Nacional > FERIA JUDICIAL

Crece debate sobre extensión de la feria judicial

En el país con una de las ferias judiciales más largas, los expertos se dividen entre quienes quieren acortarla para acelerar procesos, y aquellos que piden respetar el descanso

Tiempo de lectura: -'

22 de enero de 2018 a las 05:00

La pregunta se disparó en una discusión veraniega en redes sociales entre algunos abogados: ¿es necesario que la Justicia corte su ritmo habitual de trabajo durante ocho semanas al año? Algunas respuestas apuntaban, por un lado, a defender el derecho al descanso de los operadores judiciales y a la necesidad de frenar para organizar mejor al Poder Judicial. Por el otro, se aferraban a la concepción de la Justicia como un servicio estatal y a la necesidad de los ciudadanos de acceder a un sistema funcionando a pleno todo el año.

Entre el 1° y 15 de julio (feria judicial menor) y desde el 25 de diciembre al 31 de enero (feria judicial mayor), los plazos de los procesos judiciales y los trámites de expedientes se detienen. Así lo establece la Ley Orgánica de los Tribunales, que indica en uno de sus artículos que "los jueces tendrán derecho a la licencia que gozarán durante los dos períodos de receso de los Tribunales". Eso significa que cualquier persona que se encuentre en medio de un proceso judicial también deberá poner un "parate" y esperar a que el sistema funcione normalmente cuando se levanten ambas ferias. La excepción a esa regla son los juzgados penales –que funcionan con turnos especiales en esas fechas- los de familia especializados y de adolescentes.


El principal argumento para ese descanso judicial "está relacionado con la organización de la licencia reglamentaria de los funcionarios judiciales", según explicó a El Observador, Marcelo Pesce, subdirector general del Poder Judicial, que además enfatizó que se trata de "la forma idónea de garantizar una mejor prestación de los servicios de justicia durante todo el año". "(De esa forma se garantizan) reglas claras para todo el sistema, haciendo un uso eficiente de los recursos del Estado", dijo.

Esa postura fue defendida por el presidente de la Asociación de Magistrados del Uruguay (AMU) y ministro del Tribunal de Apelaciones de Primer Turno, Alberto Reyes, y agregó un argumento más a favor de los tiempos de la feria judicial uruguaya: adelantar trabajo atrasado. "No todo es descanso. Es común estudiar expedientes en las vacaciones, por eso alguna parte de la feria se utiliza para trabajar también", indicó a El Observador.

Dentro de esos abogados que discutían especialmente en Twitter sobre la necesidad o no de reducir los tiempos de descanso de la Justicia, el vicepresidente del Colegio de Abogados del Uruguay (CAU), Gabriel Valentín, no desperdició un caracter en la defensa del descanso de los expertos en derecho. "La feria tiene una explicación sencilla: para el 90% de los abogados, que ejercen en solitario, es imposible descansar si los plazos no dejan de correr nunca. Eliminar la feria es expropiarles el derecho a un descanso digno", escribió.


El experto en Derecho Administrativo Miguel Pezzutti explicó a El Observador que tener un período de descanso pautado por la feria colabora con una "mayor continuidad del sistema". "El sistema en algún momento tiene que apagarse para seguir funcionando. Si el abogado se va de licencia cuando quiere, se transforma todo en más anárquico", señaló.

Casi de inmediato, el procesalista y expresidente del Centro de Estudios de Justicia de las Américas, Santiago Pereira Campos, retrucó esa opinión. Para el profesional, si bien es cierto que los abogados deben descansar y es necesario que se utilice también como forma de reorganización del trabajo, "desde la política pública de Justicia no se puede permitir que un servicio fundamental del Estado esté ocho semanas paralizado". "Me parece que un sistema de Justicia cercano a la gente, donde exista el principio de celeridad, de inmediación y cercanía requiere que no se paralice. Desde el punto de vista de la perspectiva comparada, Uruguay es uno de los países con la feria judicial más larga del mundo, yo no conozco otro", dijo al ser consultado por El Observador.


Según indicó Pereira, a nivel de América Latina la feria judicial se ha ido reduciendo e incluso desapareciendo. En Chile, Bolivia y Ecuador, por ejemplo, pasó al olvido. "Quizá los países que todavía siguen con una feria judicial de un mes son países de Europa como España, pero pareciera que responde a otros tiempos del sistema", enfatizó.

El debate argentino

Para tomar ejemplos de propuestas para acortar la feria, no hay que ir muy lejos en el mapa o en el tiempo. Basta con mirar a Argentina donde en noviembre de este año, el diputado macrista Guillermo Castello planteó eliminar la feria judicial en la provincia de Buenos Aires a partir de un proyecto de ley que años atrás había quedado olvidado en un cajón, según publicó el diario argentino La Nación.
¿Qué pasaría si una propuesta similar llegara al despacho de algún legislador uruguayo? Para el juez Reyes no sería algo muy racional plantearlo, porque tanto en las feria como en Semana Santa la Justicia no baja la cortina" ya que "jueces sigue habiendo".


Por su parte, el docente de Derecho Procesal Ignacio Soba opinó al ser consultado por El Observador que más que centrarse en las ocho semanas de feria, el centro de la discusión debería ser "lo que pasa en las restantes 44 semanas" en las que sí hay actividad completa. "Hay mucho para trabajar en mejorar la eficacia y la duración de los procesos. Se debe tener en cuenta que todo proceso insume un tiempo porque para hacer un proceso hay que respetar ciertas garantías, escuchar a todas las partes, tener pruebas, recurrir. No hay un único proceso, hay diferentes tipos", señaló. En el polo de los defensores de la eliminación de la feria, Pereira Campos reconoció que dejar de tener feria judicial requeriría bastantes más recursos de los que existen actualmente, porque se necesitarían jueces para licencias y una organización compleja del trabajo de los funcionarios, pero insistió en que debe haber un cambio "gradual". "Me parece que el resultado final debería ser eliminarla pero, mientras, hay que trabajar para reducirla y tratar de tener un sistema razonable", manifestó.

Un recurso para parar el descanso

Mientras se está en feria judicial, el horario de las oficinas del Poder Judicial y la cantidad de magistrados que trabajan se reducen. Sin embargo, si se necesita un trámite judicial urgente existe un mecanismo de atención conocido como "habilitación de feria". Ese instrumento se utiliza para acciones de amparo, reinscripciones de embargo o autorizaciones para viajar, entre otros. Es la Suprema Corte de Justicia la que define qué jueces trabajan y sus ministros se turnan.

Comentarios