Opinión > opinión

El acuerdo comercial entre Estados Unidos y China

Tiempo de lectura: -'

24 de enero de 2020 a las 05:02

Finalmente, después de un largo proceso de negociación, Estados Unidos y China firmaron la semana pasada un acuerdo que ambos definen como un primer paso para concluir la guerra comercial iniciada casi dos años atrás.

Para dar satisfacción al reclamo de Trump sobre el déficit comercial de Estados Unidos, China se comprometió a comprar en los próximos dos años US$ 200.000 millones de bienes americanos en exceso sobre el nivel del 2017, que fue el año anterior al inicio de la guerra comercial. Ese monto incluye US$ 78.000 millones en bienes industriales, US$ 52.000 millones en energía, US$ 32.000 millones de bienes agrícolas y US$ 38.000 millones en varios servicios.  

A estos efectos, China también se comprometió a disminuir ciertas barreras sanitarias de larga data sobre la agricultura y los alimentos, para facilitar el ingreso de las exportaciones americanas.  

China también accedió a mejorar la protección de la propiedad intelectual, lo que permitirá a las empresas americanas una mejor defensa frente al robo de secretos comerciales. El acuerdo también incluye medidas más estrictas sobre patentes y marcas, para prevenir su piratería y falsificación.

En material de transferencia de tecnología, China se comprometió a no forzar a las empresas americanas a revelar sus secretos a las autoridades para tener acceso al mercado interno.

China también aceptó un mayor grado de apertura de su mercado a las empresas americanas de servicios financieros, como bancos, calificación de créditos, pagos electrónicos, manejo de activos y seguros. En reciprocidad, EEUU se comprometió a no discriminar en contra de los servicios financieros de China.

Ambas partes reafirmaron sus promesas ante el FMI y el G-20 de no manipular sus monedas, en base a un sistema cambiario basado en el libre funcionamiento del mercado, así como publicar en forma periódica sus respectivas posiciones cambiarias. Toda violación a este compromiso podría ser planteada ante el FMI y eventualmente habilitar a la imposición unilateral de tarifas sobre el comercio.

Hacia el futuro, ambas partes se comprometen a iniciar nuevas negociaciones para dirimir las diferencias pendientes, aunque sin fecha establecida. Entre ellas están asuntos bien difíciles como los subsidios de China a favor de sus industrias estratégicas, el robo de tecnología y las diferencias sobre la interdependencia tecnológica en sectores relacionados con la seguridad nacional.

Sin perjuicio del acuerdo alcanzado, quedó vigente una tarifa promedio del 20 % sobre US$ 360.000 millones de importaciones provenientes de China, a su vez replicada por ésta. No obstante, China podrá levantar algunas tarifas para facilitar su promesa de mayores compras a EEUU.  

Trump desea mantener esa tarifa como una carta a su favor para la que se espera será la segunda y última fase de la negociación. Entretanto, Washington se comprometió a no imponer nuevas tarifas en tanto China cumpla con sus  compromisos. A estos efectos, ambas partes acordaron un mecanismo bilateral de resolución de disputas. En caso de persistir un desacuerdo, cualquiera de ambas podría imponer tarifas punitivas sobre el comercio.

Antes de este acuerdo, China ya había aprobado una mayor apertura a la inversión extranjera, la protección de la propiedad intelectual y el cese de la manipulación de la moneda. Pero una vez firmado, el efecto positivo más importante del acuerdo es que por ahora ha disipado los temores de una escalada en la guerra comercial, que era una de las trabas más importantes sobre la evolución actual de la economía internacional. Prueba de ello fue el alza generalizada que de inmediato se registró en todas las bolsas de valores del mundo.

El acuerdo tiene además una indudable importancia política hacia la interna de Estados Unidos.

Trump accedió a la presidencia de su país prometiendo, entre otras cosas, una profunda revisión de la relación con sus socios comerciales. Ahora, ya en plena campaña para lograr su reelección en el próximo mes de noviembre, el presidente americano acaba de cumplir su promesa electoral al acordar en forma casi simultánea este convenio con China y un nuevo tratado con México y Canadá.

En ambos casos, Trump ha logrado varias concesiones a favor de su doble intención de proteger a la producción interna y disminuir el déficit comercial. Hacia delante habrá que analizar los costos correspondientes y el grado en el que ambos objetivos se cumplirán. En todo caso, será un análisis técnico que no estará completo para la etapa final de la próxima campaña electoral. 

Entretanto, otros efectos de importancia podrían complicar a la evolución del comercio mundial.

Algunos países ya se han puesto en guardia ante la posibilidad de que el acuerdo instrumente un comercio administrado entre las dos grandes potencias y por tanto discrimine en contra de ellos y de las reglas de la OMC. La industria de Alemania y la agricultura de Brasil están entre los sectores que podrían ser desplazados del mercado chino para permitir mayores compras a Estados Unidos.  

Pero hay más. Despejado por ahora el enfrentamiento comercial con China, México y Canadá, quedan importantes asuntos pendientes entre EEUU y la Unión Europea, que podrían complicar su relación en los próximos meses.

Así, siguen vigentes las tarifas americanas sobre la importación de acero y aluminio y están en  estudio otras tarifas tanto por la disputa sobre los subsidios a las fábricas de aeronaves como por el impuesto de Francia y otros países europeos sobre las empresas tecnológicas.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...