Tecnología > INFORME

El debate de los autos autónomos

La conducción autónoma está siendo seriamente cuestionada tras el accidente mortal de un vehículo de Uber; pero las empresas trabajan para que las muertes en el tránsito sean una excepción

Tiempo de lectura: -'

31 de marzo de 2018 a las 05:00

El pasado lunes 19 falleció una mujer que iba caminando por la ruta en Tempe, Arizona (EEUU), tras ser atropellada por un coche autónomo de Uber. La compañía que organiza recogidas en cientos de ciudades de todo el mundo tuvo que lidiar con este accidente fatal en el que el auto no detectó a la víctima y, por lo tanto, no frenó. Lejos de ser una muerte más de las 46.000 que ocurren anualmente en las carreteras de EEUU, este triste acontecimiento abrió un nuevo debate acerca de la seguridad de los coches autónomos en el que automotoras con inversiones descabelladas, empresas de software y organismos de seguridad vial están involucrados.

El hecho fatal dio lugar a la solidificación de dos posturas: permitir o no la circulación de este tipo de vehículos. Por un lado, los peatones o preferentes de los autos con conductores y, por el otro, las automotrices y compañías tecnológicas como Uber, General Motors y Toyota que se han estado empeñando en optimizar estos vehículos hace más de cuatro años.

Los funcionarios de la industria de innovación autónoma habían advertido que podría haber accidentes y muertes que involucrasen automóviles sin conductor. Sin embargo, también han argumentado que los autos sin conductores salvarían innumerables vidas cuando los sistemas programados reemplacen a conductores humanos distraídos, somnolientos o discapacitados.

Respecto al accidente fatal de Uber, se puso en interrogante si podría haber sido evitado si hubiese sido un auto conducido por un humano. El Departamento de Policía de Tempe está investigando el accidente y no ha determinado si el automóvil tuvo la culpa. Según la Policía, el vehículo, con un conductor de seguridad y que funcionaba en modo autónomo, no disminuyó la velocidad antes del impacto. Un video filmado desde la cámara del tablero interior mostraba al conductor de seguridad mirando hacia abajo. También parecía que las manos del conductor no se movían sobre el volante, que es lo que deben hacer para que puedan retomar rápidamente el control. La mujer, empujando una bicicleta al otro lado de la calle, apareció en la cámara justo antes de ser golpeada.

uber accidente1.JPG

"En gran medida, a un chofer humano le hubiera costado también evitar el accidente, por las características del mismo", dijo a Cromo Mauro Picón, director de Enia Intelligence, empresa uruguaya de desarrollo de software.

El problema no depende del coche autónomo, sino de lo que lo rodea a la hora de circular. El vehículo no puede anticiparse a comportamientos humanos impredecibles. "Estar en la calle es estocástico (no determinista) porque hay un montón de variables que no son algorítmicas, que dependen del comportamiento de la gente", dijo Picó.

¿Y no se puede programar un auto para que circule preventivamente? Picó confesó: "No es tan simple como observar el contexto y actuar porque cosas improvistas pueden aparecer muy rápido".

"En gran medida, a un chofer humano le hubiera costado también evitar el accidente, por las características del mismo", dijo a Cromo Mauro Picón, director de Enia Intelligence, empresa uruguaya de desarrollo de software.

Todavía inmadura

Cruces en rojo, esquinas peligrosas, exceso de velocidad o distracción de un par de segundos. Estas pueden ser causas de los accidentes de tránsito. Pero, si un auto con un ser humano choca, ¿por qué no lo haría también uno autónomo? A pesar de tener radares en la parte superior y frontal, cámaras ópticas de corto y largo alcance y un conductor de seguridad, la inteligencia artificial es aún inmadura.

"La inteligencia artificial recoge cientos de miles de datos a gran velocidad, pero todavía no sabe transformarlos siempre en reglas de actuación real", aseguró el director de la Unidad de Sistemas Inteligentes en Vehículos del Instituto Universitario de Investigación del Automóvil (INSIA) de España, Felipe Jiménez. Y añadió: "La conducción automática no es todavía una conducción natural".

Estos vehículos independientes del control humano utilizan un sistema que "necesita estar en constante uso para mejorar", indicó Picó. Esto se explica por el uso de algoritmos de inteligencia artificial que aprenden basados en experiencia. Cuanto más profusas sean las pruebas que realizan las empresas en las ciudades, más "entrenados" estarán sus automóviles sin conductor, ya que se enfrentarán a mayores desafíos como los peatones y las intersecciones, que son más difíciles de gestionar para estos vehículos.

El auto debe "aprender" a reaccionar como lo haría un humano. No obstante, frente a una situación en la que se está en riesgo de terminar con una vida de un peatón o con la del conductor, la resolución no es tan lógica. "Tratar de encontrar la objetividad en una reacción del estilo de una maquina es muy complicado", afirmó Picó.

Más allá del método de fabricación de estos vehículos, José Lamas, gerente de producción de GeneXus, defendió que "la parte mecánica de los coches autónomos, en general es mucho más confiable, de más rápida reacción" que el ser humano.

Parecería que si se eliminaran todas las acciones impredecibles disminuiría el número de siniestros. "Sería mucho más fácil si fueran todos vehículos autónomos en la medida en que son mucho más predecibles y hasta se pueden coordinar entre ellos. Con los seres humanos no se tiene esa posibilidad", dijo Lamas en una entrevista con Cromo. Pico añadió: "Si se hacen bien, este tipo de sistemas va a generar menos accidente que los humanos".

uber auto autónomo.jpg

Autonomía en el futuro

Coches autónomos, robots personales, taxis aéreos, entretenimiento 6D y teletransporte son algunas de las imágenes que se nos pueden venir a la cabeza cuando pensamos en el futuro. "Los vehículos autónomos, a diferencia de los humanos, no están sujetos a cansancio, presión, mareo y problema médicos", apuntó Lamas.

Parecería que su introducción a la sociedad sería una solución para todos. Solución de la mano de una inexorable transformación. "Que se incluya este tipo de sistemas en la vida diaria va a ser un estruendo económico, una erupción", exclamó Picó.

Los autónomos no solo sustituirían a las personas que trabajan en el sector de transporte, sino que también se lograría inculcar la tecnología que funciona sin necesidad de manejo humano en diversos sectores de la economía. Tractores, cosechadoras y hasta cortadoras de pasto son un ejemplo de las máquinas que pueden en un futuro ser autónomas desplazando así a millones de personas. "La introducción del vehículo autónomo va mucho más allá de la vida cotidiana de los que estamos en las ciudades", dijo Picó.

"Los vehículos autónomos, a diferencia de los humanos, no están sujetos a cansancio, presión, mareo y problema médicos", apuntó José Lamas, gerente de producción de GeneXus.

¿Cómo se regularía?

Además de la metamorfosis económica en la que se vería involucrado el mundo tras la introducción de los autos autónomos, el sector jurídico también debería dar un paso más. ¿Quién asumiría la culpa ante un choque con autos autónomos? El anonimato sumergido bajo la mecánica abre un nicho que mantendría ocupados a los expertos en las leyes. "La tendencia va a ser que la responsabilidad vaya hacia los fabricantes o los que hacen el mantenimiento, más que a los dueños del coche", opinó Lamas. ¿Y si fueran dos coches autónomos de un mismo distribuidor? Un vacío legal acecharía esta situación que no parece tan lejos de la realidad considerando la velocidad de las innovaciones tecnológicas.

Por estas razones, la posible inclusión de autos sin conductor en nuestras calles el día de mañana es un tema que debe plantearse y ser discutido. "Creo que las personas no estamos preparadas para recibir este tipo de tecnologías en este momento. Se requiere más trabajo social, político, económico", concluyó el experto en tecnología.

tesla accidente2.JPG

¿Un humano podría haberlo evitado?

Zonas en construcción: Durante el mantenimiento de algunas carreteras, los carriles permanecen temporalmente bloqueados. Esto se comunica a través de señalización previa a la zona de peligro. A principios de 2017, un conductor que utilizaba un sistema de asistencia en un Tesla chocó contra uno de estos bloqueos. Estos sistemas requieren que el conductor esté atento a la carretera y a las alertas emitidas por el vehículo. En este caso, el coche colisionó lateralmente con los separadores por falta de atención.

Camiones cruzados: Un conductor de Florida murió al colisionar con la parte inferior de un tráiler y luego con un poste telefónico. Se supo que el sistema de asistencia de conducción en carretera del Tesla Model S había estado activo durante 37 minutos antes de la colisión, mientras el conductor ignoraba los avisos para mantener las manos cerca del volante.

Frenazos inesperados: Durante una demostración a la prensa del sistema semi-autónomo de la compañía Phantom AI, el coche sufrió una colisión con el vehículo que iba adelante en un tramo recto cuando este frenó en seco para evitar colisionar a su vez con un elemento caído.

huawei auto.JPG

Escenarios difíciles


Puentes: Debido a que los puentes no tienen muchas señales ambientales como los edificios circundantes, es difícil para el coche autónomo descubrir dónde está de forma precisa.

Mal tiempo: Las fuertes nevadas y lluvias tienden a confundir los sensores LiDAR y también las cámaras. Cuando hay nieve en el suelo, el sensor LiDAR y la cámara tienen dificultades para ver los marcadores de carril y otros marcadores que los ayudan a conducir con seguridad.

Líneas vagas: Cuando los autos sin conductor no pueden distinguir los carriles, les resulta casi imposible conducir o cambiar de carril de manera segura.

Circular en ciudades: Todos los obstáculos en la calle obligan al vehículo a hacer mucho seguimiento y puede ser fácil perder algo.

Alta velocidad: Cuando los conductores humanos intentan incorporarse a las carreteras con autos que viajan a mayor velocidad, tienden a avanzar para asegurarse de que está bien. Un coche autónomo no correría ese riesgo porque si proyectara la velocidad del próximo automóvil, retrocedería para evitar un choque.



REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...