Estilo de vida > Tan Verde

Cuatro claves para mantener la constancia y tener un estilo de vida saludable

La constancia es una clave para el éxito de tu figura y energía

Tiempo de lectura: -'

22 de agosto de 2019 a las 05:01

Por Lic. en nutrición Maren Torheim*

Estamos en la segunda mitad del año y es hora de re-enfocarte en tus objetivos. El primero de enero todos tenemos bien claro lo que queremos – tal vez bajar esos 2, 5 o 25 kilos rebeldes, tal vez mejorar - de una vez por todas - tus temas digestivos o sentirte con más energía, pero en la medida que pasan los meses nos desconectamos de esos objetivos y muy frecuentemente de nuestros esfuerzos para lograrlos.

Hay una clave para lograr sea lo que sea que quieras: la constancia. Hoy te contamos cuatro estrategias para generarla y mantenerla, así esta segunda mitad del año te rinde muchísimo más.

Las cuatro claves para mantener la constancia y lograr resultados
  • Tu meta clara

Tener un objetivo claro, medible y con un límite de tiempo es la mejor estrategia para lograrlo. De hecho, los expertos aseguran que el solo hecho de escribir nuestros objetivos aumenta un 40% nuestras chances de lograrlo. 

Cuando se trata de mantener tu constancia, el tener tus objetivos claros y periódicamente releerlos te ayuda a re-conectarte con ellos, encontrando una fuerza interior nueva. 

Otro tip muy importante: Esto no es algo que hacés una vez por año y ya está. La motivación para lograr esa constancia viene de tener tus objetivos claros y presentes. Hay que revisarlos periódicamente, ver cómo nos vamos sintiendo con el progreso y si hay ajustes que queremos hacer. Aunque te parezca que hace bastante poco trabajaste en tus objetivos o tal vez te estás diciendo “yo ya sé lo que quiero y lo tengo re claro en mi mente” – hacete un favor enorme: regalate 20 minutos y escribí tus metas para la segunda parte del año con lujo de detalles – nada de quiero bajar unos kilos: escribí cuántos, en cuánto tiempo y cómo te vas a sentir cuando lo logres. 

  • Disfrutá el proceso

¿Sos de pensar que para lograr tus objetivos tenés que hacer sacrificios enormes? 

La dieta clásica está probado que no funciona. Las restricciones extremas, las largas listas de prohibidos y los días muriendo de hambre no sólo son contraproducentes para tu poder de voluntad (te hacen querer esas cosas mucho más!) sino que cuando finalmente largás todo y empezás a comer “normal” otra vez, es muy posible que se venga un “efecto rebote” por el cambio de metabolismo que impusiste en tu cuerpo. 

No temas, hay solución y es mucho más linda de lo que estás pensando. 

Concentrate en todo lo bueno que estás sumando a tu vida y date permiso de ir a tu ritmo. Cuando estás disfrutando el proceso de conocer recetas nuevas, de darle a tu cuerpo lo mejor desde la alimentación, de experimentar con superalimentos sin necesitar hacer todo perfecto ni al pie de la letra, es mucho más fácil adueñarte del proceso, encontrarle tu twist a estas prácticas y hacerlas tuyas, y como lo disfrutás lo querés seguir haciendo. 

Por ejemplo, en vez de pensar en dejar la harina, concéntrate en sumar chía puddings a tus mañanas. En vez de pensar en no picotear o no comer postre, priorizá encontrar el tiempo de hacerte tu jugo verde y de tomar ese té cuando termines de comer. 

  • Chau obstáculos

No podemos apelar solamente a nuestro poder de voluntad para cambiar de hábitos y generar constancia, por eso es importante identificar esos obstáculos que nos frenan y encontrar estrategias fáciles para allanar el camino. De la misma forma, podemos poner obstáculos para evitar comportamientos que queremos disminuir. 

Por ejemplo, si querés comer más frutas, tenelas lavadas y picadas en tu heladera, prontas para comer. De la misma forma, si estás evitando los refrescos no tenés por qué decirte “nunca más voy a tomar un refresco”, pero evitar comprarlos para tu casa va a hacer una diferencia radical. 

Identificá cuáles son las tres cosas que te hacen mejor a ti – tu top 3. Por ejemplo: tomar jugo verde diario, cuidar mis horarios de comida y meditar. Como segundo paso, identificá una acción que te ayudaría a hacer cada una de estas. Por ejemplo, tener el jugo verde hecho de la noche anterior o dejar la licuadora y todos los ingredientes en la mitad de la mesada para verlos apenas entro a la cocina. 

Otra cosa que siempre ayuda para decirle chau a los obstáculos en alimentación es tener el Menú Semanal pronto. Sé que es un poquito aburrido de armar al principio pero es una herramienta que vale la pena que empieces a hacer en casa esta misma semana. Además, te ayuda a monitorear como vas y si vas comiendo lo que te propusiste. 

  • Tu A-TEAM

Cuando la constancia falla y nos vamos del camino, es todo cuestión de volver. Pero sip, es mucho más fácil cuando tenemos a alguien que nos recuerda que a todos nos pasa y hasta nos comparte alguna receta deli para entrar en carrera otra vez. 

Proponete formar tu “A-Team” (tu equipo de primera!) con esas amigas positivas que están en tu mismo camino -- o un poco más adelantadas. Una comunidad online puede ser una alternativa o complemento maravilloso cuando tu círculo más cercano no está tan alineado con tus objetivos actuales. 

También te recomiendo sumar a un profesional a tu A-Team. Si tu objetivo es bajar de peso, agendate con tu Nutricionista para una consulta mensual. Somos muy fans del trabajo en grupo, pero tener un extra en acompañamiento y poder hacer preguntas con un feedback directo puede ahorrarte muchos dolores de cabeza, desbloquearte cuando estás trancada y el solo hecho de hacer un check-in regular ayuda muchísimo en la constancia.

Ahora ya lo sabés: tener constancia no es sinónimo de hacer todo perfecto o de nunca tener un desliz. Tampoco es cuestión de “poder de voluntad”. Es algo que podés desarrollar para que juegue a tu favor y sea tu mejor aliado en cada uno de tus objetivos. 

*Autora del libro “Como comer sano para adelgazar”, Maren trabaja desde hace más de 30 años en policlínica y piso en uno de los sanatorios más importantes del país. Se formó en Uruguay y también en el extranjero, profundizando en la dieta cetogénica para el control de epilepsia. 

Siempre ha priorizado el trabajo en equipo, trabajando desde hace más de dos décadas en un equipo interdisciplinario con un cardiólogo y psicólogas para el cambio de hábitos, y con neurólogos y neuropediatras en la dieta cetogénica.

Más recientemente Maren se dedica a un emprendimiento familiar de alimentación detox y saludable, ofreciendo cursos online con coaching nutricional en TanVerde.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...