Selección > INFORME

El día después del fútbol: cuando las luces de la selección se apagan

¿Qué sucede cuando se apagan las luces de la Celeste? Los futbolistas lo responden a Referí

Tiempo de lectura: -'

27 de abril de 2019 a las 05:03

El tiempo pasa para todos. Diego Forlán ya no siente la adrenalina en el cuerpo, aquella que lo invadía minutos antes de ponerse la camiseta de Uruguay en un Mundial que lo terminó consagrando como el mejor de Sudáfrica 2010. Diego Lugano dejó de ser centro de todas las miradas de un grupo que esperaba que brindara la última arenga para salir a la cancha. Andrés Scotti no es llamado por el técnico para salvar alguna situación particular como la vivida en la semifinal de la Copa América 2011, cuando le tocó entrar en el clásico ante Argentina por la lesión de Mauricio Victorino. Diego “Ruso” Pérez dejó de ser pauta publicitaria como símbolo de la entrega, como aquel aviso que se hizo famoso por la frase “cortá con tanta dulzura”. El golero Juan Castillo dejó de cuidarle la espalda a Fernando Muslera, en aquellos tiempos donde debía responder cada vez que le tocaba ser requerido para defender el arco de la selección uruguaya. Y Sebastián Eguren dejó de brindar el sostén anímico a un grupo que lo tuvo como uno de los referentes a la hora de sostener el palo de la carpa en medio de la tormenta.

Las luces se apagaron para ellos. Nueve años han pasado de aquel grupo que defendió a Uruguay en el Mundial de Sudáfrica 2010. Y al margen que algunos incursionaron por los escritorios y hasta tuvieron algún pasaje como periodistas en el último Mundial de Rusia 2018, como los casos de Forlán y Sebastián Abreu, la inmensa mayoría mantiene el vínculo con el fútbol. 

De los 23 jugadores que representaron a Uruguay en Sudáfrica 2010, solo siete siguen siendo convocados por el cuerpo técnico de la selección, diez se mantienen en actividad pero dejaron de ser citados y seis se retiraron y optaron por otras actividades.

Los seis que no juegan más, se alejaron de las canchas, pero se mantienen cerca de ellas. Diego Forlán, Andrés Scotti, Diego Lugano, Sebastián Eguren, Diego Pérez y Juan Castillo ya no corren detrás de la pelota pero no se alejaron del todo del fútbol.

La mayoría del grupo permanece en actividad. A saber: Walter Gargano (Peñarol), Álvaro Pereira (Nacional), Sebastián Abreu (va a compartir la doble actividad de jugar y ser el entrenador de Santa Tecla de El Salvador como pasó con Juan Ramón Carrasco en Rocha de Uruguay en el año 2000), Maximiliano Pereira (Porto de Portugal), Egidio Arévalo Ríos (Deportivo Municipal de Perú), Ignacio González (Wanderers), Álvaro Fernández (Rampla Juniors), Sebastián Fernández (Nacional), Mauricio Victorino (no tiene club) y Jorge Fucile (no tiene club).

Los seis que no juegan más, se alejaron de las canchas, pero se mantienen cerca de ellas. Diego Forlán, Andrés Scotti, Diego Lugano, Sebastián Eguren, Diego Pérez y Juan Castillo ya no corren detrás de la pelota pero no se alejaron del todo del deportes rey porque las nuevas funciones que ejercen están directamente vinculadas.

El dirigente Scotti

Corría agosto de 2018 cuando Andrés Scotti recibía un llamado telefónico. Se sorprendió. Era de la Conmebol para comunicarle que había sido elegido para formar parte de la Comisión Normalizadora de la Asociación Uruguaya de Fútbol hasta tanto el organismo se adaptara a las nuevas normas que requería FIFA y se votaran nuevas autoridades.

“Me llaman y me dicen que querían incluir a un exfutbolista que se maneje independiente y mi nombre había sido aprobado por todos. Yo no estaba muy convencido por el poco tiempo que dispongo pero me hablaron y me llevaron a aceptar”, reconoció Scotti en charla con Referí.

Por ese entonces el exzaguero de la selección ya trabajaba en su emprendimiento personal del Centro Deportivo Integral Enfoque. Un complejo deportivo montado al más alto nivel donde formó una sociedad con sus excompañeros Diego Godín, Vicente Sánchez y el ayudante técnico de la celeste Mario Rebollo.

Scotti manifestó a Referí que no le costó dar el paso de dejar el fútbol. Se había puesto como meta jugar hasta los 40 años. Un día, pese a tener contrato con Defensor, le avistó a los dirigentes del club: “Contraten a otro jugador porque no voy a jugar más”.

“Llegué de las vacaciones y les pregunté si tenía pronta la rescisión del contrato. La verdad que no me costó retirarme porque dejé jugando hasta el último día que pude ser competitivo. Fue mi decisión. Ya había empezado a desarrollar el proyecto del gimnasio, a su vez hice el curso de entrenador, que lo terminé, y algún otro curso de gestión, así que no fue traumático”, expresó el exdefensa en charla con Referí.

Scotti dijo: “Lo que más extraño es hacer actividad física. Sufro si no hago actividad física, necesito moverme. No tengo ninguna rutina. Un día voy a jugar un picado de fútbol, otro me voy a jugar al básquetbol, o hago bicicleta, pero algo tengo que hacer. Soy apasionado, puedo correr 20 kilómetros como si nada pero tengo que tener un buen piso. Es mi cable a tierra. Es diario, y sea el día que sea, salgo. En las vacaciones no voy a un lugar a tirarme patas para arriba, tengo que tener un lugar para moverme”.

A la hora de hablar de su nueva tarea, Scotti reveló que no tiene un horario fijo para ir al complejo deportivo. “Pero me gusta estar presente porque hay una forma de trabajar que queremos que se respete. La forma son los valores y el objetivo al que se apuntó. El ambiente tiene que ser de respeto, orden, sentido de pertenencia, lo pretendemos en todas la áreas”, expresó.

Ser entrenador

En medio de las tareas por su emprendimiento, Scotti debió asumir funciones en la Comisión Normalizadora que designó la FIFA a los efectos de que el fútbol uruguayo aprobara las nuevas normas de conducción que rigen en el mundo.

“No fue más complejo de lo que pensaba. Sabía que iba a ser complicado. Lo que sí me da pena de ver un montón de cosas lindas que hay para hacer y que están trancadas por no tener sentido de responsabilidad. La frase que siempre utilicé es que el fútbol es de todos, pero el fútbol no es de nadie”.

Scotti dijo asombrarse de ver “dirigentes que asumen compromisos pero después se van y dejan destrozos, deudas, y se van de manera impune, cosa que en las empresas que manejan no pasa”.

El exzaguero reveló mantenerse en contacto con aquellos que formaron parte del grupo seleccionado y que al menos una vez al año pasa por el Complejo Celeste, lugar de entrenamiento de las selecciones nacionales, para saludar.

“Los procesos de eliminatorias nos marcaron más que los logros, la eliminatoria de 2010 nos marcó mucho, la de 2014 también. Ambas fueron sufridas, peleadas, necesitabas apoyarte en el otro, las cosas lindas fluyen, pero los grupos se ven en los momentos complicados”.

Pero al margen de las tareas administrativas que lleva adelante, Scotti mantiene viva la llama de la cancha. Es entrenador recibido y dijo que es algo que le apasiona.

“Me encanta, me apasiona, pero lo que me gustaría primero, antes de asumir, es que el país mejore la estructura, desde la infraestructura hasta el pensado de las organizaciones. Se está mejorando pero el cambio necesita más desarrollo”.

Futuro de entrenadores

En el rubro de la dirección técnica incursionaron dos exintegrantes de aquel plantel seleccionado que terminó en el cuarto puesto del Mundial de 2010 como Forlán y Diego Pérez. Uno ya ejerce funciones, otro espera su primera oportunidad.

El Ruso Diego Pérez terminó de jugar al fútbol en Bologna de Italia y se radicó definitivamente en territorio italiano cuando le ofrecieron trabajar en las divisiones formativas del club.

En la actualidad, Pérez es el entrenador alterno de la Primavera de Bologna. La Primavera es como la Tercera división en Uruguay.

Por su parte Forlán, elegido como el mejor jugador del Mundial de Sudáfrica 2010, realizó el curso de entrenador, se recibió, y espera por una propuesta seductora que le permita iniciar su nueva carrera.

En esta categoría se puede incluir al golero de aquella selección de 2010, Juan Castillo, que se desempeña como ayudante técnico en Albion, tarea que comparte con la de ser el preparador físico del equipo y el entrenador de golero de los más chiquitos del club en la Séptima división.

El profe Juan Castillo

El golero Juan Castillo se encontró con su exentrenador Julio De Armas en una cancha de baby fútbol y de la charla sufrió la invitación para trabajar en la sub 16 de Albion donde ejerce funciones como coordinador de las formativas.

Juan no estaba del todo convencido por lo que comenzó como entrenador de goleros de la Séptima división. Pero con el paso de los días se registraron una serie de movimientos en el club Castillo terminó como preparador físico del primer equipo, ayudante técnico de Julio Palomo Rodríguez y entrenador de goleros.

En su etapa de futbolista Castillo hizo el curso y se recibió de preparador físico. “Cuando estaba estudiando y jugando yo no sabía si iba a ser profesional. Era un camino o el otro. Y en el camino de jugador te pasan situaciones, lesiones que no podés jugar más o un técnico no te quiso te desmotivaste, no fuiste fuerte. Un montón de situaciones. Y bueno tuve la suerte que me fui encaminando y tengo esas armas hoy en día para defenderme de este lado”, expresó.

“A veces los cambios cuestan, a uno les cuesta un poquito más, a otros un tiempito menos. Hay que acomodar y reinventarse a pesar de que con el tiempo vislumbras las cosas y me venía preparando para esto. Obviamente que la etapa de jugador es diferente. Pero lentamente vengo ganando experiencia y es linda la experiencia con las más chicos. Es algo que me está llenando bastante desde lo profesional y lo humano”, dijo Castillo en charla con Referí una vez finalizado el entrenamiento en Carrasco Polo.

Juan contó que los más chicos le preguntan por sus experiencias. No es para menos. El exgolero compartió vestuario con las estrellas celestes como Forlán, Suárez, Cavani, Lugano, Godín.

“Te preguntan mucho los gurises y uno trata de transmitirles con tranquilidad porque obviamente que todos tienen sus sueños, sobre todos los más chiquitos. Con todas las cosas que tienen hoy en día que se informan y que ven principalmente de todas las estrellas que tenemos hoy en día jugando en Europa. Entonces los tenés que bajar a tierra, que se enfoquen en los estudios, que sean responsables, disciplinados. Que se vayan acostumbrando a una metodología de trabajo. Obviamente que los entrenamientos a veces se hacen duros, en el fútbol hay un filtro y los que llegan son los más aptos. Igual tratamos de transmitirle valores de vida para que si no es el fútbol sea otra cosa”, contó.

Castillo agregó que debe ser cuidadoso en el nuevo rol que desempeña, sobre todo con los más chicos. “El vocabulario y la manera de enfrentarlos a los gurises que hoy en día son contestatarios, tienen enseguida la respuesta. No todos pero muchos te están desafiando todo el tiempo, entonces tenés que marcar ciertas pautas, cierto camino”.

Además de las tareas de la cancha, Castillo es tesorero de la Mutual de futbolistas.

Relaciones públicas

Diego Lugano pasó de ser el capitán con más partidos en la historia de la selección uruguaya a encargarse de las relaciones institucionales en San Pablo.

El exzaguero de la celeste reveló a Referí que dejar el fútbol no le resultó traumático.

“La verdad que no me costó mucho dejar el fútbol porque paré con 37 años, grande, en el club donde quería, y con la conciencia tranquila de todo lo que hice en mi carrera que fue mucho más de lo que imaginaba en el comienzo. Eso me dejó liviano de equipaje y hace que todo haya sido más fácil, obviamente el hecho de reengancharme en el club hace que la transición sea más fácil porque en definitiva sigo involucrado al fútbol, sigo involucrado al club, sin la rutina, sin el estrés, y sin obligaciones pero sí en el entorno”, comenzó diciendo desde San Pablo.

Sobre su nueva actividad, Lugano reveló a Referí: “¿Por qué elegí esto? Porque fue lo que se me presentó inmediatamente cuando paré de jugar. En San Pablo apostaban a la parte deportiva, yo les manifesté que de alguna u otra forma yo estaba un poco agotado de ello y que necesitaba un poco más de tiempo, entonces encontramos un tema más institucional, que haga cosas generales, que represente al club, que trabaje en distintas áreas. Estoy contento porque uno aprende mucho y tiene un poquito para aportar. Pero todavía me estoy adaptando y entiendo muchos temas, de sentirme útil en lo que hago de encontrar espacios en otras áreas son cosas que uno va aprendiendo y no es tan simple. Me siento bien porque tengo cierta libertad de agenda y tiempo, y también de responsabilidades e involucramiento”.

Hace 9 años en aquel grupo comenzó a germinar una idea que es una realidad: la Fundación Celeste. Es un lugar común a todos que les permite mantenerse en contacto y hacer obras de beneficio.

Los 23 del Mundial
Muslera. Jugador de la selección y Galatasaray.
Lugano. Funcionario en San Pablo.
Godín. Jugador de la selección y Atlético Madrid.
Fucile. Sin equipo.
Gargano. Jugador de la selección y Galatasaray.
Victorino. Sin equipo.
Cavani. Jugador de la Selección y París Saint Germain.

Eguren. Ayudante técnico.

Suárez. Jugador de la selección y Barcelona.
Forlán. Se recibió de técnico.
Álvaro Pereira. Jugador de Nacional no volvió a ser citado.
Castillo. Entrenador de goleros y preparador físico en Albion.
Abreu. Jugador y técnico en Santa Tecla de El Salvador.
Lodeiro. Jugador de la selección y Los Galaxy de Estados Unidos.
Diego Pérez. Técnico en Bologna.
Maxi Pereira. Jugador Porto no volvió a ser citado.

Arévalo Ríos. Jugador Dep Municipal de Perú no volvió a ser citado.
Nacho González. Jugador de Wanderers no es citado.

Scotti. Director de Enfoque.
Álvaro Fernández. Jugador  de Rampla no volvió a ser citado.
Seba Fernández. Jugador de Nacional no volvió a ser citado.
Cáceres. Jugador de selección y Juventus.

Martín Silva. Jugador de Libertad y selección.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...