Cargando...

Tendencias > BLOG MAMÁS REALES

Del otro lado del estrés: la oxitocina

Tiempo de lectura: -'

08 de abril de 2022 a las 05:01

Por Carolina Anastasiadis

Esa sensación de que el mundo se detiene cuando tenemos a nuestro hijo en el pecho (y duerme); las ganas locas de estar al lado de la persona que amamos y la sensación de calma que emerge cuando finalmente se da el encuentro; el alivio que un niño siente cuando está desconsolado y la mamá lo abraza; todas esas son emociones vinculadas a la oxitocina, la famosa hormona del amor o del vínculo. Nuestro cuerpo las genera a roletes cuando nos convertimos en padres y esa secreción nos impulsa a sentir y decir sin tapujos, “que el amor hacia un hijo es inexplicable”.

El cuerpo es una gran farmacia de hormonas y, si lo entendemos, podemos incluso favorecer la generación de algunas que nos hacen bien en momentos de estrés que es cuando más interrumpida se encuentra nuestra “fabricación” natural.

En un tiempo en el que el contacto está más que nunca mediado por pantallas, nos pareció adecuado hablar del encuentro cara a cara y de los beneficios de esta hormona que se genera entre mimos y abrazos. La oxitocina además nos protege del daño del estrés, y nos ayuda a percibir la vida de una manera más positiva.

¿Cómo estimularla en acciones simples y cotidianas? Sobre ello, conversamos con el doctor y acupunturista, Fernando “Monti” Montero.

¿Qué es la oxitocina?

La palabra Oxitocina viene del griego, es una hormona cuyo nombre quiere decir algo así como “rápido de nacimiento”, se provoca sobre todo a partir del trabajo de parto. Es una hormona que se produce en el hipotálamo y se sabe que está relacionada con todo lo que son las relaciones humanas, lo afectivo y lo sentimental, la confianza. Está muy atada a lo que es el vínculo, por el apego que genera con los otros una vez que está presente. Si abrazás a una persona, generás oxitocina en vos y en el otro. Por eso es la hormona del vínculo afectivo.

La oxitocina ayuda a bajar el estrés, de alguna manera. ¿Cómo la generamos en la vida cotidiana?

Si hacés deporte y te sentís útil y bien, si no estás en soledad, entonces generás oxitocina. Sentirse solo, por ejemplo, inhibe la producción de oxitocina. Se genera en pocas cantidades en la vida normal pero si hacés acciones de generosidad, estás cerca de una persona que querés, o hacés algo que te da mucho placer, generás oxitocina. Y tener la oxitocina alta altera la percepción del estrés, te ayuda a bajar el cortisol.

Cada vez que hacés algo por otros, estás subiendo tu oxitocina. Con tu pareja, cada vez que se abrazan, estás estimulando la oxitocina, el vínculo. Lo mismo con los hijos.  También generás oxitocina cada vez que te das tiempo para vos, cuando te hacés un masaje, hacés deporte o escuchás música. Lo que sea que te desconecte de obligaciones, sirve para subir tu oxitocina. Encontrarse con amigos es una buena medida también. 

Sos acupunturista. ¿Es posible tocar algún punto del cuerpo para generar oxitocina?

Hay un punto en la acupuntura que es arriba del labio, que es un punto aprendido. Lo estimulamos al succionar leche cuando fuimos bebés y se activa si lo tocamos. Nos da calma. Por eso en acupuntura podemos tocar ese punto y sirve para trabajar los síntomas depresivos, ataques de pánico, por ejemplo. Por otra parte, cuando nacés te sube el cortisol por primera vez, y éste baja cuando te ponen arriba de tu madre. Ese es tu primer punto de oxitocina. Por eso importa el contacto piel con piel, el abrazo. Y por eso digo que no importa si los niños duermen con sus padres, a la larga, suma.

¿Cómo te das cuenta si tenés la cantidad suficiente de oxitocina?

Podemos hablar de “alarmas”. Si comés mal, estás con mucho apetito o picando todo el tiempo, si dormís mal, tenés pensamientos rumiantes, esos que no te podés sacar de la cabeza y son un tormento que te ponen nervioso o generan ansiedad, entonces tenés una producción baja de oxitocina. O puede ser que tengas muy alto el cortisol, pero sucede que por más alto que tengas el cortisol, si tenés la oxitocina bien alta, percibís el estrés mucho menos.

Siempre se habla de parto, lactancia y oxitocina. ¿Cómo se vinculan?

Con el parto se estimula mucho la producción de oxitocina de la mamá. Ayuda a la prolactina de hecho, hay estudios al respecto. Si no parís, pero tenés trabajo de parto es mejor a nivel de producción de oxitocina.

Podés leer más sobre estos temas en el blog Mamás Reales. Seguinos en nuestra cuenta de Instagram.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...