Opinión > Editorial

Decadencia y abandono

Tiempo de lectura: -'

21 de enero de 2019 a las 05:01

Escena uno. Más de diez caballos están sueltos y corren en pleno cantero central de Avenida Italia a la altura de Hipólito Yrigoyen, en Malvín Norte. El insólito momento es captado por una persona que pasa por allí y más tarde se viraliza muy rápido. Varios vecinos presentan denuncias y al final la Policía llega al sitio y  retira a los animales de esa transitada avenida montevideana.

Escena dos. Ocho cerdos comen de la basura en el entorno de un contenedor en Camino Carrasco y Oncativo, en la Cruz de Carrasco, ante la atónita mirada de algunos transeúntes. Hace días que la Intendencia de Montevideo no pasa a recoger los residuos por un conflicto con Adeom y los animales aprovechan la situación. El video también se viraliza y, según publica Subrayado, desde la Intendencia de Montevideo afirman no haber recibido denuncias. Los vecinos dicen que los chanchos son de una casa de la zona y a veces se escapan.

Escena tres. Un hombre está tirado en un colchón en la puerta de un supermercado en 26 de Marzo y Pagola. Ni siquiera pide dinero o ayuda, está ahí pasando las horas y duerme a plena luz del día. No es un caso aislado, cada vez parece haber más gente viviendo en la calle, como este hombre, uno de los tantos que lo hacen en Pocitos. Hay pocas cifras oficiales que demuestren ese incremento, pero un censo del Ministerio de Desarrollo Social (Mides) de 2016 adelantaba que en los cinco años anteriores había aumentado un 53% la gente en situación de calle.

Las tres escenas –los caballos corriendo por Avenida Italia, los cerdos comiendo la basura en Camino Carrasco y el hombre tirado en un colchón en el piso en Pocitos- se vieron en los últimos días en Montevideo y muestran un  descuido general, más allá de que responden a problemáticas muy distintas. Es la ciudad que no queremos. Es síntoma de dejadez, de despreocupación, de un país que no va para adelante y donde lamentablemente la marginalidad gana terreno cada vez más.

En el caso de los caballos el hecho constituyó un verdadero peligro, además de mostrar la inacción de la Intendencia de Montevideo.

Los vecinos de Malvín Norte fueron los únicos que no se sorprendieron por el hecho. Ellos se topan muy seguido con caballos en las calles, que a veces provocan accidentes. Como publicó El Observador la semana pasada, hace unos días una mujer circulaba en su auto por Mataojo y en la vereda había un caballo pastando. Cuando ella pasaba, el caballo se asustó y bajó a la calle.

La conductora también se sorprendió y por reflejo frenó de golpe. Un motociclista que venía atrás, a poca distancia, se dio de lleno contra el auto. 

La Intendencia, dicen los vecinos, no hace nada y parece ser la responsable del problema o al menos debería ser la encargada de poner orden. Los policías de la zona, en tanto, afirman que no tienen medios para trasladar a los caballos que encuentran y tampoco disponen de un lugar en el cual dejarlos.

Alguien podrá decir que son temas menores, pero a veces en esos pequeños detalles –como permitir que un grupo de caballos corra por una avenida principal- empezamos a perder la batalla.

Y ni hablar de las cientos de personas que viven en la calle, sin las condiciones más elementales y dignas. Ya las incorporamos al paisaje cotidiano. Están ahí, las vemos, pero en realidad no las queremos ver.
 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...