Cargando...

Espectáculos y Cultura > DISCOS HISTÓRICOS

El año que vivimos en streaming y todos los discos que recuperamos

En este 2020 pudimos descubrir o volver a disfrutar varios tesoros de la música uruguaya que fueron subidos a las plataformas virtuales durante el transcurso del año. Qué hay, qué falta y qué dedicación se le puso a la tarea de rescatar parte de nuestra banda sonora

Tiempo de lectura: -'

14 de diciembre de 2020 a las 05:00

Este aciago 2020 no hizo sino profundizar un fenómeno que ya lleva bastante tiempo: gran parte de nuestro consumo cultural –informativo, literario, audiovisual, musical- se da través de internet. 

Las plataformas de streaming audiovisual por suscripción como Netflix o Spotify se volvieron los nuevos gigantes del entretenimiento global y gran parte de la población del planeta está conectado a ellas. 

Uruguay no es la excepción. La música que se produce en el país, se consume en su mayor parte a través de Spotify y YouTube y desde hace un buen tiempo gran parte de los lanzamientos musicales locales se hace muchas veces exclusivamente en forma virtual obviando el soporte físico. 

Esta nueva realidad (virtual) trae consigo cosas buenas y malas, como siempre sucede.

Por el lado del medio vaso lleno, nunca se escuchó tanta música (y seguramente nunca se vio tanto cine) como en este tiempo. Y aunque el flujo de información sigue siendo asimétrico, las oportunidades para que la producción artística de un país marginal y periférico como Uruguay se conozca fuera de fronteras han aumentado considerablemente. Algo que en materia de música uruguaya es claramente palpable desde hace una década, por lo menos. Hay un interés creciente, dentro de un público especializado internacional por la obra de varios artistas uruguayos.

Las compañías discográficas tienen hoy más que nunca un gran capital en sus catálogos. Para los sellos uruguayos la tarea de mantenimiento, edición y distribución de ese patrimonio no es sencilla. Sin apoyos oficiales y partiendo siempre desde un mercado local casi inexistente, la posibilidad de difusión a través de las plataformas virtuales podría parecer un negocio atractivo. Sin embargo las miserables retribuciones económicas de las plataformas –especialmente las de las más populares- hacen que una música “de nicho” como es la mayor parte de la producción uruguaya, sea más un acto de militancia cultural que una apuesta económica. Esta realidad es mucho peor aun para los propios músicos y autores en materia de regalías y derechos de autor. Ese es uno de los costados malos (muy malos) de la distribución virtual de la música.  

De todas maneras desde hace aproximadamente cinco años los tres sellos históricos uruguayos Orfeo (hoy propiedad de Bizarro), Sondor y Ayuí han ido muy lentamente subiendo parte de su extenso catalogo histórico online.

El pionero Sondor (primer sello uruguayo, fundado en 1938) lo fue también en materia de streaming. Su enorme catálogo, que incluye además el material de los fundamentales y desaparecidos sellos de La Planta, Clave y Macondo, está en gran parte disponible en las plataformas de streaming. 

Bizarro-Orfeo y Ayuí, aprovecharon el parón general del 2020 para ponerse al día con su archivo, subiendo algunos discos históricos que en muchos casos no habían tenido ninguna clase de reedición desde sus lejanos lanzamientos. En menor medida otros sellos como Montevideo Music Group o la multinacional Universal colaboraron con algunos álbumes importantes.

En 2020 se recuperaron a través del streaming  discos fundamentales de artistas uruguayos de todos los géneros y de muy diversas épocas (con énfasis en la productiva década de 1980). Se subieron álbumes claves e inconseguibles en formato físico de Jorge Galemire, Eduardo Darnauchans, Fernando Cabrera y José Carbajal. Pudimos apreciar las discografías completas de Los que iban cantando y Rumbo. Descubrimos obras olvidadas, pero enormemente influyentes como el primer álbum de Pájaro Canzani o el disco de Ruben Rada con el grupo SOS. O rarezas solo conocidas por especialistas como el álbum instrumental de Hugo Jasa Estados de ánimo o el disco que los integrantes de Opa hicieron en Argentina en 1981 en homenaje a los Shakers. También completó la trilogía de los años 80 de Los Traidores y reeditó su precioso disco acústico de fines de los 90. La apreciación de la obra completa de Jaime Roos se amplió con los álbumes de Repique y la Escuelita, sus bandas de los 80 e inicios de los 90. Revaloramos también grandes discos de Estela Magnone y de Las Tres. Tuvimos la posibilidad de volver a disfrutar del primer álbum solista de Claudio Taddei y de discos más actuales, pero ya con aroma a clásicos como los primeros discos de Supervielle y de Santullo. 

La mayor parte de estas reediciones virtuales fueron hechas además con cariño y dedicación, especialmente en el caso de Bizarro y Ayuí.  En lo que tiene que ver con el sonido hubo cuidadas remasterizaciones (en el caso de Bizarro realizadas por César Lamschtein, en el de Ayuí por Diego Azar) pensadas especialmente para el streaming. En la parte grafica se trató de respetar en general -dentro de los estrechos límites que imponen las plataformas- los diseños originales de las carátulas. Hubo algunos errores en las fechas de edición de los discos y ningún sello hizo uso de las nuevas posibilidades de añadir créditos y fichas técnicas más completas a través de la metadata (una información que es muy restringida en el caso de Spotify, pero puede ser muy abarcativa en otros sitios como Tidal por ejemplo). Pero estos son errores y omisiones fácilmente reversibles.

Lo fundamental es que pudimos disfrutar (aquí y en el resto del mundo) de discos míticos que muchos conocían solo de nombre o gracias al desinteresado aporte de fans que habían copiado sus vinilos o casetes originales a sitios como YouTube, recuperando parte de nuestro acervo cultural 

Queda muchísimo material por rescatar y sería maravilloso que esa obra estuviera también en formato físico (algo de eso se está haciendo por suerte, con algunas reediciones en vinilo). Pero este terrible 2020 nos devolvió parte de nuestra banda sonora, aunque sea en forma virtual. Para el actual estado de situación no es poca cosa. 

Zitarrosa: presencias y ausencias

Este año La Fundación Zitarrosa subió a los sitios de streaming una serie de nueve volúmenes titulados Los archivos inéditos de Alfredo Zitarrosa. La creación por dentro. Es un material impresionante que incluye, grabaciones de ensayos, presentaciones en vivo, temas inéditos, interpretaciones del artista de varios tangos clásicos, palabras del autor sobre sus canciones, reportajes y un largo etcétera. Esta inmersión a fondo en el mundo zitarroseano contrasta con la ausencia en el universo digital de varios de sus discos fundamentales. Faltan inexplicablemente álbumes de la época de oro de uno de nuestros máximos cantores y compositores como Zitarrosa 4 (1969), Milonga madre (1970), Adagio en mi país (1973) y Zitarrosa 74 (1974). 

Algo similar sucede con la discografía de Los Olimareños y la de José Carbajal “El Sabalero”, dos de los artistas más importantes y populares de Uruguay. En ambos casos faltan discos fundamentales de sus carreras. Por su parte la obra discográfica de varios de los nombres pioneros del folclore uruguayo como Amalia de la Vega, Aníbal Sampayo, Anselmo Grau u Osiris Rodríguez Castillos también está muy subrepresentada en los sitios de streaming. 

El año Galemire

Jorge Galemire fue un actor fundamental de la música popular uruguaya. Tuvo un rol muy importante en algunos discos claves de colegas como Jaime Roos, Eduardo Darnauchans, Dino o Fernando Cabrera, fue parte de proyectos fundacionales como Los que Iban Cantando y marcó la música de varias generaciones de artistas con su obra solista. Sin embargo su nombre no es tan familiar para el público. Entre otras cosas porque su escasa, pero muy influyente, discografía era casi imposible de conseguir. En particular sus dos primeros discos Presentación (Ayuí, 1981) y Segundos afuera (Orfeo, 1983) nombrados siempre como piezas ineludibles de la música uruguaya. Presentación había sido reeditado en CD en 1999, como parte de la colección 30 años de música uruguaya lanzada por la revista Posdata, pero era actualmente inconseguible. El mítico Segundos afuera, uno de los álbumes más elaborados de la década del 80, que combina candombe beat, sicodelia y canción de autor nunca había sido reeditado luego de su lanzamiento original en vinilo y casete en 1983. Este año, finalmente pudimos acceder a esas dos gemas y también el jamás reeditado Ferrocarriles (Orfeo, 1987), la apuesta más roquera y pop del artista y una gran influencia para la generación de los 90. Los tres discos tienen además una remasterización muy cuidadosa y respetuosa del sonido original que aumenta el placer del (re) descubrimiento. Hay un error que curiosamente viene repitiendo el sello Ayuí en varios de sus lanzamientos: El disco Presentación figura como editado en 1999, siendo en verdad de 1981. Un error menor podría decirse, pero es muy diferente escuchar el cuidado sonido de ese álbum y su excelente producción (hecha con mínimos recursos técnicos) sabiendo que fue hecha en 1981 y no 18 años más tarde. Solo faltaría la edición de Casa en el desierto (Perro Andaluz, 1990) para tener la discografía completa del artista disponible en forma virtual. 

El lanzamiento del libro biográfico Galemire –su música y su tiempo, de Eduardo Rivero, editado a fines de 2019, galardonado este año en los Premios Graffiti, podría llevarnos a decir que este 2020 –en el que se cumplió un lustro de su fallecimiento- fue “el año Galemire”.

Deseos de fin de año

Si bien 2020 fue pródigo en ediciones del catalogo histórico de la música nacional lo que falta es muchísimo. Teniendo en cuenta lo que se subió este año y algunos anuncios de los sellos que aun no se concretaron, tienta hacer una lista incompleta de posibles ‘regalos’ de navidad y año nuevo.

La reedición de los discos Nieblas & neblinas (1985) y El trigo de la luna (1989) de Eduardo Darnauchans completó su discografía de estudio en streaming. Solo faltaría Noches blancas (Orfeo, 1991) el álbum en vivo grabado en el Teatro Solís, para tener toda su obra en formato digital.

Este año se subió finalmente el primer álbum solista de Fernando Cabrera, El viento en la cara (1984). Podríamos esperar en breve Buzos Azules (1986), El tiempo está después (1989) y Ciudad de la plata (1998), para que estén todos sus discos solistas. Su obra hasta el momento se completaría con el primer acercamiento de Cabrera a la música con el trío Montresvideo (1981) y el increíble disco a dúo con Eduardo Mateo, grabado en vivo en 1987. 

Y hablando de Eduardo Mateo, solo falta La mosca (1989), para tener toda su obra solista en streaming.

Este año pudimos reencontrarnos con todos los álbumes de Los que iban cantando. No se pierden las esperanzas de recuperar la discografía solista de Jorge Lazaroff de la que faltan dos discos fundamentales: Tangatos (Ayuí, 1985) y Pelota al medio (Orfeo, 1989). 

Como en 2020 pudimos volver a escuchar los discos de Los Traidores de la década del 80, no estaría mal completar la obra de Los Estómagos (faltan Los Estómagos de 1987 y No habrá condenado que aguante de 1988), reeditar el álbum Visitantes de Zero (1987), el disco Los Tontos al natural (1987) de Los Tontos y el trabajo solista de Renzo Teflón, Je-Je (1988). 

Aparentemente en breve vamos a poder disfrutar virtualmente del disco Ni un minuto más de dolor (1983) del trío Travesía, integrado por Estela Magnone, Mariana Ingold y Mayra Hugo, lo que es una excelente noticia. Sería un buen momento para reeditar el primer álbum solista de Mariana Ingold, Todo depende (1987) y su álbum a dúo con Leo Maslíah de 1988, que por suerte se pueden escuchar en Bandcamp, pero no en las demás plataformas.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...