Cargando...

Cuando los clubes son víctimas y cómplices

La AUF recaudó US$ 53 millones por transferencias al exterior el último año

Tiempo de lectura: -'

11 de agosto de 2017 a las 05:00

Durante el ejercicio 2015-2016, el último balance aprobado por la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), ingresaron US$ 53 millones por concepto de transferencias de jugadores al exterior. Esto, traducido a los presupuestos que manejan los clubes actualmente, equivale a 90% de los gastos que tienen las instituciones de Primera División.

La información proporcionada por la AUF a Referí, permite arribar a la conclusión que si las transferencias de los jugadores se hicieran de club a club, con el correspondiente 70% del porcentaje de los ingresos para las instituciones, éstas tendrían sus economías saneadas, porque a los ingresos por conceptos de pases para cubrir el desfasaje reciben los beneficios generados por derechos de televisión, espónsores, cuotas sociales, entre otros.

Los presupuestos de los 16 clubes de Primera división rondan los US$ 58 millones.

Entre los de mayor egresos están Nacional con US$ 16 millones, Peñarol con US$ 12 millones, Danubio con US$ 3,6 millones y Defensor Sporting con US$ 2 millones. En el caso de los fusionados corresponde al presupuesto del fútbol porque el institucional, que incluye la parte social, asciende a US$ 7 millones.

Clubes debilitados
Lo que sucede por estos días es que en muchos casos, los clubes llegan al momento de transferir a sus mejores jugadores solamente con una parte de la ficha en su poder, el resto está en mano de los empresarios o intermediarios.

Un claro ejemplo es el caso de Naithan Nandez que es negociado por estos días a Boca Juniors. Peñarol posee solo el 59,5% de su ficha, el resto está en poder del empresario y del club del interior en el que se formó.

En Uruguay está prohibido por ley desde 1980 que las personas puedan ser dueñas de las fichas de futbolistas. Además, desde 2015 FIFA eliminó la figura del Agente e impide también que las personas posean derechos económicos de los futbolistas. Frente a la violación de esta reglamentación, los clubes pueden ser sancionados. Para el órgano rector del fútbol, solamente los clubes o las Sociedades Anónimas Deportivas son los propietarios de las fichas de los jugadores.

La mirada de la AUF
En el informe semanal de En Limpio, el neutral Ignacio Alonso explicó que "la figura del contratista es controvertida, pero también es muy importante porque abre mercados con conocimiento de terreno". No obstante, puntualizó sobre la realidad que viven las instituciones: "El club más chico en Uruguay está ocupando a 40 o 42 personas, y hay que bancar esa estructura. Cuando no hay financiamiento hay que apelar a fuentes que permitan generar los recursos y esa es la debilidad que lleva a los clubes a hacer malos negocios y a seguir apelando a este tipo de figuras, la del empresario".

Además, expresó que la "AUF tiene dentro de sus preocupaciones este asunto pero no tiene la capacidad material para el contralor del universo de lo que sucede".

También el gobierno está preocupado por la situación y procura hincar el diente a los empresarios y su participación en la compra de porcentajes parciales o la totalidad de la ficha de los jugadores, ilícita actividad que se realiza como práctica común en Uruguay.

De todas formas, pese al interés de zanjar un problema que inquieta a las autoridades nacionales no quieren ir a fondo porque saben que si intervienen se paraliza el fútbol, porque los clubes no tendrán opciones de funcionar por la estructura actual en las instituciones, y evitan llegar a ese extremo.

De todas formas, según pudo saber Referí, en silencio y con total hermetismo trabajan en una fórmula para poner límites a los empresarios y hacer llegar un claro mensaje que apunta a que entiendan que de ahora en más habrá nuevas reglas de juego, legislarán o buscarán la forma de llegar a un punto que permita evitar que los empresarios sean dueños de los jugadores y que el poder pase a manos de quien corresponde: los clubes.

A fines de este mes, las autoridades de la Secretaría Nacional del Deporte serán recibidas por la Comisión de Deportes de Diputados.

Denuncia sin efecto
El presidente de Liverpool, José Luis Palma, había anunciado hace 20 días que denunciaría ante FIFA, DGI, BPS y Junta Antilavado al empresario Daniel Fonseca –quien dijo en canal 10 que era dueño de las fichas de jugadores–, porque violaba las reglamentaciones, sin embargo, dirigentes de otros clubes lo persuadieron para que desista de hacerlas porque provocará una situación traumática para el fútbol uruguayo, debido que serían suspendidos por FIFA las instituciones que negociaron irregularmente con el empresario.

Un cambio en la matriz
Daniel Baldi, el exfutbolista, escritor y gerente de la Fundación Celeste, manifestó que "de a poquito los jugadores están empezando a cambiar", y precisó que "la selección de hoy en día está luchando por eso y lo está logrando".

Además, sobre el tema planteado para este informe "Los futbolistas como mercadería", expresó: "El tema de los contratistas y los jugadores lo comparo como el verdulero que vende tomate, que en la feria lo moja, lo exhibe y el más lindo lo pone arriba, pero si cae y se machuca, lo tira a la basura y pone otro. En el fútbol lo que sucede es que esa persona queda sola, desamparada y, muchas veces, frustrada".

El empresario Pablo Boselli manifestó que en Europa los clubes son más exigente sobre los jugadores que adquieren. "Ahora piden que no tengan caravanas, que no tengan tatuajes, que hayan terminado sexto de liceo", dijo y agregó que a sus jugadores les hace un seguimiento desde que tienen 13 años en los que registra toda su evolución, durante cinco años, con videos que son presentados a los clubes a los que ofrecen a los jugadores.

El fenómeno del baby fútbol
De los 60.000 niños inscritos en la Organización Nacional de Fútbol Infantil, solo un 0,14% llega a convertirse en jugador profesional de proyección internacional. Sin embargo, el baby fútbol no es visto sólo como una actividad recreativa para los más chicos, sino como el inicio de lo que puede ser un negocio próspero. Empresario o contratista comienzan a representar a jugadores a temprana edad, ofreciendo a cambio beneficios económicos, regalos y la promesa de llegar a Europa.

Néstor Goncálvez, captador futbolistas de Peñarol, dijo sobre el tema: "La gente del baby fútbol es increíble, es gente que trabaja por el orgullo, por ese deseo tan fuerte y amateur de brindar a los chiquilines su apoyo y aporte. Es una obra social increíble".

Explicó que Peñarol hace en su escuelita una invitación a divertirse y que recién a los 13 años deciden quienes quedan formando parte de las formativas del club.

También reconoció que no entiende "cómo hay jugadores que con 12 o 13 años tienen representante".
Para Baldi, "muchas veces el representante cae en contextos críticos y juega con eso. Le dan dinero para pagar las cuentas, tener comida en la heladera y con esto basta para que haga y deshaga con la vida de ese niño lo que quiera. Lo único que quiere hacer el empresario es dinero y cuando no lo logra, se olvida".

A pesar de que la normativa vigente prohíbe que los empresarios sean dueños de los jugadores, nadie los controla y el dinero que manejan en el fútbol es parte de un esquema donde los clubes se convierten en víctimas y cómplices a la vez. (Producción: Mariana Castiñeiras).

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...