Carta Lectores > OPINIÓN

Decir las cosas como son

Tiempo de lectura: -'

30 de diciembre de 2019 a las 05:03

Por Carlos Sarroca

Habiendo recorrido el campo médico-quirúrgico y oncológico del aparato digestivo por años, es mi deseo hacer ciertas apreciaciones.

Cuando una persona enfrenta una enfermedad neoplásica, se aferra a la vida con todo su ser y lo transmite a quienes le rodean, creándose un clima de angustia muy entendible.

En toda mi carrera siempre estuve junto al paciente explicando la realidad de la situación, no ocultando la gravedad del hecho, puesto que la persona y su médico deben enfrentar el problema. La vida está en juego y cada uno debe poner su potencial para la lucha, o no se juega el partido. Con claridad, sin dramatismo, sin enfrentamiento y sí, comprensión, porque todos estamos en la misma sintonía en la búsqueda de soluciones.

En el tratamiento oncológico hay límites que los da la erudición humana. Correspondiendo las perspectivas de sobrevida tocantes a la afección en curso. Involucrando el estadio evolutivo de la patología, el compromiso general generado al afectado y las posibilidades que puede ofrecer la medicina del presente. Hechos a ser develados, un conocimiento que es posible acceder en internet, recurriendo a los centros más calificados del planeta.

 Mientras todo trascurre bien no hay problema, pero ante la recurrencia de la enfermedad, o de tratarse de un caso avanzado de inicio, allí aparecen los problemas, porque se va la vida. Entonces ¿qué hacer? El tiempo ha transcurrido, nuevos aciertos dan esperanzas al afectado en estas situaciones. Pero, hay límites en el conocimiento de qué hacer y los tratamientos son finitos.

Llegados a este abismo es donde surgen los grandes interrogantes donde la ciencia naufraga, impotente de curar y, aparecen las supuestas drogas salvadoras o investigaciones en curso.

 Se entra en un laberinto de interrogantes y esperanzas que surgen de la búsqueda de cualquier cosa que pueda ayudar, pues la vida se va. Es allí donde se complican las relaciones buscando algo para hacer.

 Es en estos momentos donde hay que tomar conciencia con serenidad para ver y hacer las cosas con claridad, el médico, el paciente y su entorno. Sopesando qué más se puede acometer. Con drogas en estudio y no confirmadas en su rendimiento. Es allí donde hay que mirar detenidamente la letra chica sobre qué perspectiva ofrecen, sus complicaciones inmediatas y mediatas y la supuesta esperanza de vida que pueden aportar. Porque estamos ante enfermedad avanzada y la curación no es lo esperado, sino una sobrevida, en general, de muy corto tiempo.

Siendo muy cuidadosos, teniendo muy presente el estado del paciente, la afección en cuanto a su diseminación y la expectativa de sobrevida estimada ante esas circunstancias. Cabe preguntar qué ofrece lo nuevo. Si será posible tolerarlo. Con qué calidad de vida, sus daños colaterales y que, junto al sufrimiento, supere a la expectativa de vida.

No hay magia, hay realidades. Sin entrar en el terreno económico donde se necesita de honestidad en decir cuál es la realidad, sí hay experiencia cierta y la esperanza de vida, reitero, sobrepasa a las complicaciones, con una vida digna.

Hay también propuestas de medicinas alternativas o de otro tipo; donde la ciencia, no tiene conocimiento, es un ambiente brumoso. Pero si el paciente asiente por otro recurso y está a su alcance, desde mi punto de vista, que haga lo que su conciencia le indique. Porque nadie es dueño de la verdad absoluta y la esperanza es lo último que se pierde.

Pero, tengamos en cuenta que, en los límites, no se puede tirar el manotazo porque no hay remedio y allí juega el juicio del médico, del paciente, de los que rodean y del conocimiento real de cada propuesta incluyendo qué es lo que ofrece, conteniendo un aval científico que lo apruebe. De no ser así, no tiene asidero.

A su vez, tendría que contar en nuestro medio de información clínica concerniente a la evolución, de qué aconteció con los tratamientos de afecciones neoplásicas avanzadas donde la ciencia ya dio todo y que han entrado en litigios por nuevos procedimientos. Para saber cuál fue el resultado en sobrevidas, complicaciones y en sufrimiento. Donde a veces, cuando llega el medicamento, el paciente no está más, lo que no es racional por el esfuerzo y la expectativa creada, demostrado que no hay milagros. Para poder preguntar ¿valió la pena? Y hacerlo basados en los antecedentes existentes y no en un caso esporádico quien, no aporta evidencia.

Por lo tanto, no es un problema de legislar y decir “hágase”, sino de saber que lo que se hace realmente es positivo y sobrepasa al daño. Considero que este es el enfoque del problema.

    

Para enviarnos una carta: Web: https://www.elobservador.com.uy/servicios/carta-de-lectores Correo: Cuareim 2052, Montevideo (CP 11800), Uruguay E-mail : lectores@observador.com.uy Fax : 2924 4507. Es imprescindible que las cartas se firmen con nombre, apellido y que se proporcione número de cédula de identidad o credencial cívica. También debe constar dirección y teléfono de su autor. El Observador se reserva el derecho de resumir o extractar el contenido de las cartas y de publicar las que considere oportunas.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...