Carta Lectores > OPINIÓN

Carta de apoyo a la Internacional Progresista 

Tiempo de lectura: -'

25 de mayo de 2020 a las 05:03

Los abajo firmantes compartimos plenamente la necesidad de la formación de un frente común ante el avance del autoritarismo y  poner  énfasis en la defensa de la democracia, la solidaridad y la igualdad; así como en la protección de los derechos laborales y el imprescindible  incentivo a la cooperación internacional y el multilateralismo efectivo.

Resulta muy interesante la apuesta al horizonte de un mundo poscapitalista de economía colaborativa . Se trata de un objetivo ambicioso y, es de presumir, de una construcción que debe hacerse entre todos y que se irá afinando con el intercambio de ideas. Con el ánimo de contribuir en estos primeros pasos de la Internacional Progresista, nos permitimos  redactar algunas sugerencias que provienen del intercambio entre algunos ciudadanos de la República de Uruguay.

*La distribución del ingreso a nivel mundial ha conducido a una mayor concentración en los últimos 40 años. Desde 1980 el 1% con mayores ingresos recibió una porción dos veces más grande que el 50% más pobre. Este es un fenómeno que se puede comprobar en la mayoría de las regiones del mundo. La guerra comercial  entre potencias, los acuerdos comerciales asimétricos entre países de diverso grado de  desarrollo, la inestabilidad de los precios de las materias primas y los alimentos y algunas  recaídas en serios problemas de deuda externa, hacen extremadamente difícil encauzar a la región por la senda del desarrollo y la inclusión. Es de suma importancia tener  presente este incremento de la desigualdad de ingresos así como las trabas persistentes  que frenan el desarrollo de los “países de ingresos medios” y propugnar por un modelo de  desarrollo que contribuya a superar esta situación en el marco de una economía  colaborativa.

* Estimamos  conveniente manifestar apoyo explícito a la democracia representativa, a los valores republicanos y a la efectiva separación de poderes. La democracia representativa, en varios países de la región latinoamericana, ha estado en ocasiones manipulada por grupos oligárquicos y, más recientemente, por actores político delictivos (con ramificaciones en el narcotráfico) que se movilizan y hasta controlan áreas del territorio, sobre todo en los países abastecedores de estupefacientes. Perseverar en la defensa de las formas democráticas de gobierno es, en estas circunstancias, de máxima significación. El progresismo no  puede sustentarse en prácticas autoritarias, excluyentes de parte de la población y alimentadoras permanentes de “grietas” malsanas que derivan, según la experiencia regional, en desórdenes del desarrollo que empobrecen a los países e impiden que generen hasta los alimentos que demanda  su población. En este contexto de revalorización de la  democracia es también oportuna una defensa explícita de la libertad de expresión y de comunicación escrita, verbal y televisiva, excluyendo toda forma de censura.

*En varios países de la región latinoamericana el azote de la corrupción, que en más de una ocasión proviene de funcionarios  gubernamentales, de dirigencias de partidos políticos, de cúpulas empresariales (comerciales, industriales, financieras) y de cárteles de narcotráfico con ramificaciones en diversos ámbitos de la vida social y la actividad económica, ha sido casi constante  en las últimas décadas –en algunos  casos con tendencia a acentuarse–. Esas prácticas han contaminado tanto a organizaciones políticas tradicionales (algunas de larga  trayectoria) como a las formaciones nuevas que han crecido combatiendo desde el discurso la codicia de los “dueños del poder” pero, al alcanzar el gobierno, han sucumbido a las mismas (o incluso más sofisticadas) formas de corrupción que antes denunciaban. Resulta de primera importancia, en el afán de defender una genuina  democracia y un progresismo transparente, el rechazo tanto a los controles oligárquicos de los procesos electorales como a la evidencia histórica, así antigua como reciente, de experiencias autotituladas  “progresistas” que devinieron en regímenes autoritarios,corruptos, impulsores de prácticas electorales fraudulentas y asociados con graves violaciones a los derechos humanos.

*En cuanto al medioambiente, cuyo deterioro es preocupación creciente de la humanidad  y una de las amenazas más grandes para nuestro planeta, las metas que la comunidad de naciones se ha fijado para reducir el daño se han cumplido solo parcialmente. En este sentido  la actitud de los gobiernos de algunos países  desarrollados  (y muy especialmente EEUU) así como la práctica depredadora de gobiernos e intereses espurios en países  de gran territorio (sobre todo Brasil) contribuyen a que el deterioro ambiental se profundice con serias consecuencias para la humanidad. Hay aquí otro gran espacio de  trabajo para la Internacional Progresista.

*Resultan indispensables menciones específicas a las agendas del feminismo. En algunos países de la región se han registrado avances en los derechos de la mujer y por tanto en su reconocimiento social y legal. Pero la desigualdad de género y la discriminación persisten. Falta, entonces, mucho por hacer y es imprescindible que la  Internacional Progresista canalice hacia allí parte de su energía y su capacidad de movilización.

*Resulta  también necesario  poner atención en los  derechos de la comunidad LGBT y en su reconocimiento social y legal y aun cuando también aquí se registran avances la discriminación  de la comunidad LGTB persiste y debe ser tema de preocupación del progresismo

*Estimamos asimismo conveniente una mención destacada al respeto del principio de la no intervención y a la solución pacífica y de buena fe de las diferencias entre las partes. En América Latina existe una rica tradición antiimperialista que siempre debe reivindicarse como una definición inclaudicable, sin que su invocación permita pretextos para la persistencia de regímenes con prácticas antidemocráticas y que afectan los derechos de sus pueblos.

Son estas apenas unas sugerencias que proponemos con el sano propósito de dialogar y cambiar impresiones con el afán de enriquecer las propuestas y los textos que las contengan.

María Julia Aguerre, Mariano Arana, Nicolas Bico, Jorge Bolani, María Bonino, Martin Buxedas, Gerardo Caetano, Julio Calzada, Carlos Castaldi, Edgardo Carvalho, Alberto Couriel, Pablo Daveziés, Alvaro Diaz Maynard, Luis E. Moras, Silvia Dutrenit, Adolfo Elizaincin, Clara Fassler, Raúl Gadea,Carlos Gonzalez, Susana Grunbaum, Rosario Hermano, Nicolás Iglesias,  Aldo Marchesi, Vania Markarian , Javier Miranda, Rubén Montedónico, Diego Olivera Couto, Martín Olivera, Antonio Pérez García, Martin Puchet,  José Manuel Quijano, Gonzalo Rodriguez Gigena, Milton Romani, Pablo Ross, Marcelo Rossal,  Ane Shaw,  Eduardo Vaz,Marcelo Viñar, Alberto Volonté, Marlene Yacobazzo. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...