Carta Lectores

Cuando José robó por  pobreza

Tiempo de lectura: -'

27 de julio de 2020 a las 05:01

José hace unos meses estaba en tratamiento por tuberculosis y  recibía una tarjeta del Ministerio de Desarrollo Social (Mides) que le permitía tener un dinerito mensual para la compra de alimentos y productos de higiene personal o para el hogar. Aunque hogar, como lo que uno puede imaginarse, no tenía, vivía como podía. Por su apariencia parecía muchos más años que los que tenía: además de enfermo, parecía mucho mayor.

Perdió la tarjeta del Mides y se fue hasta una oficina del ministerio para ver si le daban una canasta de alimentos y se la dieron. Casi no se la podía llevar. No podía levantar la carga. Sus brazos débiles por mala nutrición de larga data sufrieron para transportarla. Paró a descansar muchas veces en el camino hasta llegar a “su casa”, por llamar de alguna manera a esas chapas y maderas donde vivía.

Pocos días después se vio su foto en la prensa. José había sido procesado con prisión por robar un pollo al spiedo. Después del robo a los pocos metros lo atraparon y a las pocas horas fue imputado. Tenía antecedentes.

Y uno piensa varias cosas: ¿hay que denunciar al que roba tan solo para comer? El comerciante por ahí está cansado de que lo roben y también hay que ponerse en su lugar.

¿Y el Juez que lo condena y aplica la ley qué siente? ¿Qué piensa? ¿Importa acaso lo que piense o sienta? ¿La vida de José le importa a alguien o es como la del pollo que muerto nadie lo llora?

José está preso. Y cabe preguntarse: ¿no habrá robado el pollo con la esperanza de ser atrapado y así al menor dormir bajo techo, no seguir solo por las calles y comer algo, lo que le den, en la cárcel? Lo que sea, sin tener que andar cargando canastas de alimentos con las que no puede y sin tener acaso un fuego para cocinar.

De repente a José no le fue tan mal. Tal vez solo hizo lo que tantos otros reclusos que liberados no tienen dónde ir. Como tantos que terminan en la calle y son reincidentes para salir de esa situación de calle que los castiga con la dureza de dormir sobre cartones sintiendo el frío y la lluvia y revolviendo contenedores buscando algo para comer.

Termina siendo un espiral sin fin. Robar para no estar en la calle. Cumplir una pena para tener un techo y comida y al recuperar la libertad no poder disfrutarla por sufrir la incertidumbre de qué comer y dónde dormir y volver a empezar. Volver a robar. Porque al final la libertad termina siendo una condena.

Eduardo Rodas

.

 

 

    REPORTAR ERROR

    Comentarios

    Registrate gratis y seguí navegando.

    ¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

    Pasá de informarte a formar tu opinión.

    Suscribite desde US$ 245 / mes

    Elegí tu plan

    Estás por alcanzar el límite de notas.

    Suscribite ahora a

    Te quedan 3 notas gratuitas.

    Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

    Esta es tu última nota gratuita.

    Se parte de desde US$ 245 / mes

    Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

    Elegí tu plan y accedé sin límites.

    Ver planes

    Contenido exclusivo de

    Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

    Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

    Cargando...