Opinión > Candidato

Efecto víctima: lo que hizo Manini Ríos, lo que calló, y lo que el resto hace por él

El candidato entre su omisión y nueva oportunidad para potenciar un efecto víctima que en este caso no parece haber buscado pero le cayó de regalo

Tiempo de lectura: -'

29 de septiembre de 2019 a las 05:00

La decisión de un fiscal, a poco más de un mes de las elecciones nacionales, podría ser una buena mano para Guido Manini Ríos en esta partida de cartas que siempre es la política, un juego que incluye estrategia y habilidad, pero también una alta cuota de azar y suerte. El candidato a presidente de Cabildo Abierto nació de un miniescándalo y podría ser impulsado, en presencia pública y votos subsiguientes, por este otro derivado de la conclusión a la que llegó el fiscal Rodrigo Morosoli sobre las posibles responsabilidades en torno al tribunal de honor que juzgó a Gavazzo el año pasado.

El caso es lo suficientemente complejo como para que solo un ciudadano muy interesado en el tema o muy informado en general, pueda entender cuál fue el papel que jugó no solo Manini Ríos sino también jerarcas de primer nivel como el propio presidente de la República, el secretario de la Presidencia, Miguel Toma o el exsubsecretario de Defensa Daniel Montiel.

Un intento de resumen diría lo siguiente: en 2018 un tribunal de honor militar juzgó a José Gavazzo y Jorge “Pajarito” Silveira, en torno a la investigación de lo que se conoce como “segundo vuelo”, un transporte militar que vino desde Argentina en 1976 con uruguayos cuyo destino aún se desconoce hasta el día de hoy. En medio de las declaraciones Gavazzo admitió haber tirado al río Negro el cuerpo de uno de los desaparecidos, Roberto Gomensoro. Silveira fue más allá y lo señaló como responsable de su muerte, de otro detenido y de la desaparición de María Claudia García de Gelman. Cuando los militares que integraban el tribunal escucharon estos nuevos datos se los comunicaron a su comandante en jefe, Guido Manini Ríos, en abril de 2018; luego se supo que pensaban que ese era un tema que debía ser derivado a la justicia penal. Manini Ríos dice haber informado al ministro de Defensa pero para la fiscalía no hizo nada. De nuevo los generales insistieron en julio. Pasaron los meses; el informe llegó por fin al Poder Ejecutivo en forma de expediente el 14 de febrero de 2019. 

Todo esto fue relatado en buena parte por Leonardo Haberkorn en la nota publicada por El Observador el 30 de marzo, que disparó el escándalo. Y el escándalo tuvo muchas puntas, incluyendo la lentitud del Ejecutivo para procesar información tan relevante.

Morosoli se pronunció este martes, en un dictamen en el que reconstruyó con detalle todo lo que ocurrió desde el 10 de abril de 2018, cuando Gavazzo confesó el crimen, hasta el 3 de abril de este año. Determinó que Manini Ríos es el único que incurrió en el delito de omitir informar a la Justicia lo que Gavazzo había admitido. 

La decisión del fiscal dejó en el centro de la tormenta solo a una persona que, además, es candidato a presidente. Archivadas quedaron las actuaciones sobre el presidente Vázquez, Toma y el exsubsecretario de Defensa, además de tres integrantes militares del Tribunal de Honor. Si esto está bien o mal es un tema de análisis para juristas pero sus implicancias políticas, incluso bajo la hipótesis de que no fueron consideradas por el fiscal, existen e influyen en el camino electoral de Manini Ríos.

Vale la pena recordar, a grandes rasgos, qué y cómo pasó lo que pasó desde que pasó de ser comandante en jefe a candidato a presidente de un nuevo partido que sorprendió al votar -bien y sin competencia- en las internas de julio y que continúa a paso firme ubicándose muy por arriba de competidores con varias batallas electorales a cuestas y empatado (o casi) con el candidato del Partido Colorado, Ernesto Talvi.

Manini Ríos se largó a la competencia electoral casi casi que el mismo día en que se reunió con Vázquez, en marzo, con la crónica de una destitución anunciada. Mientras que conversaba con el presidente, en el programa radial Todo Pasa se emitía una entrevista grabada en la que el excomandante decía que no descartaba ingresar en política. Había asistido a la reunión decidido a renunciar en los siguientes días, según reconstruyó luego el fiscal Morosoli, pero no llegó a hacerlo porque el presidente le anunció que lo destituía. En la conversación previa Manini Ríos no habló de las declaraciones de Gavazzo.

Poco después se reunió con los generales en el comando del Ejército (le había pedido autorización a Vázquez para despedirse así) y también grabó un video con un discurso, que luego fue difundido por los canales oficiales del Ejército, a pesar de que Manini Ríos ya no era comandante. En ese discurso volvió a cuestionar a la Justicia penal por “su actuación hacia los militares en los últimos años” . En el video también abrió otra puerta hacia su futuro político al anunciar que buscaría “lograr para la institución militar y para los más frágiles de nuestra sociedad, la justicia que no pueda alcanzar desde otro puesto de lucha”

Parece difícil que esta cadena de hechos sean casualidad; tal vez fueron una casualidad bien orquestada para lanzar una candidatura que se hizo definitivamente cierta el 3 de abril, al frente de un partido que había nacido en 2018. 

El modo víctima está instalado desde hace tiempo y una decisión gubernamental tras otra lo cimentaron. Manini Ríos recurrió de nuevo a ese “modo” el día que anunció su candidatura: denunció que todo (Gavazzo y compañía) era una campaña de enchastre hacia su candidatura política. Es decir, la nota de Haberkorn y las decisiones del Ejecutivo fueron, desde su punto de vista, digitadas para perjudicar a un candidato que todavía no existía. ¿O tal vez existía pero no había sido anunciado?

Pero no solo Manini y su equipo han coqueteado con el modo víctima. El que lo vio pasar clara y precisamente fue el expresidente José Mujica, que sabe por viejo y por diablo y además por su relación ambivalente pero siempre cercano con la esfera militar, cómo funcionan estas cosas. Fue uno de los pocos actores políticos que advirtió que la decisión del fiscal con respecto a Manini Ríos “es un error político porque lo infla” y lo ubica como “víctima” ante parte del electorado, según declaró a El País.

También en la contienda política de cada día, el ninguneo de algunos candidatos hacia Manini Ríos o la crítica directa más que un problema para el líder de Cabildo Abierto ha sido más viento en la camiseta. Esas reacciones -de las que se ha cuidado sobre todo Luis Lacalle Pou, eventual aliado del general en caso de que el blanco gane- no hacen más que cimentar la figura de un político nuevo que aparece como atacado por fuerzas tan diversas como un candidato colorado y una candidata a la vicepresidencia por el Frente Amplio.

El fondo de esta cuestión es cómo afecta esta decisión del fiscal y hasta una posible condena a los ciudadanos que ya están decididos a votar a Manini Ríos (entre un 9% y un 12% según las encuestas) y a quienes todavía están indecisos. Las respuestas son tantas como personas consideren el tema, pero lo que no debería hacerse es llegar a la conclusión más superficial que es que a este candidato lo votan solo militares y que los militares tenderán a negar que Manini Ríos tenga responsabilidad. 

El efecto “víctima” ha afectado a muchos candidatos en muchas partes del mundo, incluyendo más recientemente a Bolsonaro en Brasil y al mismo tiempo a su archirrival Lula. Es decir, hay muchos votantes -militares y no militares, más grandes y más chicos, más o menos “nacionalistas”- que ven en un señalamiento de la Justicia en tiempos electorales una conspiración. Si esto es real o no es otra historia y una que muchas veces no se tiene en cuenta. La combinación explosiva de tema complejo+dudas+silencio oficial+elecciones, da casi siempre como resultado una teoría conspirativa. Una que, esta vez, le puede ser muy favorable a la candidatura de Manini Ríos quien de comandante en jefe desairado podría pasar a ser líder de una bancada pipona de hasta cuatro senadores.

El calendario marcó que Manini Ríos deberá presentarse ante el fiscal el 3 de octubre y allí se espera que Morosoli pida su imputación por omitir denunciar hechos con apariencia delictiva, algo que deben hacer todos los funcionarios públicos según el Código Penal. Esa será una nueva oportunidad para potenciar un efecto víctima que en este caso no parece haber buscado pero le cayó de regalo.

En el medio están los votantes, en general desinformados, que de pique no entienden demasiado qué hizo o no hizo Manini Ríos y, en segundo lugar, se preguntan si realmente será el único responsable de una metida de pata moral y éticamente reprochable. 

Porque en el fondo de toda esta cuestión hay una verdad que no debería desdibujarse ni siquiera por el complejo timing de una decisión fiscal: el candidato de Cabildo Abierto decidió no denunciar ante la Justicia la confesión directa de un torturador de que había tirado el cuerpo de un desaparecido a un río. Y pasaron largos meses desde el marzo de 2018 cuando Gavazzo declaró lo que declaró y el febrero de 2019 en el que el comandante Manini Ríos comunicó un tema de tal importancia a su superior. Sobre todo esto, por supuesto, también hay versiones encontradas.

Fue en febrero, 10 meses después de haberse enterado, cuando Manini Ríos entregó las actuaciones del Tribunal de honor al Ministerio de Defensa. ¿10 meses de dudas?  Esto son hechos confirmados y sin embargo no tuvieron ni tendrá tanto impacto en el electorado como una imputación del fiscal en medio de una reñida campaña electoral.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...