Cargando...
Duro informe de la Sociedad de Dermatología del Uruguay

Salud > Salud

Camas solares: “una bomba de radiación” que puede resultar hasta 15 veces peor que el sol

Muertes por cáncer de piel aumentan año a año en Uruguay y médicos hablan de “epidemia”. 

Tiempo de lectura: -'

04 de diciembre de 2021 a las 05:03

La tuberculosis es la enfermedad infecciosa con más prevalencia en el mundo. Sin cura ni fármacos, a principios del siglo XX obligó a las personas a volcarse a sitios de recreación y, sobre todo, a tomar sol, y así sentirse más sanas y saludables. A partir de 1930, la célebre diseñadora francesa Coco Chanel puso de moda el bronceado como “hábito saludable”, además de imponerlo, al igual que el cigarrillo, como símbolo de estatus y belleza.  Lo que fue moda, sin embargo, se convirtió después en una amenaza para la salud.  

Uruguay sigue siendo el país con mayor incidencia de cáncer de piel en América Latina. Está además dentro del grupo con más casos en el mundo.  Así lo advirtió la Sociedad Dermatología del Uruguay en un informe elevado esta semana al Parlamento. 

Son casi 3.000 casos documentados al año o, lo que es lo mismo, un promedio de más de ocho diagnósticos por día. Con todo, son cifras conservadoras, ya que los especialistas están convencidos de que hay muchos casos más. “En lo que refiere al cáncer de piel, podemos decir que Uruguay es campeón de América y vicecampeón del mundo”, advirtió en la Comisión de Salud del Senado la coordinadora de la gremial, Sofía Nicoletti, al considerar que la situación refleja una “epidemia” y que debe ser tratada como tal.

El estudio, presentado este jueves a los legisladores y al que accedió El Observador, llegó durante una nueva edición de la Semana de Prevención del Cáncer Piel, que finaliza este domingo. 
Allí Nicoletti  afirma que la incidencia de este tipo de cáncer va en aumento. Las cifras indican un incremento anual de 1,4% en hombres y de 2,4% en mujeres. A nivel general, la mortalidad aumenta anualmente 1,6%. En concreto, en Uruguay mueren en promedio dos personas por semana a raíz de esta causa. 

“Estamos diagnosticando más cáncer de piel, pero también se están muriendo más pacientes con esta enfermedad”, señaló en la comisión, según consta en la versión taquigráfica.

Existen diferencias según el sexo a la hora evaluar el impacto de la enfermedad. El grupo de mayor riesgo lo constituyen los hombres mayores de 60 años. La razón es que “en general, a esa edad ya no se controlan”. En las mujeres, dijo Nicoletti, el “pico” está alrededor de los 40 años. 

“El cáncer de piel en los hombres lo detectan sus parejas. En las mujeres, lo diagnosticamos nosotros”, sostuvo la especialista. “El hombre, a determinada edad, tiende a no controlarse tanto”.  La presidenta de la Sociedad de Dermatología, Alejandra Peyre, agregó un problema: el tiempo de espera para acceder a una consulta en el sistema de salud promedia los tres meses. 

Una bomba de radiación 

El principal factor de riesgo para el desarrollo de cáncer cutáneo es la radiación ultravioleta. Y no solo la generada por el sol.  Los dermatólogos fueron a los legisladores con un pedido concreto: que se regule el uso de las camas solares. 

Estos dispositivos emiten mayoritariamente rayos UVA, que llegan a las capas profundas de la piel y producen un bronceado sin que la persona quede quemada o roja. De este modo, generan la falsa creencia de que es más sana y segura.  “Es una bomba de radiación”, advierte Nicoletti en el informe, ya que producen de 10 a 15 veces más de irradiancia que el sol. Así, media hora de cama equivale a un día entero de exposición solar. 

A través del uso de este dispositivo el riesgo de contraer melanoma, uno de los tipos de cáncer más letales,aumenta, y se incrementa cuanto más temprana sea la edad de inicio de su utilización y cuanto mayor sea la frecuencia a lo largo de la vida. 

Según Nicoletti, las personas que se han expuesto a cama solar al menos una vez en cualquier etapa de su vida tienen 20% más de riesgo de desarrollar melanoma. Y aumenta 75% si se hace antes de los 35 años.  En concreto, una de cada cuatro muertes por melanoma está vinculada con el uso de cama solar. 

En cuanto a los carcinomas, los tumores más frecuentes, si la exposición se da antes de los 25 años el riesgo aumenta 102% si se trata de la variante espinocelular, y de 40% si se habla de un carcinoma basocelular. Además de producir cáncer de piel, el informe señala que la radiación ultravioleta también reduce la inmunidad de la persona.  Otros efectos pasan por el fotoenvejecimiento, fototoxicidad y fotoalergia. 

Así, a veces, personas medicadas con determinados tipos de fármacos, en combinación con el sol, presentan alergias cutáneas graves. La exposición solar también puede agravar enfermedades preexistentes. 

Más allá de que todas las personas corren riesgo al exponerse a la radiación ultravioleta, los dermatólogos identifican ciertos grupos que, mayoritariamente, pueden sufrir graves daños. 
Por ejemplo, los que tienen pecas, que se queman fácilmente y que tienen muchos lunares. También los que tienen antecedentes de quemaduras solares en la infancia.
La secretaria de la gremial, Alejandra Larre Borges, pidió directamente evitar el acceso a las camas solares en los menores de 18 años. En opinión de la Sociedad de Dermatología, debería asimilarse a otros productos “tóxicos y cancerígenos”, como por ejemplo el alcohol. 

 También piden que eviten las camas solares  las personas de fototipo I, aquellas que “se quedan rojas y no tienen capacidad de bronceado”. 

Además, se apunta a que los propietarios de las casas que ofrecen este servicio deban contar con una licencia habilitante obligatoria, que enfrenten una fuerte imposición fiscal  y que no puedan obligar su uso a sus empleados con fines de promoción, tal como los especialistas han comprobado.  Los dermatólogos plantean que las personas que decidan hacer uso de camas solares deban firmar un documento asumiendo que conocen a los riesgos a los que se están exponiendo. 

Se pide también  la prohibición del alquiler y venta de camas solares para uso doméstico. A impulso del senador Amín Niffouri, la bancada del Partido Nacional está trabajando en un proyecto para esta actividad. El acceso de menores a camas solares está prohibido en Francia, Australia, el Reino Unido y varios estados de Estados Unidos. En Brasil, su uso directamente está prohibido a cualquier edad. 

Gente "al espiedo" y con los brazos quemados 

 El planteo llamó la atención de los legisladores. La senadora  Lucía Topolansky (FA) sostuvo que hay que poner el tema sobre la mesa, ya que comienza la época del año en la que “la gente se pone al espiedo, sin importar la cuestión de la capa de ozono”.  El  enfoque,dijo la legisladora, también debe estar dado en las personas que trabajan expuestas al sol. Allí mencionó a los trabajadores rurales, de la construcción o de la pesca. También a “los camioneros que tienen un brazo quemado”. La senadora se preguntó si lo productos que se venden para proteger la piel son realmente eficaces. 

La presidenta de la Sociedad de Dermatología coincidió con su preocupación. “Se ve mucho fotodaño y muchos tumores que están vinculados a la exposición crónica al sol”, afirmó Peyre.  Según la especialista los fotoprotectores y las pantallas solares son útiles, pero pueden dar una falsa sensación de seguridad si una persona se lo aplica y se expone al sol al mediodía. Siempre, dijo, deben tener un factor de protección de entre 30 y 50. 
 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...