Cargando...

Estilo de vida > ESTILO

De Marilyn a Kim Kardashian y de Norma Aleandro a Pampita: ¿se puede vaciar una prenda de su valor histórico?

Kim Kardashian y Pampita Ardohain decidieron usar vestidos que representan una carga cultural, despertando admiradores y críticos, ¿pero qué hay de la conservación del aspecto histórico de la moda?

Tiempo de lectura: -'

18 de mayo de 2022 a las 05:03

¿Qué hace falta para convertir un vestido en un ícono? La persona que lo usa. El contexto político y sociocultural. En fin, lo que significa. Lo que quiere decir. No es únicamente, aunque no es poco, un montón de tela y bordados. Los hilos de la historia bordan en ciertas piezas una simbología que escapa a su valor material.

Este mes dos figuras de la moda volvieron a usar prendas históricas. Desde la estrella de telerrealidad Kim Kardashian caminando por la alfombra de la Gala del Museo Metropolitano de Arte (MET) con el famoso vestido que usó Marilyn Monroe 60 años atrás para cantarle feliz cumpleaños a JFK, hasta la aparición de la modelo y conductora Carolina "Pampita" Ardohain con el vestido que usó Norma Aleandro para recibir el primer Oscar que ganó una película latinoamericana, La historia oficial. 

¿Cuál es el significado histórico de las prendas? ¿La moda tiene un contenido político y social? ¿Puede vaciarse de significado?

"Happy Birthday Mr. President": la fiesta antes de la tormenta política

Era la celebración del hijo pródigo del Partido Demócrata. El 19 de mayo de 1962 todavía faltaban 10 días para el cumpleaños del presidente de los Estados Unidos John Fitzgerald Kennedy, pero poco importaba. Aquella noche, una gala para recaudar fondos, se festejaban los 45 años del hombre de la Casa Blanca y las estrellas más famosas de Hollywood brindaban con champagne y sonreían para las cámaras en el Madison Square Garden. 

La crisis de los misiles en Cuba, la guerra en Vietnam o el asesinato de las figuras políticas y sociales más relevantes del país todavía no se vislumbraban. Pero lo que sí era un secreto a voces era el triángulo amoroso entre Marilyn Monroe y los hermanos Kennedy. Por eso, cuando la actriz se asomó desde atrás del escenario, caminó despacio hacia el frente y con un movimiento natural dejó caer su abrigo de piel, nadie lo podía creer. Ahí estaba: la estrella más grande del cine en un vestido en el que parecía que estaba usando solamente los destellos que proyectaban su propio brillo. Entonces empezó a cantar, con el acompañamiento del jazzista Hank Jones, las letras aireadas del Happy birthday, Mr. President que pasaron a la historia popular.

Por un momento, los espectadores se olvidaron de respirar.

Tres meses después encontraron a Marilyn Monroe muerta en su casa en circunstancias que se volvieron más confusas con los años, con la sospecha de que el final del vínculo con los hombres más poderosos del país la había condenado a una sobredosis de pastillas.

Marilyn Monroe, y especialmente esta noche de fiesta, marcó el fin de una era en Estados Unidos. La amenaza nuclear, la guerra de Vietnam, el asesinato de los Kennedy, Malcolm X y Martin Luther King le siguieron. La promesa de un rumbo progresista, joven y carismático empezó a morir también esa noche. Quedó el vestido de Marilyn. Y así es como se convierte en una pieza histórica. 

Desde entonces la prenda se convirtió en un objeto de deseo. En el reflejo de la cosificación que la actriz enfrentó durante toda su vida. “Ser sex symbol te convierte en una cosa y yo detesto ser una cosa”, dijo Marilyn sobre sí misma.

Jean Louis, el famoso diseñador francés, fue el encargado de diseñarlo y para lograr un efecto provocador midió exactamente la figura de Marilyn para crear una segunda piel e incluso tiñó la tela para que tuviera el mismo color de su piel. Antes de terminar de coserlo sobre su cuerpo, bordó en él seis mil cristales.

Se dice que la rubia pagó US$1.440 por el vestido a medida. En 1999 se vendió por primera vez en una subasta por más de un millón de dólares pero para 2016 se subastó por US$ 4.8 millones y luego fue adquirido por Ripley's Believe It Or Not Museum. Y ostenta, hasta ahora, el récord del vestido más caro vendido en una subasta. Desde entonces, había estado almacenado en una bóveda oscura donde se controla la temperatura óptima para su conservación y se mantiene la humedad entre un 40 y 50%, según informó la revista Vogue. El vestido multimillonario no había sido usado por alguien más que Monroe. Hasta ahora.

El vestido fue subastado en 2016 por US$4.8 millones

Kim Kardashian, la estrella de telerrealidad y empresaria, está acostumbrada a sorprender con sus decisiones estéticas. El rumor en el mundo de la moda era que Anna Wintour, la directora de Vogue Estados Unidos, había prometido que Kim Kardashian nunca pisaría la alfombra de la Gala del MET, el evento que preside desde 1995. Pero con el diario del lunes, la polémica estrella se ha convertido en una de las invitadas más esperadas desde su primera aparición en 2013. Este año decidió tomar un pedazo de la historia de Hollywood, sin importar el código de vestimenta.

Kim usó a Marilyn. Se paró en la alfombra roja con el vestido multimillonario, el mismo que usó Monroe hace seis décadas y un abrigo de piel. “Para mí el momento más Marilyn Monroe es cuando le cantó 'Feliz cumpleaños' a JFK, fue ese look”, dijo en una entrevista con Vogue.

El vestido prestado fue trasladado a la casa de Kardashian en un avión privado y custodiado por guardias de seguridad. En la misma entrevista contó que se tomó su participación en el MET como un personaje, como si fuera una actriz, se sometió a un régimen de dieta y ejercicio para perder 7 kilos en menos de un mes y pasó 14 horas decolorándose el cabello porque Los caballeros las prefieren rubias.

“Soy extremadamente respetuosa con el vestido y lo que significa para la historia estadounidense. Nunca querría sentarme en él o comer en él o correr el riesgo de dañarlo y no usaré el tipo de maquillaje corporal que suelo usar”, dijo Kardashian, quien de hecho usó el vestido real, aunque no llegó a cerrar completamente, durante unos minutos en la alfombra roja para luego cambiarse por una réplica.

Kardashian en el vestido de Marilyn fue el blanco de críticas y alabanzas. Pero especialmente de la desaprobación de conservacionistas textiles e historiadores. En un comunicado, el Consejo Internacional de Museos (ICOM) indicó que “las prendas históricas no deben ser utilizadas por nadie, ni por figuras públicas ni privadas”. 

“El vestido que perteneció a Marilyn Monroe fue hecho a la medida por el diseñador francés Jean Louis en un color para combinar con su tono de piel, se le cosió antes de ir al evento donde cantó Feliz cumpleaños para el entonces presidente de los Estados Unidos John F. Kennedy en 1962. No usó ropa interior para dar una sensación más vívida de que estaba desnuda. El material es seda soufflé, que ya no está disponible, por lo que es insustituible”, indicó. 

El evento generó un llamado de la organización internacional a evitar este tipo de préstamos. “Si bien el vestido pertenece a una colección privada, el patrimonio debe entenderse como perteneciente a la humanidad, independientemente de la institución que tenga la custodia del bien. Como profesionales de los museos, recomendamos encarecidamente a todos los museos que eviten prestar prendas históricas para usar, ya que son artefactos de la cultura material de su tiempo y deben conservarse para las generaciones futuras”.

Marilyn Monroe y el diseñador Bob Mackie en la celebración del cumpleaños de JFK

En la misma línea, el diseñador Bob Mackie, quien dibujó el vestido para Jean Louis cuando tenía 23 años, aseguró que fue "un gran error" que la socialité usara el vestido. "[Marilyn] era una diosa. Una diosa loca, pero una diosa. Era simplemente fabulosa. Nadie fotografía así. Y fue hecho para ella. Fue diseñado para ella. Nadie más debería verse con ese vestido", dijo a Entertainment Weekly.

Las alabanzas trataron de buscar puntos en común entre las estrellas. Su perfil de sex symbol y sus intentos por salir del molde hicieron que muchos la catalogaron como “la Marylin de nuestro tiempo”. Si embargo, Kardashian termina apropiándose de Monroe en el mismo sentido en que la sociedad la consumió: su cuerpo. Talentosa y carismática, Marilyn era mucho más que una belleza en el tiempo en el que el sexo y el poder estaban más vinculados que nunca en la industria cinematográfica. Una mujer que creció sin nada, en un contexto de abusos, para llegar a estar en la cima de la industria, antes de caer.

Un Oscar, 36 años y una herida abierta

El 24 de marzo de 1986 fue una noche histórica para el cine latinoamericano y la denuncia de los crímenes de la última dictadura argentina. Sobre el escenario del auditorio Dorothy Chandler Pavilion, en el Centro de Música de Los Ángeles, Norma Aleandro se convirtió en un símbolo cuando lanzó aquella frase: “And the winner is…God bless you” (“Y el ganador es… Dios los bendiga”), frente a más de tres mil personas y millones de espectadores.

La actriz argentina acababa de abrir el sobre que convertía a La historia oficial en la primera película latinoamericana en ganar un Oscar a mejor película extranjera, siendo además el primer filme que abordaba el drama de los desaparecidos en dictadura y la búsqueda de sus familiares. En este contexto, el vestido rojo con encaje, ruedo y bordados negros tomó un sentido no solo cultural, sino político e histórico.

“Estaba entre bastidores esperando para subir al escenario, porque me habían pedido que anuncie ese rubro. Yo pensé que no íbamos a ganar, me parecía raro que quien anuncie también gane. (...) Cuando abrí el sobre la sorpresa y la emoción fueron muy grandes. Por supuesto, no tenía previsto decir nada. Aquella frase fue improvisada y hasta me arrepentí un poco de haberlo dicho 'God bless you', pero todo el mundo me decía que había quedado bien”, dijo años después la actriz en una entrevista con La Nación.

La historia oficial, dirigida por Luis Puenzo y co-guionada con Aída Bortnik, contaba la historia de una profesora de Historia que empezaba a sospechar del verdadero origen de su hija adoptiva y descubriría la posibilidad de que la niña fuera hija de desaparecidos.

Aleandro, que venía de cuatro años de exilio, aceptó la propuesta del director pero contó que no fue fácil terminar el rodaje de la película debido a amenazas que recibían para no publicarla. “En medio del rodaje llegaron amenazas que decían que si continuábamos con la película iban a matar a la nena que hacía de mi hija y a su mamá. Así que dimos por terminado el rodaje, pero, en realidad, continuamos en la casa de Puenzo. Íbamos con mucho miedo, filmábamos con pánico. Fue bravo, hicimos lo mejor que pudimos para poder sobrellevar eso”, contó en la entrevista.

Por eso es que esa noche fue aún más emotiva para los artistas. “Siempre creímos que ese baño de alegría en cierta forma compensaba todos los dolores y temores por los que habíamos pasado mientras filmábamos”.

Norma Aleandro vistiendo el diseño de Elsa Serrano en los Oscar de 1986

Habían solo pasado 10 años del golpe militar cuando esa noche Aleandro usó el vestido diseñado para ella por Elsa Serrano. En una participación en Telefé, en 2013, la diseñadora contó que la actriz la llamó para pedirle que le hiciera un vestido. “Me parece que estoy nominada y quiero un vestido para ir a la fiesta", le dijo Aleandro. "Dejámelo a mi gusto, rojo y negro", condicionó la diseñadora. "Rojo no, me dijo. Sí, rojo. Se lo hice y le encantó", contó entonces Serrano, que murió en 2020.

"Es un vestido caro, esta bordado a mano y creo que solo por el bordado la bordadora me cobró 3 mil dólares”, dijo la diseñadora mientras diferentes modelos mostraban vestidos de su colección privada y puntualizó “no tiene ni una pinza”, en relación a que el diseño que hizo para la actriz estaba intacto.

En la noche de este domingo la modelo y conductora Pampita Ardohain lo vistió para la gala de los Martín Fierro. "Es un vestido con mucha carga emotiva. Lo usó Norma Aleandro cuando ganó el Oscar por La Historia Oficial. Le había prometido a Elsa Serrano que alguna vez iba a vestirme con ella. Siento que este es mi homenaje y agradezco a sus hijas que me prestaron este vestido de colección privada", dijo cuando fue entrevistada por Paula Chaves momentos previos a la ceremonia.

Ese 24 de marzo de 1986, Aleandro anunció el Oscar y el director subió al escenario para recibirlo. "Al mismo tiempo que estoy aquí, sobre este escenario, aceptando este honor no puedo dejar de recordar que otro 24 de marzo, hace hoy diez años, sufrimos el último golpe militar en nuestro país. Nunca olvidaremos esa pesadilla, pero ahora estamos empezando a tener nuevos sueños. Gracias", dijo el cineasta.

Luego de la entrega de los Premios Martín Fierro la modelo y conductora recibió halagos por el homenaje que hizo a la diseñadora argentina. Las críticas, por el contrario, estuvieron vinculadas a que su marido, el legislador Roberto García Moritán, no votó el pasado 24 de marzo una declaración que en el marco del 46° aniversario del golpe de Estado rendía homenaje a los 30 mil detenidos desaparecidos, según recogen los medios locales. "Sólo por el compromiso con nuestro electorado, votaremos en contra", dijo García Moritán.

La periodista y analista de moda Lucia Levy, directora de La Curva de la Moda, se refirió al suceso. “Pampita asistió a los Martín Fierro con su marido. Este año García Moritán votó en contra de una declaración que homenajeaba a los 30 mil desaparecidos de la dictadura". La analista consideró que así se "vacía" el sentido político de la prenda.

Las piezas que fueron parte de la historia social, cultural y política de una sociedad, ¿deberían volver a usarse en el futuro? La pregunta deja abiertos flancos a la discusión y la reflexión sobre el patrimonio textil. 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...