Nacional > CRUZ DE CARRASCO

Condenaron a delincuentes que por años golpearon a sus vecinos para quitarles la casa

Una hombre y una mujer, integrantes de la banda de Los Comas, fueron imputados por extorsión y reiterados delitos de lesiones personales agravadas

Tiempo de lectura: -'

09 de noviembre de 2019 a las 16:21

La Justicia condenó a cinco años de prisión a una mujer que durante años amenazó y expulsó de sus casas a vecinos de Cruz de Carrasco. El caso se resolvió luego de un juicio oral que llevó adelante la Fiscalía de Estupefacientes de Montevideo, y la mujer fue enviada a la cárcel acusada de extorsión y reiterados delitos de lesiones personales agravados.

La denuncia la realizó una familia, luego de sufrir durante años amenazas y golpes de la mujer y su pareja, un hombre que también fue condenado a nueves meses de prisión por dos delitos de lesiones personales, aunque con anterioridad al juicio oral, y luego de un proceso abreviado. La pareja, temida por el barrio, integraba un clan dedicado al narcotráfico conocido como Los Comas, un grupo criminal que dominaba la zona y que tenía por objetivo desalojar a los vecinos para usar sus casas como base de operaciones para sus actividades criminales, dijeron fuentes policiales a El Observador.

Esta banda tiene actualmente a la mayoría de sus integrantes presos, quienes cayeron entre noviembre de 2018 y febrero de este año, luego de varios operativos llevados adelante por el Ministerio del Interior.

Todo comenzó cuando la familia que denunció los hechos –cuyos miembros declararon como testigos protegidos– se mudó a un predio vecino al de los delincuentes, en 2006. Al principio no hubo problemas, pero al poco tiempo los recién mudados vieron cómo en reiteradas ocasiones su vecino expulsaba a los habitantes del barrio de sus propias casas –mediante amenazas e insultos– para luego alquilar las viviendas a otras familias. De acuerdo al dictamen de la Fiscalía, los integrantes de la familia nunca denunciaron estas situaciones por miedo a que les sucediera lo mismo.

La mujer que fue condenada se mudó en enero de este año a la casa de su pareja. Entonces, de acuerdo a la denuncia de las víctimas, empezaron las amenazas contra la familia. Cada vez que alguno salía de su casa o pasaba cerca de la casa de los delincuentes, la mujer los amenazaba y su pareja les decía que también a ellos los echarían de su casa.

Las fuentes del caso aseguraron que la pareja quería esa casa por tres razones estratégicas: estaba ubicada en la entrada a los pasajes del barrio, por lo que se podía tener el control de los que entraban a la zona; esa casa tenía dos plantas y desde la de arriba podía verse la calle Oncativo, que es la principal del barrio; y el tercer motivo era que instalar una boca de droga en ese sitio tenía la ventaja de que los consumidores no tenían que entrar a los pasajes para comprar.

Las otras casas cuyos legítimos dueños ya habían sido desalojados estaban ocupadas por integrantes de Los Comas o eran alquiladas por estos.

El final

En un intento de mejorar la situación, el hijo mayor de la familia intentó dialogar con el hombre para que dejara de molestar a su novia y a su hermana chica, menor de edad. La respuesta que obtuvo fue que “lo iba a mandar lastimar”.

El 8 de enero de este año, la sobrina de la familia fue a visitar a sus tíos y se cruzó con la vecina, que intentó pegarle con una botella de damajuana en la cabeza. Como no logró golpearla, la mujer la arrinconó contra un portón y la golpeó varias veces diciéndole que no pasara por ahí, gritando su nombre y anunciando que pronto todo lo que había en el lugar sería de ella. Acto seguido, la sobrina radicó la denuncia policial y los médicos forenses comprobaron que la joven tenía hematomas múltiples que le impidieron trabajar por casi tres semanas.

La última situación de violencia, antes de que la pareja fuera detenida, ocurrió tras un Operativo Mirador, el 12 de enero de 2019, cuando ambas familias se encontraron en la calle y comenzaron a discutir e insultarse. Con el fin de proteger a uno de sus hijos, el padre de la familia agredida se metió en la discusión y fue atacado a golpes de puño por dos miembros de la familia vecina. Su esposa salió de su casa para ver qué ocurría y fue derribada por un golpe en la cabeza. Con la intención de que dejaran de golpear a sus padres, otro de los hijos y su cuñada se metieron en la pelea. Esta última fue golpeada y tomada de los pelos, arrastrada por una zanja de la calle.

Asimismo, los jóvenes que se encontraban en el lugar lanzaron una piedra que impactó en la cabeza del padre y escaparon del lugar, al igual que los agresores. Tanto el hombre como su esposa presentaron heridas y hematomas múltiples, según constataron los médicos forenses.

Además de la pareja, la Fiscalía logró identificar a uno de los jóvenes agresores, que todavía está requerido por la justicia.

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...