Cargando...
Luis Suárez saliendo hacia el estadio de Cuiabá

Copa América > LA VIDA DE LOS CELESTES EN BRASIL

Cómo funciona la burbuja de la selección uruguaya en la Copa América: los jugadores hasta tienen que tenderse la cama

La delegación partió en régimen de burbuja desde Montevideo el 16 de junio y regresará de la misma forma tras el último partido

Tiempo de lectura: -'

26 de junio de 2021 a las 05:00

Si alguno de los integrantes de la delegación de Uruguay en la Copa América quería saber dónde se encuentra ubicado y cómo es el shopping de Cuaibá, tenía que googlearlo. Era la única forma de conocerlo, porque el estricto control de la burbuja sanitaria que impuso la Conmebol para llevar adelante el torneo continental, no les permite salir ni a la esquina del hotel

Es así, ya sabían de antemano debido a la pandemia de covid-19 que trastocó los planes originales de organizar la Copa en Argentina y Colombia. Y era la única forma en que se podía disputar el torneo en Brasil. Cómo será de rígido, que los futbolistas hasta se tienen que hacer la cama, contó a Referí un integrante de la delegación, ya que el personal de servicio de los hoteles donde se hospedan no puede ingresar a las habitaciones.

La delegación uruguaya estaba compuesta originalmente por 56 personas y ahora son 55, que se trasladan como una masa uniforme, todos al mismo tiempo y sin salirse de las reglas. Excepto Harold Roldós, el guardia de seguridad acusado por una empleada de Conmebol de acoso sexual en el hotel de Cuiabá, que resultó separado del grupo, volvió a Montevideo y no fue sustituido.

Facundo Torres

Los 55 integrantes que quedaron, dirigentes, técnicos, futbolistas, médicos, funcionarios, salieron en régimen de burbuja desde Montevideo el 16 de junio en vuelo chárter hacia Brasil y regresarán de la misma forma a la capital uruguaya después de su último partido.

El chárter de ingreso y salida de Brasil es responsabilidad de la AUF. Los traslados internos están a cargo de Conmebol.

El protocolo de movimientos, traslados internos, alimentación, controles sanitarios de hisopados dos días antes de los partidos, es exactamente igual para todos los miembros de la delegación, sin excepción de ningún tipo, comentaron integrantes del grupo a Referí. 

“De antemano sabíamos que veníamos a un régimen que era super restrictivo, que íbamos a estar en zonas de encierro o sellados, tanto en hotelería como en transportes”, dijo Fernando Sosa, quien viajó como miembro del Comité Ejecutivo de la AUF junto a Ignacio Alonso (presidente), Gastón Tealdi (vicepresidente) y Matías Pérez.

Sebastián Coates encabeza la fila de los celestes

Todo el personal no uruguayo que se moviliza alrededor de la selección también está sujeto a los mismos controles: miembros de seguridad, transportistas o personal de comedores y cocinas en los hoteles, ninguno se salva de las medidas, de los hisopados y de deambular las 24 horas con tapabocas y a cierta distancia. No hay público en los entrenamientos y tampoco hay personas extrañas en los lugares comunes o exclusivos para la delegación, como el comedor. No existe la convivencia con periodistas ni visitas de familiares como solía suceder en los torneos largos en épocas anteriores a la pandemia.

La única forma de jugar

“Es una experiencia muy distinta, pero sabíamos que era la única forma en que se podía jugar este torneo” señaló Sosa y agregó: “Cuando las 10 federaciones adherimos a venir a competir, sabíamos que había tres protocolos: el de Conmebol, el de la competencia Copa América, más el de Brasil, que son innegociables. Bajo ese esquema no podemos ir ni a un kiosco a comprar un diario o un chicle”.

Cuando se necesita algo de afuera, hay personal de Conmebol a disposición para cumplir ese tipo de funciones.

Los jugadores unidos antes del partido contra Bolivia

Los productos para la alimentación de los futbolistas, las bebidas, los equipamientos deportivos, todo fue guardado de antemano en lugares previstos en el hotel para que nada se salga de la burbuja. 

Aldo Cauteruccio es el responsable de diseñar el menú de la selección y trabaja en conjunto con personal del hotel que no está afectado a la alimentación del resto de los huéspedes, solamente a la selección. Son asistentes locales de Cauteruccio, que también deben someterse a las pruebas PCR cada tres días.

Los futbolistas hasta se tienen que hacer la cama, porque no se permite la entrada de personal de servicio a las habitaciones. Si es necesario cambiar las toallas, por ejemplo, realizan el pedido a la recepción y las dejan en la puerta envuelta en una bolsa sellada. 

La ropa sucia o los residuos se dejan en el corredor y en determinado momento del día pasan a retirarlos. En el caso de los jugadores, de esa tarea se encarga el personal de utilería de la AUF. Los demás integrantes del grupo las pueden alcanzar al lavadero y se las devuelven limpia en la puerta de la habitación.

¿Cómo se hacen los traslados?

Para los traslados a los entrenamientos o los días de partidos, Conmebol dispone de tres o cuatro vehículos. Dos ómnibus son para los futbolistas y técnicos, para que se ubiquen uno cada dos asientos. El chofer siempre es el mismo que incluso se aloja en el hotel. Cuando la delegación llega a una ciudad el conductor ya está ubicado con el PCR negativo, igual que el resto del personal. Siempre que den resultado negativo se quedan dentro de la burbuja local para recibir a las selecciones.

Nicolás De La Cruz y Brian Rodríguez

Los dirigentes se trasladan en una camioneta Van que tiene capacidad para 12 personas y a la que suben Ignacio Alonso, Gastón Tealdi, Fernando Sosa, Matías Pérez, Michel Duarte de la Mutual y Jorge Ortiz de OFI. No siempre van todos a los entrenamientos porque prefieren reducir la movilidad y asistir solo adonde son útiles como dirigentes. Si son necesarios, por temas de logística, concurren a las prácticas, de lo contrario permanecen trabajando en el hotel, donde siempre hay tareas reglamentarias o algún trámite para llevar a cabo.

Tampoco se permiten las visitas de rigor en este tipo de campeonatos, como familiares, futbolistas que viven en la ciudad o funcionarios de gobierno. En Brasilia, donde Uruguay estuvo alojado para el primer partido contra Argentina, el embajador Guillermo Valles llamó por teléfono, se puso a la orden y pasó a saludar y dejar una cortesía para la delegación, pero no se reunió con nadie, ni charló largo y tendido con los técnicos y jugadores, como es habitual.

Maria Noel Reyes, cónsul general de Uruguay en Río de Janeiro, también llamó por teléfono a los dirigentes antes de que salieran de Cuiabá para comentarles que todo estaba pronto para cuando llegaran a Río, y también se puso a disposición telefónicamente sabiendo que no se iban a poder reunir porque conoce cómo son los protocolos ya que los gobiernos colaboran con Conmebol.

En el estadio Nilton Santos de Río de Janeiro, la selección uruguaya enfrentará este lunes a la hora 21 a la paraguaya, en el cierre del Grupo A. Luego sabrán dónde continúan con la burbuja. 

Bien seguros
De acuerdo a lo que se informó a Referí, en la delegación uruguaya no existe incomodidad por el régimen tan estricto de movimientos porque ya se conocía de antemano. “Mucho antes de salir sabíamos que iba a ser así y sorprendieron gratamente las medidas de seguridad por el trasiego del personal, con la delegación; lo que se prometió se está cumpliendo”, dijo Fernando Sosa a Referí. Lo que se salió de control fue el tema del guardia de seguridad.
El viaje a Río
La selección entrenó este  viernes por la mañana en Cuiabá. Los que jugaron ante Bolivia lo hicieron sin mayores exigencias. Los uruguayos salieron a la hora 16 del hotel y una hora más tarde tomaron el vuelo hacia Río de Janeiro. El viaje previsto era de tres horas, más una hora de traslado por tierra desde el aeropuerto al hotel. En Río jugará el lunes a la hora 21 frente a Paraguay.

Comentarios

Espacio habilitado solo para suscriptores. Suscribite y viví la experiencia más completa de información.

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...