Cargando...
""El tráfico de drogas ya era uno de los delitos más difíciles de detectar"

Mundo > El narcotráfico como arma

Cómo Ucrania desencadenó una guerra híbrida: “ahogar a los rusos en drogas”

En 2014 una avalancha de drogas sintéticas —mefedrona y alfa-PVP— entró en Rusia. Las llamadas 'sales' y 'speeds' se hicieron tan populares entre los jóvenes como la heroína en los años 90

Tiempo de lectura: -'

10 de junio de 2022 a las 05:04

Hace menos de 10 años, el grupo JimProm, formado principalmente por ciudadanos ucranianos, solía producir y enviar a las Rusia hasta 500 kilos de drogas sintéticas novedosas en una semana. Esta cantidad sería suficiente para envenenar una ciudad entera en el menor tiempo posible. En 2017, las fuerzas de seguridad rusas liquidaron a esa organización narco.

El volumen de negocios anual de este gran sindicato de producción de drogas sintéticas era de unos 2.000 millones de rublos (unos US$ 33 millones). En toda Rusia siguen funcionando instalaciones de producción clandestinas similares, con redes logísticas bien desarrolladas, que a menudo emplean a ucranianos. Tras hablar con los agentes de la ley rusos y con traficantes de drogas condenados, que cumplen sus penas en diferentes ciudades de Rusia, se puede averiguar por qué exactamente Ucrania se ha convertido en una fragua para este negocio y en el principal proveedor de drogas sintéticas a Rusia, y qué tienen que ver con ello los servicios especiales ucranianos.

Guerra híbrida

Alexandr es un empleado de uno de los organismos policiales encargados de la lucha contra las drogas en Rusia. Durante los últimos ocho años, Alexandr y sus colegas se han visto sumergidos en una nueva guerra híbrida no declarada en la que las drogas se han convertido en el arma preferida de su enemigo.

"El tráfico de drogas ya era uno de los delitos más difíciles de detectar, y la proporción de traficantes capturados no superaba el 5% o 10% del total. Y con el estallido de las hostilidades en Donbás, las fuerzas del orden rusas empezaron a resolver no más del 1% o 2% de esos delitos", explica Alexandr agregando que el motivo principal es el aumento de los delitos de esta índole.

"Desde 2014 de Ucrania fluye una avalancha de drogas sintéticas, mefedrona y alfa-PVP, las llamadas sales, y los propios ucranianos están dispuestos a producirlas y distribuirlas aquí", señaló.

"Las fuerzas del orden ucranianas han cortado casi por completo todo contacto con nosotros, y creo que esta expansión de la droga comenzó no sin su conocimiento: han declarado una especie de guerra híbrida, que lleva 8 años", añadió.

Reclutamiento

Según el Centro Principal de Información y Análisis del Ministerio del Interior, unos 7.200 ciudadanos ucranianos fueron detenidos por delitos de drogas en Rusia entre 2014 y 2021.

Artiom, nacido en Donetsk, también forma parte de esta estadística. Al igual que el agente de la ley Alexandr, conoce de primera mano lo que es la guerra. Cumple una condena por drogas en la colonia penal N.° 9, cerca de Oremburgo. En 2014, cuando el Ejército ucraniano estaba en las afueras de Donetsk, solo vio explosiones y muerte, y cuando se hizo insoportable, se alistó él mismo en la milicia.

Unos años más tarde, Artiom dejó el servicio y trató de buscarse a sí mismo en la vida civil, y entonces su destino dio un nuevo giro, que le llevó finalmente a la colonia penal N.° 9, cerca de Oremburgo.

"Estaba sentado en el patio, una persona desconocida me escribió en VKontakte y me ofreció un trabajo como mensajero en Rusia, el salario era bueno (...) para vivir con este dinero durante dos meses, un mes y medio exactamente, y mantener a toda mi familia. Dije que sí, y la persona que me correspondió me dijo que fuera a Lugansk", recuerda Artiom.

Según él, en Lugansk tuvo una breve entrevista y fue enviado a Rusia, y solo allí se enteró de que iba a transportar drogas. Y luego la conclusión previsible: detención, juicio y las estepas de la región de Oremburgo.

La historia de Artiom sobre su reclutamiento como traficante de drogas es muy similar a la de otros ucranianos condenados por tráfico de drogas. El esquema era casi siempre el mismo. En las ciudades ucranianas —en autobuses y tiendas, en estaciones de tren y en Internet— un hombre encontró un anuncio para trabajar en Rusia. Unos desconocidos ofrecieron trabajos como mensajeros por mucho dinero para los ucranianos. La persona que caía en el anzuelo se ponía en contacto con el empleador por teléfono o por Internet y era invitada a una entrevista de trabajo en una cafetería.

Por lo general, el solicitante de empleo era recibido por dos tipos duros, que le prometían un buen sueldo si hacía algún trabajo en Rusia. Le daban al aprendiz dinero para el viaje y el alquiler, y se aseguraban de darle un smartphone con un mensajero encriptado de ConverMe, que ya contenía los datos de contacto de sus manipuladores. El desprevenido nuevo empleado se dirigía a Moscú, donde comenzaban sus desventuras.

Al llegar a la capital rusa, se le indicó que enviara una foto frente a la estación de tren de Kievski, que solicitara una tarjeta bancaria a su nombre y que se dirigiera a una de las ciudades elegidas por los manipuladores, que alquilara un apartamento allí y que esperara nuevas instrucciones. Encontrar el 'alijo' de drogas, dividirlo en dosis individuales y 'reutilizarlo' para su distribución al por menor.

Siguiendo los pasos del SBU

Aparte del esquema de reclutamiento, los narcotraficantes ucranianos que entrevistamos tienen algo más en común. Cuando empiezas a preguntarles sobre quién les ofreció trabajo, qué documentos mostraron y quién los supervisó en Rusia, los condenados se ponen nerviosos y se encierran en sí mismos, pero tras una breve pausa, responden que fueron involucrados en negocios ilegales por agentes del Servicio de Seguridad ucraniano. Artiom, de Donetsk, cuenta que incluso durante la entrevista en Lugansk, el reclutador le mostró una tarjeta de identificación del Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU) y le explicó que estaba buscando personas para dirigir un negocio de drogas en Rusia. Artiom no menciona ningún detalle que le permita identificar a este oficial del SBU. Es comprensible, sus familiares le esperan en Ucrania y teme por sus vidas.

Andréi, que acaba de salir de la cárcel, habla de sus contactos con el Servicio de Seguridad de Ucrania con más calma, aunque pide permanecer en el anonimato su apellido. Mirándolo, es difícil imaginar que pueda estar involucrado en algo ilegal. Andréi tiene poco más de 40 años, nació y creció en Ucrania, y luego, como muchos, se trasladó a Rusia, formó una familia, montó su propio negocio y fue un típico hombre de clase media hasta que tuvo problemas financieros en 2014.

Durante todo este tiempo yo había mantenido algún tipo de relación con personas de Ucrania, incluida la persona de la que ahora voy a hablar un poco. En ese momento era el teniente coronel Vladímir Storchak, del Servicio de Seguridad de Ucrania. "En 2014, yo estaba de viaje en Ucrania, nos conocimos y hablamos. Lo visité y allí conocí a Dmitri, a quien no había conocido antes. Se presentó como miembro activo del servicio secreto y, mientras seguíamos conversando, me ofreció dedicarme al transporte de mercancías en Rusia", recuerda Andréi.

Andréi debía transportar drogas sintéticas —de cinco a 200 kilos— de una ciudad a otra y buscar escondites. Sin embargo, la carrera de Andréi como repartidor mayorista terminó de una manera bastante estándar: fue detenido en Kurgán durante uno de sus vuelos en 2015, el tribunal lo condenó a siete años de régimen estricto, pero hace casi ocho meses fue puesto en libertad condicional, regresó a su familia, encontró un trabajo bien pagado y prefiere no recordar su vida pasada.

Cuando se le preguntó por qué no había abandonado su participación en los negocios ilegales, Andréi citó casi palabra por palabra a su controlador Dmitri del SBU: "No olvides que tus padres viven en Ucrania, ahora lo harás de todos modos y siempre recordarás que ellos están aquí y tú allí. Y su salud y su vida dependerán de cómo lleves a cabo nuestras instrucciones.

"Por supuesto, este diálogo me desagrada enormemente. Pero teniendo en cuenta lo que me dijeron, básicamente no tenía otra opción", recuerda Andréi.

Otros ucranianos con los que hablamos también recuerdan que, en respuesta a sus intentos de abandonar el negocio de la droga, sus curadores les recordaban la necesidad de devolver los viáticos o les amenazaban directamente enviándoles, por ejemplo, una foto de su casa familiar.

Laboratorios de la muerte

Sin embargo, los responsables del SBU han establecido no solo el proceso de envío de 'gente de la plantación' a Rusia, sino también la producción de las propias drogas.

"El sindicato de la droga JimProm, que operaba en 14 regiones de Rusia (fue liquidado en 2017; 47 de los 67 miembros detenidos del grupo eran de nacionalidad ucraniana —Nota de la redacción), producía entre 150 y 500 kilogramos de sustancias a la semana. En los últimos años, el Servicio Federal de Seguridad y el Ministerio del Interior han desmantelado más de 500 laboratorios, por eso hay que calcular la cantidad que produjeron y el número de personas que pudieron ser envenenadas", explica Alexandr, agente de la seguridad pública.

Los laboratorios de drogas creados con la participación del lado ucraniano producen principalmente dos tipos de drogas sintéticas relativamente nuevas: la mefedrona (también conocida como 4-metilmetcatinona, o simplemente sal) y el alfa-PVP, comúnmente conocido como speeds.

"El efecto de estos fármacos eufóricos en el cuerpo humano, y especialmente en el organismo inmaduro de los adolescentes, no se ha investigado completamente. Sin embargo, ya se puede hablar de los cambios más fuertes en la psique durante el uso a largo plazo, y el riesgo de las desviaciones patológicas graves", dice un oficial.

Al mismo tiempo, los datos del Centro Principal de Información y Análisis del Ministerio del Interior muestran un aumento anual del tráfico ilícito de 'drogas sintéticas' en Rusia. En 2021, su cuota en el mercado de medicamentos era ya del 60%, frente al 5% de 2014.

Según explicaron los agentes de la seguridad a RIA Novosti, los ucranianos instalan laboratorios en las regiones fronterizas y pasan la droga de contrabando a Rusia, u organizan la producción y distribución ya en el territorio ruso. Por ejemplo, en 2019 se incautaron de la circulación 62 kg de droga, incluidos 7 kg de la 'sintética', solo en la región de Bélgorod. En 2020, esta cifra se multiplicó casi por nueve hasta alcanzar los 534 kilogramos, de los cuales más de la mitad (343 kg) eran sustancias 'sintéticas'. En 2021, la cantidad de droga incautada se duplicó aún más, hasta una tonelada y 66 kg. La parte de las 'sintéticas' ya superaba las tres cuartas partes: 867 kilogramos. Según Alexandr, el laboratorio ha alcanzado su máxima capacidad de producción y puede recibir hasta 30 kg de medicamentos (hasta 300.000 monodosis) en un día. Al mismo tiempo, el coste del alquiler de locales, equipos químicos y reactivos es mínimo.

Uno de estos ‘químicos’, como se denomina a los productores de drogas, era un nativo de la región de Kirovograd, Alexandr, que montó un laboratorio clandestino en la región de Moscú hace un par de años y ahora está a la espera de juicio en el centro de detención preventiva Vodnik de Moscú. No se le puede llamar víctima de las circunstancias: en Ucrania ya ha sido juzgado por producción de drogas. Cuando le preguntan quién y cómo se le ofreció volver al negocio de la droga e ir a Rusia "para ganar dinero", responde con mucha inconsistencia. Dijo que Román, un graduado de la Academia Nacional del Servicio de Seguridad de Ucrania, le había ofrecido el trabajo, pero no podía recordar ningún otro detalle.

Al igual que otros ucranianos, Alexandr fue entrevistado antes de ser enviado a Rusia, pero se le asignó algo más que un papel ordinario en esta guerra híbrida, por lo que una simple conversación en un café con sus controladores no fue suficiente. El aspirante a 'químico' fue enviado a un hostal en el centro de Kiev, donde tuvo que someterse a una prueba de polígrafo. Según Alexandr, en este centro de reclutamiento improvisado había varias docenas de personas más esperando a ser enviadas a Rusia.

"La entrevista se realizó con un polígrafo y les interesaba lo siguiente: si yo iba a robar dinero, si iba a consumir el producto, qué conexiones tenía en las fuerzas del orden, si tenía algún deseo de hacer carrera en este negocio", recuerda Alexandr.

En Rusia, Alexandr compró rápidamente todo lo necesario para montar su laboratorio. Todas las instrucciones sobre qué y cómo fabricarlo se las mandaba su supervisor por mensajería.

"Producíamos unos cinco kilos al día, que se venden a unos 2.000 rublos el gramo, lo que significa que un kilo cuesta dos millones de rublos, es decir, hacíamos 10 millones al día. Es una ganancia loca, simplemente loca, a pesar de que el coste de los reactivos era de céntimos. Y nos pagaban con céntimos", recuerda Alexandr.

"Escondían el 'producto' en los bosques, desde donde un correo mayorista tomaba la mefedrona y la volvía a esconder por orden de otros curadores, y solo después un traficante minorista recibía el 'paquete', empaquetaba la droga en pequeñas dosis y la distribuía por la ciudad. El esquema fue diseñado para que los productores y los distribuidores nunca se cruzaran entre sí. Pero los mensajeros distinguidos podrían ser ascendidos al laboratorio. "Una promoción, por así decirlo", dice Alexandr con una sonrisa.

“¿Cómo se construyen las farmacias de la red oscura? Tienen propietarios, tienen comisarios, tienen gente que se encarga de la puesta, de la producción. Básicamente, en todas las etapas se pagan céntimos, la mayor parte de ese dinero acaba en las manos de la gente en niveles superiores", explica Alexandr.

Los manipuladores prestaban atención especial al secreto de sus cargos. El dinero destinado a la producción se enviaba a monederos QIWI y bitcóin o a tarjetas bancarias registradas a nombre de personas ficticias. En caso de ser detenido por la Policía, cada narcotraficante tenía su propia leyenda sobre el motivo por el que había llegado a Rusia y, como último recurso, un buen montón de billetes para negociar con los agentes de seguridad in situ.

Las drogas como armas

¿Quién recibió el dinero de la venta de drogas? Ciertamente, no es un ucraniano ordinario que vino en nombre de sus manipuladores. Solo era un trabajador contratado que ganaba unos 20-000 o 40.000 rublos (entre US$ 325 y US$ 650) al mes en 2015. Durante este periodo vendió entre uno y 10 kilos de drogas (entre 10.000 y 100.000 dosis individuales), cuyo precio de venta al público oscilaba entre 1.300 y 2.000 rublos (entre US$ 21 a US$ 32) por gramo. Los superbeneficios de la venta de droga los recibían los 'generales' ucranianos —los verdaderos propietarios de las tiendas de Internet— y sus patrones de entre los oficiales del Servicio de Seguridad de Ucrania, que recibían el dinero a través de los monederos QIWI y bitcoin.

"El dinero procedente de la venta de drogas se cobraba a través del sistema bancario ucraniano, en el que PrivatBank desempeñaba un papel preponderante. Haciendo la vista gorda en la selección de traficantes en Kiev o reclutándolos de forma independiente, el Servicio de Seguridad de Ucrania recibió parte de estos ingresos y los utilizó para financiar estructuras radicales de derecha Pravi Sektor o Azov (organizaciones prohibidas en Rusia) ", dijo una fuente de los servicios de seguridad a Sputnik.

Sin embargo, los manipuladores perseguían otros objetivos además de los superbeneficios. Al hablar con los repartidores, algunos de ellos declararon explícitamente que su objetivo era hacer que la juventud rusa "se ahogara en las drogas". Se podría suponer que la relación entre los servicios secretos ucranianos y la explosión de las drogas sintéticas en Rusia es fruto del azar y de las teorías conspirativas, pero hay ejemplos en la historia mundial de la expansión de las drogas por parte de las autoridades estatales a otros países para conseguir fines políticos. En el siglo XIX, por ejemplo, fueron las Guerras del Opio en China. No era un conflicto por el territorio, sino por los mercados, y el motivo era el desequilibrio de la balanza comercial. Gran Bretaña quería exportar productos a China, pero la dinastía Qing siguió una política de aislamiento del imperio de la influencia extranjera. Los británicos no tuvieron mejor idea que intentar introducir el opio indio en China y aumentar así los beneficios económicos de su colonia, y, al mismo tiempo, persuadir a las autoridades chinas para que cooperaran.

El contrabando de opio en China continuó durante décadas, hasta que en 1839 el emperador cerró el mercado del país a todos los comerciantes y contrabandistas de Gran Bretaña e India. Esto culminó en un enfrentamiento armado entre China y el Reino Unido y terminó con la derrota del Imperio Qing. En virtud del tratado de paz, China pagó una importante contribución a la corona británica, cedió la isla de Hong Kong y abrió los puertos chinos al comercio británico. Mientras tanto, comenzaron los disturbios civiles, la degradación y la extinción de la población en el imperio. Solo el tiempo dirá si Rusia conseguirá ganar la guerra de la droga desatada contra ella.

La compra de drogas, así como su posesión, fabricación, transporte y propaganda son delitos punibles. La participación en la distribución ilícita de estupefacientes y psicotrópicos o sus análogos se castiga con penas de hasta cadena perpetua. Los héroes de nuestras entrevistas ya han recibido el castigo que merecen y se arrepienten de lo que han hecho. Si ha sufrido los delitos descritos en este artículo, póngase en contacto con la Policía. Puede ser su llamada la que evite que se produzca un delito.

Fuente: Sputnik

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...