21 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,05 Venta 39,45
28 de julio 2023 - 12:13hs

Desde que fue lanzada al mercado en 1959, Barbie nos vivió diciendo que “seamos lo que queramos ser”.

Hoy a 60 años de su nacimiento, revivimos su historia para entender si Barbie ayudo a que una generación pueda progresar, o si en realidad hizo que la brecha entre géneros sea peor.

Con la increíble película, inspirada en la icónica muñeca, tocando a nuestras puertas y sus estrategias de marketing locas, que apuntan directo a nuestra nostalgia, en lo único que podemos pensar y hablar, es de ella. Pero pará, pará, pará.

Más noticias

¿Es Barbie feminista? Siempre fue criticada por el estereotipo que nos vendió, ¡desde chiquites! Hasta nuestro recordado Luca Prodan se podría haber inspirado en ella para escribir el hit “La rubia tarada”.

 Pero vayamos al pasado para entender este fenómeno y qué motivo su creación.

Mattel, su fabricante, fue fundada en 1945, en un garaje de Los Ángeles por Harold Madson y Ruth Elliot. Inicialmente la compañía se dedicaba a la fabricación de marcos de fotografía. Pero en 1955, Mattel dio un giro inesperado (algo así como una vuelta de timón o un volantazo) y lanzó su primer juguete, que fue un éxito.

No, no fue una Barbie. Fue una pistola de agua llamada, Blair. Le fue tan bien que decidieron reorientar el negocio para el mundo del entretenimiento infantil. Acá es donde Ruth (co-founder de Mattel) veía que su hija Barbie y sus amigas jugaban con muñecas adultas de hechas de papel. (Éramos tan pobres...)

Analizando el mercado, Ruth se da cuenta que la mayoría de los juguetes para niñas eran bebotes, y mucha oferta opcional no había. Ruth, ni lerda ni perezosa, pensó que si su hija y sus amigas jugaban todo el día con estas muñecas de fabricación casera, tenían que crear una para llenar ese vacío existencial (no será mucho). Ruth le presenta la idea a Elliot. Elliot dice que no, convencido que nadie la compraría.

Pero así somos las mujeres: cuando se nos mete una idea en la cabeza, es mas fácil cortarnos la cabeza, que sacarnos la idea. Ruth lo logra y el éxito es inmediato. Todo el mundo quiere una. Fue revolucionario, innovadora, rubia, mucho pelo y con una cinturita y flaca, flaca, flaca.

A Ruth no le alcanzaba ese éxito y quiso más. Y puso (250 gramos de harina, 150 gramos de manteca, esencia de vainilla, y dos tazas de leche). Ergo, una torta de plata y grabó un comercial que se emitió en uno de los programas más vistos de la época, el Mickey Mouse Club.

Las ventas volaron por los aires. En los años 60 y 70s Barbie se volvió uno de los juguetes más populares del mundo. Apareció en películas, programas de tv y hasta en cómics. Tuvo su línea de ropa y accesorios que se vendían en todas las tiendas del mundo.

La imagen de Barbie comenzó a evolucionar. Ya no era simplemente una muñeca de moda, Barbie fue mucho más.

Fue astronauta, medica, bombero, policía y hasta presidente. Todo esto ayudo a que Barbie fuera más real, más genérica, y se convirtiera en un símbolo de esperanza para todas las niñas. 

El mundo te decía que si eras mujer, servías para cocinar, ser objeto de un hombre o madre. Con solo mirar publicidades de la época se puede medir cuán retrógrados eran los mensajes.

De golpe llegaba un juguete, como esta muñeca, que parece inofensivo e inocente, pero con un mensaje muy necesario para la época, “sé lo que quieras ser”.

Aunque de vez en cuando, sus mensajes rozaban lo cancelable, como la Barbie Slamber Party, modelo que venía con un pijama rosa y además traía una balanza rosa que pesaba 55 kg. Y además un libro que te decía como perder peso, con una sola instrucción, NO COMAS. Eran los 60.

En los años 80 y 90s, Barbie no dejo de ser popular pero el mundo alrededor de ella, no dejaba de cambiar. En los 60 y 70 tuvo la revolución hippie.

En los 80s, fue puro materialismo, a material GIRL. Pero en los 90 viró hacia una mayor conciencia social y a una búsqueda de la autenticidad.

Ahí la gente se empezó a preguntar el por qué, y el cómo de las cosas.

Acá es cuando se empieza a cuestionar a Barbie y la imagen que reflejaba de las mujeres.

Algunos argumentaban que las proporciones corporales de Barbie eran poco realistas y daban un mal ejemplo a las niñas. También se decía que su enfoque en la moda y la belleza limitaba la imaginación.  Hay que marcar que eran los 90s. ¿Cuán deconstruido podías estar en esa época? Básicamente en los 90 era todo cancelable.

Incluso el tema de Acqua, decía: soy una chica rubia y tonta, en un mundo de fantasía…

En los 2000, algunos argumentaban que Barbie estaba desconectada de los tiempos y que su imagen ya no era relevante para las niñas.

Para contrarrestar esto, Mattel empezó a realizar algunos cambios. Empezaron a producir muñecas con distintos cuerpos y tonos de piel. Nada era suficiente y se la siguió criticando. 

Me arriesgo a decir que las críticas explotaron mucho más cuando se produjo el pico de la visibilización en cuanto a genero y roles.

Hoy a más de 60 años de su lanzamiento la figura de Barbie pareciera haber pasado de moda. 

Tampoco hay que rasgarse las vestiduras y vamos a mentir. Barbie fue una amiga, siempre estuvo ahí para jugar conmigo.

¿Barbie es feminista? Barbie innovo muchísimo y reivindico un poco, el como una mujer debía ser, y esta opinión 100% subjetiva, el logo de Barbie siempre fue: “sé lo que quieras ser”, aun cuando el mundo nos decía que solo servíamos para ser mamas, incluso a la hora de jugar.

La realidad es que la Barbie original, es flaca, rubia hegemónica, alta. En algún momento todas quisimos ser Barbie, pero el hecho que siempre nos haya dicho que podemos ser lo que queramos ser, es conmovedor.

No es que, Barbie es feminista y que es un símbolo político muy fuerte. 

Vayan a ver a la película y después me cuentan…

Temas:

Barbie

Seguí leyendo

Te Puede Interesar