Estilo de vida > PSICOLOGÍA

Cómo limpiar la 'basura' mental: 90% de los pensamientos diarios son negativos

Qué es el mindfulness y la ecología mental. Y cómo limpiar la mente de pensamientos negativos. Por día, cada persona tiene aproximadamente 60.000 pensamientos, de los cuales la gran mayoría (informes científicos reportan que es el 90%) son de tono negativo, repetitivos y anclados en el pasado

Cada ser humano tiene aproximadamente 60.000 pensamientos al día, de los cuales la gran mayoría son de tono negativo, repetitivos y del pasado

Tiempo de lectura: -'

20 de julio de 2020 a las 17:14

Por Daniel Colombo*

Se habla mucho de ecología, sobre todo relacionada con los temas del medio ambiente. ¿Y qué sucede con la ecología interna, la que provee el equilibrio y la sustentabilidad en cada ser humano? Como definición general, la ecología es una ciencia que estudia a los seres vivos en su ambiente. Viene de la rama de la biología y estudia las interacciones de los seres vivos con su hábitat, e incluye factores derivados de las relaciones que se establecen con otros seres vivos.

Si integramos en estos factores la relación interna con uno mismo, es posible profundizar en la ecología mental y verbal, que permite limpiar la “basura” interior, entendida como la cantidad de pensamientos y creencias limitantes que no permiten el avance hacia los objetivos y metas, y que produzca una calidad de vida acorde con los anhelos.

Por día, cada persona tiene aproximadamente 60.000 pensamientos, de los cuales la gran mayoría (se dice que el 90%) son de tono negativo, repetitivos y del pasado. ¡Imaginate el impacto en tu bienestar interior!

Qué es la ecología verbal

Es nuestra mente la que conduce al resultado concreto de lo que producimos en cada aspecto de la vida. Aunque a veces las personas tiendan a echar la culpa a los demás y a evitar la responsabilidad individual, en realidad, esta evasión obedece a la imposibilidad de reconocer, procesar, limpiar y establecer nuevas conexiones internas a partir de asumir los hechos que creamos, provocamos o permitimos.

Hace muchos años que en mi labor como coach empresarial y mentor, trabajo la idea de la ecología verbal, partiendo de la base de que las palabras con las que nos comunicamos, tanto en forma de pensamientos, ideas y creaciones internas, como externamente, crean y moldean la realidad de la vida.

Esto significa que si tu lenguaje interno es de crecimiento, expansión y motivación, te fortalecerás por dentro; en cambio si te hablás permanentemente en forma restrictiva, con quejas, reproches, dudas y miedos, el resultado será de debilidad y, por lo tanto, lo que obtengas estará muy lejos de lo que soñás.

Existe también una corriente de pensamiento llamada ecología mental, donde la falta de equilibrio y sustentabilidad interior se deben al mismo desbalance en la mentalidad.

Cómo funciona la mente

Haciendo una analogía, la mente es como el software que alimenta de programas al hardware que es el cerebro, el que ejecuta las acciones. Si programamos la mente de la manera adecuada, es posible obtener resultados extraordinarios de los que ni siquiera sabíamos que éramos capaces.

La estructura de la mente presenta dos dominios sobre los que podemos influir directamente: la mente subconsciente y la consciente.

La subconsciente es la que almacena las emociones y sensaciones de cada experiencia, y de las ideas preconcebidas sobre los acontecimientos que, aunque no los hayamos vivido, le dan una carga emocional (por ejemplo, cuando anticipás un resultado catastrófico de algo que todavía no ocurrió).

Del tipo de construcción que hagas de esa carga emocional dependerá el resultado: si es del tipo positivo, dará la orden a la mente consciente (la que ejecuta las acciones) en ese sentido, y acercará los recursos, energía, ideas y vías para encaminar el proceso mental hacia un resultado concordante. En cambio, si la construcción interna es de tipo negativo o restrictivo, también el resultado será de esa forma.

Lo interesante es que podemos moldear el estilo de actividad mental si lo sabemos entrenar. Es decir que, ejercitándonos, podemos programar el software de la mente para conseguir las metas y objetivos, y un sentido de equilibrio ecológico interno que nos ayude a avanzar.

5 ideas para limpiar la basura mental

Para hacer ecología mental y verbal, es necesario disponerse a la tarea de limpiar continuamente la información que no es útil ni conducente para crear las experiencias de vida que anhelamos.

Para ayudarnos, el cerebro tiene una función específica, llamada poda neuronal o sináptica, que consiste en la eliminación de conexiones de sinapsis entre neuronas. Este proceso elimina las conexiones neuronales poco utilizadas para ayudar a que la capacidad del cerebro esté disponible para lo que sí usas en forma frecuente. En el lenguaje de las computadoras, sería como la desfragmentación del disco rígido que libera espacio en la memoria de tu ordenador.

1 - Reconocer la limitación

El primer paso es darse cuenta de que tenés una forma predeterminada de reacción, es decir, mecanismos inconscientes que repetís una y otra vez. Yendo a la raíz, podrás reconocer de dónde proviene, y, desde allí, empezar a trabajar en removerla. Un terapeuta profesional puede ser de gran ayuda, ya que, en muchas ocasiones, esta situación proviene de experiencias de la infancia y del marco de vínculos en el que creciste.

2 - Querer cambiar

Es fundamental tener el convencimiento y la determinación interna de querer avanzar. El querer es todo lo contrario al tengo que. Es una elección propia en el sentido evolutivo y de transformación humana. Sin este componente no habrá cambio posible. Hay millones de personas que viven estudiando, tomando seminarios, cursos, leyendo libros de superación personal y sus vidas no avanzan. Es porque el proceso no es intelectual, sino desde el ser. El querer cambiar se acciona desde los niveles sutiles de consciencia para que luego se manifieste en el afuera.

3 - Desarrollar la atención plena en el presente

Como herramienta generativa, es importante tener plena consciencia del presente para que, cuando irrumpan los pensamientos que ponen en jaque la ecología mental y verbal, los canceles y los reconduzcas hacia otros que sean contributivos. Al principio será en forma totalmente consciente: esto significa que necesitarás frenar, pensar, observar y actuar, en ese orden, en vez de accionar en forma automática y sin darte cuenta. Este paso forma parte del insight (mirar adentro) indispensable para la transformación.

4 - Ecología verbal consciente

Para empezar a practicar este equilibrio vital puede ser de utilidad observar los pensamientos y la forma de lenguaje que utilizás al expresarlos. Hay un lenguaje interior, el diálogo rumiante y la autocharla que todos tenemos. Y otro externo: lo que comunicamos y transmitimos. Como herramientas prácticas, observá tus palabras, la estructura de tus comunicaciones y la forma en que apoya o no tus resultados. Cambiando la estructura mental de la comunicación podrás lograr un impacto significativo en el logro. La programación neurolingüística es una de las disciplinas más completas que conozco para entrenarse en estas habilidades.

5- Tener herramientas de apoyo

Un terapeuta sensible, actualizado y abierto; un coach experimentado y un consejero psicológico, pueden ser de gran apoyo en el cambio de estructura interna que se necesita para conseguir una energía limpia y sustentable internamente. También funciona complementarlo con lecturas que enaltezcan y tu capacidad; seminarios y talleres que te inviten a la reflexión; rodearte de personas con espíritu constructivo más allá de los desafíos; escuchar música estimulante; reconocer y balancear tus emociones; y acceder a películas, podcast y materiales que te inviten a la indagación apreciativa de tu propia valía.

 

* Facilitador y Máster Coach Ejecutivo especializado en alta gerencia, profesionales y equipos. LinkedIn Top Voice América Latina 2019. www.danielcolombo.com

Fuente: El Cronista - RIPE

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...