Estilo de vida > TAN VERDE

Cinco razones para tomar jugo verde en verano

Los mejores beneficios de hacer detox en la temporada de calor 

Tiempo de lectura: -'

12 de diciembre de 2019 a las 05:03

Por Maren Torheim*

El verano es el mejor momento para un boost saludable. El clima te invita a lo natural, a hidratarte mejor y tal vez, hasta tenés más tiempo para probar nuevas recetas y crear hábitos saludables.

Este verano priorizá tu jugo verde diario, te contamos cinco razones para motivarte y empezar esta misma semana.

#1. BAJAR DE PESO Y DESHINCHARSE

¿Te pasaste un poquito en las fiestas-vacaciones y te estás sintiendo más pesado?

Comer saludable, hidratarte más y sumar ejercicio son las bases de siempre para bajar de peso, pero si no estás sintiendo que es suficiente o querés ver resultados más rápidamente el jugo verde es tu mejor opción.

No es magia, es darle a tu cuerpo lo que necesita para funcionar de manera óptima, incluyendo eliminar toxinas y mejorar el metabolismo.

#2. ¡SUBÍ LA ENERGÍA!

Si sos de sentir que nunca tenés suficiente energía o vivís a café para recargar las pilas, es hora de sumar el jugo verde a tu día.

Gran parte de la falta de energía crónica que muchos de nosotros sentimos (¡aún en plenas vacaciones de verano!) es por deficiencias de nutrientes como el potasio, magnesio, zinc y vitaminas del grupo B - ¡en realidad todas son necesarias!

Todos lo sabemos o al menos lo intuimos: la alimentación occidental actual promedio no está cubriendo las necesidades reales de nuestro cuerpo. Es fácil ver que comemos menos verduras y frutas, menos granos integrales, menos semillas y nueces; en cambio, nuestros platos están colmados de harinas y azúcares refinados. Cuando elegimos refinados estamos consumiendo alimentos que perdieron la gran mayoría de sus aportes y así es claro que nuestra dieta está muy  empobrecida.

Aún si hacemos el esfuerzo de comer saludable, las opciones ultraprocesadas nos rodean en la ciudad y en vacaciones. Incluso cuando elegimos la opción saludable podemos quedarnos en pocas opciones y perder de vista la importancia de la variedad. La variedad es una regla de oro en nutrición porque nos asegura que nos lleguen los nutrientes que necesitamos y al mismo tiempo, evita excesos.

El jugo verde te salva, con un solo vaso, con una sola decisión al día, estás aumentando tu consumo de verdes y dándole un “empujón” de nutrientes a tu cuerpo.

Los aportes de cada jugo verde van a depender de sus ingredientes, pero básandonos en los clásicos (espinaca, kale, limón, algo de fruta, superalimentos como jengibre o cúrcuma, etc.) adiviná cuáles minerales y vitaminas saltan a la vista: potasio, magnesio, zinc. Sí, muchos de los que necesitás para tener energía.

#3. PROTEGÉ TU PIEL

El verano es el momento en que más tenemos que proteger la piel y también cuando más queremos lucirla.

Empezá siempre por un buen protector solar, buenos lentes de sol y un sombrero grande – creéme, tu yo de diez años más te lo va a agradecer (sea que ahora tengas 17 o 71).

¿El segundo paso? Adivinaste: tomar jugo verde. El combo de hidratación y boost de nutrientes es maravilloso para la piel. Las vitaminas A, E y C junto con el licopeno son todas especialmente buenas para proteger tu piel del sol -- de nuevo, nunca van a reemplazar el protector solar pero son fundamentales para la piel que soñás.

Priorizá jugos verdes que tengan espinaca, brócoli, zanahoria, limón, pomelo, frutillas, papaya o sandía.

#4. HIDRATACIÓN

Tu cuerpo te lo pide naturalmente: en verano la hidratación es más importante que nunca. No todo líquido cuenta de la misma manera hacia tu hidratación real. Como te temías, no cuentan esos refrescos y otras bebidas industrializadas (sí, aún esas que se dicen llamar “limonadas” pero están llenas de azúcar, conservantes e ingredientes con nombres tan largos que te es difícil pronunciarlos).

Tu cuerpo necesita agua y si viene con unos nutrientes extra, mejor, porque colaboran en el proceso de hidratación de tu cuerpo.

Concentrate en tomar agua solita filtrada o mineral, agua alcalinizada (por ejemplo con unas rodajas de limón y menta), tés y tisanas, jugos alcalinos y por supuesto: tu jugo verde detox.

La hidratación es fundamental para el correcto funcionamiento de tu cuerpo; ayuda incluso a la función cerebral (incluyendo la memoria y concentración), previene dolores de cabeza, colabora a bajar de peso y sip, es fundamental para regularizar el tránsito intestinal.

El jugo verde naturalmente tiene el agua de sus ingredientes (verduras, frutas y superalimentos) si lo hacés en juguera, y si lo hacés en licuadora además agregarás a la receta unos 200+ ml de agua, que como ves es un plus que tu cuerpo aprecia.

#5. ¡EMPEZÁ TU AÑO CON FUERZA!

Lograr las metas que querés este año – sean cuáles sean – te necesitan en tu mejor estado físico y con energía.

Como estás viendo, el jugo verde es clave para tener esa energía, te ayuda a mantenerte hidratado que es un gran plus para tu cerebro y si uno de tus objetivos es bajar de peso, tenés un 2x1 con este hábito. La mejor parte de empezar a tomar jugo verde, sin embargo, es otra.

Lo mejor de todo es pasar a la acción y decirte: empecé mi cambio real, estoy comprometido con lo quiero y aquí voy.

RECETA: Jugo Verde Clásico
Rinde: 1 porción
Ingredientes
  • Espinaca, 1 puñado
  • Pepino, 1 mediano (pelado si no es orgánico)
  • Manzana verde, 1 mediana (pelada si no es orgánica)
  • Limón, medio limón (sin cáscara)
  • Opcional: Jengibre, a gusto

Instrucciones
  1. Lavá todo bien y si no estás usando ingredientes orgánicos, pelalos. El limón, aunque sea orgánico pelalo siempre para lograr un sabor más suave.
  2. Usando una juguera, solo tenés que introducir los ingredientes uno a uno.
  3. Si no tenés juguera no importa, podés usar tu licuadora.  Agregá agua a la receta (300 ml aprox), licuá por un par de minutos y luego colalo.
Tip Salvador:
Hacé doble porción para que te rinda para hoy y mañana.
Guardá tu jugo verde en una botella de vidrio bien tapada y al fondo de la heladera para una mejor conservación. Se conserva hasta 48 hrs.

 

*Maren Torheim es autora del libro “Como comer sano para adelgazar” y trabaja desde hace más de 30 años en policlínica y piso en uno de los sanatorios más importantes del país. Se formó en Uruguay y también en el extranjero, profundizando en la dieta cetogénica para el control de epilepsia.

Siempre ha priorizado el trabajo en equipo, trabajando desde hace más de dos décadas en un equipo interdisciplinario con un cardiólogo y psicólogas para el cambio de hábitos, y con neurólogos y neuropediatras en la dieta cetogénica.

Más recientemente Maren se dedica a un emprendimiento familiar de alimentación detox y saludable, ofreciendo cursos online con coaching nutricional en TanVerde.

www.tanverde.com 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...