The Sótano > THE SOTANO/ EDUARDO ESPINA

El cine como debe ser

En la lista de películas nominadas al Oscar, ¡Huye! destaca muy por encima de las demás

Tiempo de lectura: -'

25 de enero de 2018 a las 05:00

A juzgar por la lista de películas nominadas, dada a conocer antes de ayer, la cosecha del Oscar de 2017 puede considerarse muy buena, tal vez la mejor en lo que va de esta década, con una película original, y en muchos aspectos sobresaliente, ¡Huye! (Get Out), que destaca por sobre las otras ocho finalistas, lo cual no es poco decir considerando que compite con Dunkerke, The Post: los oscuros secretos del Pentágono, Las horas más oscuras, La forma del agua, 3 anuncios por un crimen, Lady Bird y El hilo fantasma (Llámame por tu nombre está de más).

Las tres primeras se basan en 'situaciones verídicas', por lo que podría suponerse que la industria del cine ha dado con su próximo filón, el cine histórico, el cual el año pasado logró tanto atraer a mucha gente a los cines como generar buenas reseñas críticas. Sin embargo, con cuatro nominaciones, ¡Huye! es la candidata natural de los amantes de ese tipo de cine que aún tiene como premisa central sorprender a la audiencia con un guión innovador y una resolución fuera de las expectativas previstas.

El primer filme de Jordan Peele (quien ha sido nominado en la categoría Mejor director), destaca por la audacia de la imaginación, consiguiendo entretener sin convencionalismos desde la primera hasta la última escena, mediante una extraña mezcla de comedia y cine de horror, que no es fácil sostener de manera pareja, pues este tipo de intento por lo general termina fallando, cayendo en lo previsible o chabacano. Peele sortea ambos riesgos y logra que su película de bajo costo funcione como antídoto feroz, pero sin moralejas explícitas, contra los clichés y prejuicios asociados a las divisiones étnicas y socioeconómicas que suelen caracterizar a las relaciones interraciales.

Además, y vaya mérito, lo consigue sin que en ningún momento la historia se convierta en otra insoportable lección de corrección política, pues el humor jamás deja de ser corrosivo y no hay intención alguna de forzar un aleccionamiento moral sobre el estado de las cosas en la realidad actual. En caso de que ¡Huye! ganara, y en nombre de la inteligencia ojala que sí, sería la primera vez que una película de estas características formales y de contenido se alza con el premio mayor.

Comentarios