa de las reformas que se concretarán en más de cinco años.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...