Cargando...
El presidente ecuatoriano Guillermo Lasso en Uruguay. (Archivo)

Mundo > Ecuador

Con mediación de la Iglesia, el Gobierno de Ecuador retomará el diálogo con los indígenas

Lo hará presionado por una masiva manifestación que recorrió ayer las calles de Quito y en la que no se registraron incidentes

Tiempo de lectura: -'

30 de junio de 2022 a las 09:58

El gobierno del presidente conservador Guillermo Lasso anunció que retomará el diálogo con la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie) con la mediación de la Iglesia Católica, luego de que una nueva ola de protestas inundara sin incidentes las calles de Quito en repudio a su decisión de hace dos días de dar por finalizadas las negociaciones.

El anunció lo concretó el ministro de Gobierno, Francisco Jiménez, quien afirmó que la postura del oficial apunta a "devolver la tranquilidad al pueblo ecuatoriano” y precisó que “el proceso de mediación lo va a impulsar la Conferencia Episcopal Ecuatoriana (CEE)".

El funcionario, sin embargo, no aclaró cuándo se reunirán las partes, aunque señaló que será la CEE "la que determine la metodología, los actores y los representantes” para “que podamos llegar a una solución definitiva de este conflicto", dijo.

El cambio de postura se concreta dos días después de que el Poder Ejecutivo rompiera las negociaciones con la Conaie argumentando que integrantes de la organización eran responsables del ataque a una caravana de policías y militares que transitaba en la amazónica provincia de Sucumbíos, hecho en el que murió un militar y una docena de uniformados resultaron heridos.

"Reiteramos que la voluntad del Gobierno nacional es primero garantizar la paz de los ecuatorianos y en función de ese criterio no dejaremos de tomar las acciones que permitan llegar por la vía del derecho y del respeto de la constitución a esa paz tan anhelada", apuntó Jiménez, según informó la agencia de noticias AFP.

Si bien en un principio el gobierno había afirmado que no estaba dispuesto a dialogar el líder de la Conaie, Leonida Iza, Jiménez dijo que en esta nueva etapa mediada por la CEE el Ejecutivo “no pondrá condicionamientos”.

Aunque la tensión ha disminuido en la capital ecuatoriana y otras ciudades, el presidente Lasso volvió a recurrir al estado de excepción y decretó su aplicación en cuatro de las 24 provincias en las cuales, según el gobierno, se "concentran la mayoría de los actos violentos" de las protestas. La medida, sin embargo, no incluye Pichincha, cuya capital es Quito, donde están congregados la mayoría los 14 mil manifestantes.

El cambio de postura

El giro del gobierno se dio en el marco de la masiva protesta de ayer, en la que no se registraron incidentes. Los manifestantes marcharon por el centro de Quito para reclamar la reanudación de las negociaciones suspendidas al grito de "no queremos diez centavos, queremos resultados", en referencia a la decisión de Lasso de rebajar 10 centavos de dólar el precio del diésel y de la nafta común, medida que la Conaie considera insuficiente.

Los manifestantes inundaron el casco histórico de la ciudad, una zona cercana al Palacio de Carondelet, la sede del Ejecutivo, para reclamar, además de una reducción del orden del 21 por ciento en los precios de los combustibles, el control de precios para los productos agrícolas, la suspensión de las actividades mineras y petroleras en territorios nativos, y una moratoria de dos años para los campesinos endeudados con el sistema financiero.

"Aquí vamos a permanecer hasta que el señor presidente de la república reinstale el diálogo", afirmaron los militantes, según reprodujo la agencia AFP. "Si tenemos que dormir aquí, si tenemos que acorralar el palacio de gobierno, lo haremos", advirtió otro en respuesta a los dichos de Lasso, quien horas antes había asegurado que no negociaría “con quienes mantienen a Ecuador como rehén".

Lo concreto es que tras la movilización que reunió a unas 10 mil personas, el gobierno cambió su postura y anunció que retoma el diálogo con la mediación de la CEE, tras 17 días de protestas que tiene casi paralizado al país y cuyo balance da cuenta de seis civiles muertos, más de 600 heridos y al menos 150 detenidos en el marco de una represión denunciada por las organizaciones de derechos humanos.

La decisión de retomar el diálogo y aceptar la medicación de la CEE se explica también por el resultado de la votación en la Asamblea Nacional -el congreso unicameral ecuatoriano- de la propuesta de destitución impulsada por la oposición, que lo acusa de ser responsable de "grave crisis política y conmoción interna". Lasso pasó la prueba por muy escaso margen. Ochenta congresistas votaron por su destitución y 92 en contra.

"Defendimos la democracia y ahora debemos recuperar la paz", expresó Lasso tras el resultado en la Asamblea Nacional. "Pese a los intentos golpistas, prevaleció la institucionalidad. Queda en evidencia quiénes trabajan para las mafias políticas", reflexionó Lasso. Luego de la votación, el gobierno rechazó al mediador designado hasta ese momento, el presidente del Congreso, Virgilio Saquicela, quien votó a favor de la destitución de Lasso. Ahora, será la CEE la que intentará conducir el diálogo.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...