Zikitipiú > Blog Zikitipiú / Gabriel Pereyra

Cuando la inmoralidad tiene cara de mujer: la mano que mece al fascismo

Las feministas radicales parecen estarle ganando la pulseada de la opinión pública a aquellas más racionales

Tiempo de lectura: -'

09 de marzo de 2019 a las 05:01

Tener una visión crítica sobre cualquier asunto, no tomarlo como viene sin más, cuestionarlo, conlleva un riesgo: que te rotulen quienes creen en ese asunto de manera cuasi irracional. Cuando alguien se cree dueño de la verdad se siente en la libertad de descalificar al otro porque lo imagina siempre en el lugar equivocado. Y más cuando se defienden argumentos desde una posición radical. Un anticomunista se siente todo el tiempo rodeado de comunistas. Y abundan los comunistas que tildan de anticomunista a todo aquel que cuestiona esa ideología.

Lo mismo le pasa a las feministas radicales, que parecen estarle ganando la pulseada de la opinión pública a aquellas feministas más racionales. Para ellas soy un machista solo porque no avalo cosas que son intragables para mi visión del mundo. La proclama de la Coordinadora de Feminismos de cara al 8 de marzo es una demostración de todo esto.

La luminosa idea de no dejar pasar inadvertido, como ocurría en el pasado, el Día Internacional de la Mujer y promover una gran marcha en momentos que la lucha por los derechos de las mujeres está en un punto alto, luce algunas sombras por parte de los y las radicales de siempre; de aquellos y aquellas que no pueden evitar filtrar su ideología en todo acontecimiento del que participan. Y lo hacen desembozadamente faltándole el respeto a las mayorías, o lo hacen de contrabando, faltándoselo por otra vía.

Dice una parte de la proclama, que en otro tramo también se pronuncia contra “el fascismo” sin aclarar a qué o quién se refiere con eso: “Estamos en huelga feminista, porque deseamos deconstruir la maternidad como institución opresiva. ¡Radicalicemos las formas de maternar para construirlas feministas y anticapitalistas!”.

¿En quién cuernos están pensando estas representantes de las clases medias y altas, educadas y muchas de ellas fracasadas militantes de izquierda cuando utilizan palabras y conceptos que, más allá de su absurdo contenido, no están al alcance de la comprensión de importantes sectores de la población, femenina y masculina?

¿Una maternidad anticapitalista?¿Qué es lo que en realidad proponen estas quinta columnas que contrabandean ideología en los reclamos feministas? ¿Maternar de manera socialista?

Continúa la proclama: “Estamos en huelga porque en las instituciones educativas nuestro trabajo y accionar siguen desvalorizados e invisibilizados, porque los contenidos curriculares niegan nuestra presencia y aportes”.

En Uruguay la mayoría de los universitarios y quienes se reciben son mujeres, y en algunas carreras con índices del 70% contra el 30% de los hombres. Pero cuando se impone la ideología, la realidad es apenas una molestia en el camino.

“Denunciamos la desaparición de mujeres, niñas, adolescentes y otros cuerpos feminizados en manos de las redes de trata y explotación sexual con la complicidad del Estado, de los medios, el sistema económico y judicial”, dice la proclama.

¿Qué dirán las mujeres que trabajan en los medios, las abogadas, las magistradas, las policías, a las que se acusa de complicidad en estos terribles delitos?

Continúan vomitando su odio de género: “Estamos en huelga, porque la justicia ignora, invisibiliza y silencia nuestros relatos, perpetuando y siendo cómplice de la violencia machista y los feminicidios. (…)  Sabemos que no es un asunto de soluciones punitivas, ni de aumento de penas, ni privación de libertad. ¡Necesitamos una justicia feminista que parta de nosotras, que desborde lo normativo y se ubique fuera de la lógica del miedo!”.

Este párrafo es desbordante de falsedad, contradicciones y, en este caso sí, fascista.

Falso porque quienes hacen las leyes, ante el reclamo de los grupos feministas, ingresaron en el peligroso camino de desconocer la igualdad ante la ley y determinaron que el asesinato de una mujer sea más grave que el de un hombre o el de un niño o niña. Contradictorio porque lo reclamaban con ansias, y resulta que ahora están en contra del punitivismo. Y fascista porque reclama una Justicia que ignore la institucionalidad y parta del ciudadano (la justicia por mano propia), y que además desborde lo normativo (o sea que desconozca la ley).

Una proclama que tenía decenas de ángulos desde los cuáles criticar a una sociedad que recién ahora se está poniendo a tiro con los derechos y la igualdad de género, prefiere desconocer esos reclamos legítimos e incurre en un lenguaje clasista, elitista, por momentos absurdo, y su contenido luce cargado de odio y resentimiento, convoca a violar la ley y tiene marcados ribetes fascistas.

Todos estos defectos son precisamente los que han agredido y siguen agrediendo a las mujeres, y ahora son alentados por estas mujeres que redactaron la proclama. Destilan odio y violencia, sentimientos contra los que hay que luchar precisamente para no seguir lamentando víctimas inocentes.

¿Quieren más odio, más violencia, más desconocimiento de la ley, más justicia por mano propia como la que ejecutan los violentos cuando las matan y se matan?

Detrás de la pluma de esta proclama se advierte la mano de gente que vive lejos de la pobreza, el más grande de todos los dramas que sufren las mujeres. En 5.200 caracteres que tiene la proclama, se menciona 10 veces la palabra huelga, dos la palabra lesbiana y una vez la palabra pobreza.

Se advierte la mano de quienes o no saben o no les interesan los problemas cotidianos que afectan a las jefas de hogar o a las adolescentes embarazadas, esas que, según las encuestas oficiales, deciden en su mayoría tener el hijo. En vez de una palabra de comprensión, de una orientación en cuáles podrían ser las alternativas a una situación que socialmente no parece la deseable, estas presuntas intelectuales, voceras encubiertas de la izquierda más retrógrada, le dicen que tienen que aprender a maternar contra el capitalismo. Inmorales es poco.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...